Información

¿Es Webmedcentral un editor científico de renombre?

¿Es Webmedcentral un editor científico de renombre?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Soy estudiante y he escrito un artículo (sobre descubrimiento de fármacos) que quiero publicar. Mientras buscaba posibles revistas, encontré Webmedcentral.

¿Es Webmedcentral un editor científico de renombre? ¿Cuál es el factor de impacto de esta revista?


Revisé este sitio y sus revistas en Scopus.com basado en su "ISSN 2046-1690" pero no había nada allí. Son rápidos en enviar y publicar, pero no es algo grandioso por sí mismo. Creo que tal vez sea mejor encontrar un lugar mejor para publicar su (s) artículo (s).


Aquí incluimos editores que no estaban originalmente en la lista de Beall & # 8217s, pero que pueden ser predadores.

    , Prime Publications (también aquí) (hijo de Academic Publications Ltd. y Dynamic Publishers, ambos en la lista Beall & # 8217s) (ARSSS) (el sitio web no funciona, por lo que he incluido todas sus revistas en la sección de revistas independientes) (anteriormente Penerbit Akademia Baru) (Antjournals) (relacionado con Nobel International Journals) (BookPI) (vinculado a ScienceDomain International, otra editorial depredadora) (British BioMedicine Publishers, BBM Publishers) (BSCint) (CSP) (CAR) (vinculado a RIPK) (CCR) (vinculado a RIPK) (CPER) (CRIBFB) (nuevo sitio web aquí) (también Publicaciones en la nube) (inactivo) (EAS Publisher) (ver también International Scholarly Open Access Research) (ENGII) (eSciRes) (EUROPA) (FM Journals, Frontiers Meetings) (GJ Publications) (GPH) (las revistas del grupo y # 8217 ya están en la lista de Beall & # 8217, pero el grupo no tenía & # 8217t un sitio web antes) (Global Publication House International Journals) (conectado a EPH Journal) (Hilaris SRL) (conectado a OMICS) (relacionado con ABC Journals) Inc essant Nature Science Publishers (INSPublishers) (ISI) (Innovationinfo) (inactivo) (IPRPD) (IARAS) (IAENG) (IASTED) (IBAC) (EE. UU.) (ICPK) (IIERD) (IISES) (IJMRND) (IPRJB) ( ISJ) (enlaces a Bosal) (ITS) (IMM) (IPN Publishing, relacionado o un cambio de marca de International Postgraduate Network) (Desarrolladores de investigación innovadores y editores) (InformTechCell)
  • Leon Publications (editor de Chemistry Research Journal, Pharmaceutical & amp Chemical Journal y Journal of Scientific and Engineering Research) (ver también Open BioMedical Publishing Corporation) (MMC) (también aquí) (conexión con Statperson Publishing Corporation)
  • Modern Business Press (véase también OMICS) (relación con SERSC) (NSSEL Publishing) (publica IJNTR) (Onomy Journals) (PRADEC) (RCES) (RNP) (SOAOJ) (Editorial Scientific and Academica Editores, SAEP) (nuevo sitio web de The Scientific Pages) (SAS Society) (SciAccess Publishers) (UTM Publication) (SPG) (spg.ltd) (Scimaze Publishers) (SciVision Publishing Group) (un sitio web creado por tres editores predatorios) (TAPH) (VSR, ver también Universe Scientific Publishing)

Última actualización 7 de marzo de 2021


Editores de Nova Science

Editores de Nova Science es una editorial académica de libros, enciclopedias, manuales, libros electrónicos y revistas, con sede en Hauppauge, Nueva York. [1] Fue fundada en 1985 en Nueva York por Frank Columbus, ex editor senior de Plenum Publishing, [2] cuya esposa, Nadya Columbus, asumió el cargo tras su muerte en 2010. [3] Mientras que la firma publica trabajos en varios campos del mundo académico, la mayoría de sus publicaciones cubren los campos de la ciencia, las ciencias sociales y la medicina. En febrero de 2018, enumeraba 100 revistas publicadas actualmente. [4] En 2018 NOVA ocupó el puesto 13 en el puesto número 13 entre los principales editores mundiales de ciencias políticas durante los últimos 5 años. [5]

Editores de Nova Science
Fundado1985
FundadorFrank H. Columbus
País de origenEstados Unidos
Ubicación de la sedeHauppauge, Nueva York
Gente claveNadya Gotsiridze-Columbus (Presidenta) Donna Dennis (Vicepresidenta)
Tipos de publicaciónRevistas académicas, libros, enciclopedias, manuales
Temas de no ficciónCiencia y Tecnología, Medicina y Biología, Ciencias Sociales
Géneros de ficciónSTM académico
ImpresionesNOVA, NOVA Biomedical, Novinka
Cantidad de Empleados55 empleados internos
Página web oficial novapublishers .com

Nova Science Publishers está incluida en el índice de citas de libros. [6] En términos de número de libros publicados entre 2005 y 2012, Nova ocupó el cuarto lugar. Se clasificaron entre los tres primeros en 8 de 14 campos científicos (ingeniería, medicina clínica, biología humana, biología animal y vegetal, geociencias, medicina de ciencias sociales, salud, química, física y astronomía), [7] y ocuparon el quinto lugar. editor de libros más prolífico entre 2009 y 2013, ocupando el tercer lugar en Ingeniería y Tecnología y el segundo en Ciencias por número de libros publicados. [8] También fueron clasificados como el sexto editor más productivo, según un estudio de la Universidad de Granada. [9] Sin embargo, Nova tuvo el impacto de citas más bajo entre los cinco editores más prolíficos en ambos campos. [8]

Nova ha sido criticada por no siempre evaluar a los autores a través del proceso de revisión académica por pares [10] y por volver a publicar capítulos de libros antiguos de dominio público e informes gubernamentales de libre acceso a precios elevados. [10] [11] Estas críticas llevaron al bibliotecario Jeffrey Beall a escribir que, en su opinión, Nova Science Publishers estaba en el "nivel inferior" de las editoriales. [12]

Una encuesta reciente de bases de datos nacionales e internacionales de editoriales de libros académicos (incluidos Book Citation Index, Scopus, CRIStin, JUFO, VIRTA y SPI) identificó a Nova como uno de los "principales editores que están indexados en los cinco" sistemas de información. encuestados. Este "núcleo" contenía 46 de los 3.765 publicadores identificados. [13]

En un informe de 2011 de veintiún editoriales internacionales de libros de ciencias sociales que determinó la penetración en los mercados internacionales y la mención de libros en sistemas de índices científicos internacionales como Cambridge Scientific Abstracts, Nova Science Publishers ocupó el puesto 17 de 21. [14] En un 2017 En el estudio de clasificación de las editoriales de libros, Nova Science Publishers ocupó un lugar alto en el número de libros publicados, pero casi en el último lugar en cuanto al número de citas por libro. [15] Un informe de 2018 del mismo autor indica ahora que Nova se encuentra entre la mitad superior entre 51 para 1. la posición global de la empresa 2.La empresa como factor en el mercado 3. El impacto de la empresa en el debate político y económico mundial. 4.Distribuir con éxito los best-sellers 5. Impacto en la comunidad académica 6.Distribuir con éxito la producción a más de 50 bibliotecas de Worldcat en todo el mundo 7.Reproducir durante los últimos 5 años 8. Calidad académica sobresaliente. [16] Pero también a partir de 2018, Nova se eliminó de la lista noruega de canales de publicación científica aprobados (Registro noruego de revistas científicas, series y editores). [17]


El camino a seguir

DECIDIR DÓNDE PUBLICAR
Empiece temprano. Si bien a menudo es una ocurrencia tardía, considere dónde enviar su manuscrito desde el principio, dice Andy Pleffer de la Universidad Macquarie en Sydney, Australia. “Piénselo desde el principio para que tenga un tiempo de entrada más largo y pueda crear una lista más larga de dónde podría publicar. Especialmente si tiene un diario en particular en su radar, es posible que tenga un número especial que se relacione perfectamente con su experiencia particular ".

Escanea el TOC. ¿Hay nombres familiares en el índice de la revista? ¿Reconoce a algún miembro del consejo asesor editorial de la revista? Si las respuestas a ambas son negativas, probablemente valga la pena buscar títulos alternativos, dice Chad Cook de la Universidad de Duke.

Lea las políticas de la revista. Familiarícese con el proceso de revisión por pares de la publicación, las tarifas de los autores y las políticas relacionadas con los derechos de autor, el acceso y los conflictos de intereses. Todo debe estar claramente descrito en el sitio web de la revista.

Tenga cuidado con “Contáctenos.”Si bien no siempre es un signo de una publicación sospechosa, las revistas que no incluyen información de contacto por teléfono o correo electrónico del personal editorial —en su lugar, ofrecen solo un formulario de" contacto ", son" generalmente una señal de alerta ", dice Pleffer.

Compruebe DOAJ. Mire para ver si la publicación figura en el Directorio de revistas de acceso abierto y otras bases de datos académicas, y si está indexada en PubMed o por el Instituto de Información Científica. Si no es así, proceda con precaución.

¿DEBERÍAS UNIRTE A LA JUNTA?
¿Ha publicado en la revista? Si es así, ¿cómo fue la experiencia general? En caso negativo, ¿tiene alguno de sus colegas o colegas de sus colaboradores?

Sobrecarga de correo electrónico. “Si recibe una invitación por correo electrónico, sospeche mucho”, dice Jeffrey Beall, bibliotecario de la Universidad de Colorado en Denver. “La mayoría de las revistas de alta calidad no buscan consejos editoriales a través del correo electrónico. Por lo general, es al revés: las personas quieren formar parte del comité editorial de una revista en particular y enviarán un correo electrónico a la revista ".

Miembros permanentes. Examine el tablero existente de la revista. ¿Reconoces algún nombre? ¿Alguno de los miembros de la junta es científico senior? “Lo que noté desde el principio fue que realmente no había personas conocidas [en la junta]. Mucha gente era gente joven, como yo ", dice Björn Bauer de la Universidad de Kentucky sobre su experiencia con Farmacologia. Además, ¿los miembros de la junta enumeran su participación en la revista en sus CV o biografías? "Si respaldan eso en su perfil, generalmente es una buena señal", dice Pleffer.

En la Universidad Macquarie en Sydney, Australia, la administradora Virginia Barbour, presidenta del Comité de Ética de Publicaciones (COPE, por sus siglas en inglés) sin fines de lucro hasta fines de mayo de 2017, dice que la organización no ha examinado exhaustivamente las prácticas de publicación depredadoras, pero se ha asociado con “Think. Cheque. Enviar." iniciativa, que tiene como objetivo ayudar a los investigadores a identificar revistas legítimas. "Nuestro enfoque ha sido mucho más hacia la construcción de una cultura positiva en lugar de intentar catalogar el comportamiento de las revistas sospechosas", dijo Barbour. El Científico en un correo electrónico en abril.

Con ese fin, varios grupos han reemplazado lo que muchos consideraban una lista negra, la de Beall, por "listas blancas" que destacan a los editores de renombre. Además, COPE, el Directorio de Revistas de Acceso Abierto, la Asociación de Editores Académicos de Acceso Abierto y la Asociación Mundial de Editores Médicos han esbozado los "principios de transparencia y las mejores prácticas en la publicación académica". Entre estos estándares se encuentran que la revista establezca claramente sus políticas de revisión por pares, las tarifas de APC y la membresía del consejo editorial.

Consulte "En listas negras y listas blancas".

Estas pautas pueden ayudar a los investigadores a decidir dónde publicar su trabajo o si unirse al comité editorial de una revista, dice Pleffer, pero en última instancia, depende del científico juzgar por sí mismo si es probable que la asociación con una publicación en particular sea beneficiosa. Cualquier sistema individual de evaluación de revistas, dice, puede estar sujeto a posibles inexactitudes y podría quedar obsoleto rápidamente.

“Alentamos a las personas a mirar más allá de un solo identificador, no existe un único indicador de investigación de calidad”, dice Pleffer. "Más que nada", agrega, "es importante que los investigadores individuales participen activamente en este espacio para que tengan un buen nivel de comprensión y control sobre dónde están publicando su investigación".

Aún así, las publicaciones depredadoras han encontrado innumerables formas de imitar las revistas legítimas. La mejor defensa, dice Bauer, es la comunicación abierta. "Siempre que cometo errores", dice, "siempre se lo digo a las personas que me rodean, para que no cometan los mismos errores".

Él y su esposa Anika Hartz, también profesora asociada en la Universidad de Kentucky y co-investigadora principal de su laboratorio de investigación de la barrera hematoencefálica, han utilizado la experiencia personal de Bauer de estar asociado con un editor depredador como una herramienta de enseñanza para estudiantes y aprendices. . “Supongo que encontrará esto con personas más jóvenes, que están ansiosas por demostrar aceptación en el campo [y] tienen algo que poner en su CV en las primeras etapas de su carrera académica”, dice Bauer. "Esa es exactamente la situación en la que me encontraba".

Corrección (18 de julio): Esta historia se actualizó de su versión original para indicar que el mandato de Virginia Barbour como presidenta del Comité sin fines de lucro sobre Ética de Publicaciones (COPE) terminó en mayo. El Científico lamenta el error.


Implementación

Plataformas de publicación

La difusión impulsada por los autores en las ciencias de la vida ya existe en las plataformas de publicación. La característica definitoria de las plataformas de publicación es que permiten a los autores tomar decisiones de publicación. Los servidores de preimpresión comparten los artículos publicados por los autores antes de que se sometan a una revisión por pares en una revista, sin demora en la difusión. El servidor de preimpresión arXiv se ha utilizado durante décadas en la comunidad de la física. Los preprints gozan de una creciente popularidad en las ciencias de la vida, con bioRxiv como el servidor más grande [17]. Las plataformas de publicación impulsadas por la infraestructura de F1000Research van más allá: los autores publican preimpresiones, organizan el proceso de revisión por pares para esa preimpresión y publican el artículo revisado [18].

Las plataformas de publicación de acceso abierto están posicionadas para complementar cada vez más, y quizás eventualmente reemplazar, las revistas como importantes lugares de publicación de artículos de investigación primaria. La publicación de gran volumen en estas plataformas permite que la investigación primaria se publique más rápidamente, porque los autores deciden cuándo publicar artículos originales y revisados. Las plataformas suelen ser más baratas que las revistas porque no incluyen una costosa selección editorial asociada con altas tasas de rechazo. En general, el costo combinado de la publicación en plataformas y la curación posterior a la publicación puede ser significativamente más bajo que el costo actual de las revistas porque muchos artículos de investigación primaria pueden no necesitar curación posterior a la publicación, de hecho, una fracción de los artículos especializados puede que ni siquiera necesite un par formal. revisión, porque los pocos científicos que acceden a estos artículos en servidores de preimpresión pueden evaluar rápidamente el rigor y la calidad de los datos por sí mismos.

Visualizamos una infraestructura de plataforma que permite a los diferentes proveedores ofrecer diversos servicios: publicación de artículos versionados desde preimpresiones hasta la versión final del registro, controles de calidad antes de la publicación, revisión por pares, edición de textos, curación posterior a la publicación, etc. Un modelo de negocio permitiría proveedores de servicios para cobrar una tarifa por el servicio. La competencia entre proveedores de servicios podría crear un entorno de experimentación en plataformas de publicación que, con el tiempo, identificaría los servicios más valiosos y rentables. Existe un argumento para que los financiadores de investigación apoyen financieramente las plataformas de publicación y los servicios que se ejecutan en ellas, al menos hasta que el volumen de publicación haya aumentado a niveles que puedan sostener las plataformas a través de tarifas de servicio. Los líderes actuales en este esfuerzo incluyen Wellcome Trust y la Fundación Bill y Melinda Gates, que apoyan sus propias plataformas de investigación abiertas [19,20], y la Iniciativa Chan Zuckerberg, que apoya bioRxiv [21].

Algunas revistas podrían convertirse en plataformas de publicación con el tiempo, eliminando los roles de guardián editorial. Un ensayo editorial en eLife está explorando el impacto de renunciar al rechazo editorial después de la revisión por pares [22]. El papel de guardián editorial antes de la revisión por pares podría ser reemplazado cuando sea factible y culturalmente aceptable utilizar enfoques o algoritmos comunitarios para asignar sabiamente los recursos de los revisores. La plataforma F1000Research utiliza autores en lugar de editores para seleccionar revisores [18]. Bioverlay utiliza editores académicos para seleccionar preimpresiones para la revisión por pares. Alternativamente, los científicos podrían auto-seleccionar para revisar los preprints [23]. Una mayor experimentación con diferentes modelos de revisión por pares podría mejorar la eficiencia y la calidad de la revisión por pares en las plataformas de publicación.

Revistas de curación

A medida que las plataformas de publicación de gran volumen continúan creciendo, necesitaremos servicios de curaduría que seleccionen artículos de interés para audiencias objetivo específicas. Las revistas y sociedades científicas selectivas de hoy en día podrían estar bien posicionadas para proporcionar tales servicios. Las revistas de conservación futuras podrían conservar muchas de sus características actuales, incluidos los ingresos por suscripción, los editores independientes y los consejos editoriales, y las evaluaciones no transparentes. Podrían aprovechar las ventajas mencionadas anteriormente sobre la curaduría en las revistas tradicionales de “publicación” de las siguientes maneras.

La curación posterior a la publicación podría ser multidimensional, con artículos seleccionados en función de diferentes criterios.

Algunos criterios de selección podrían ser similares a los que se usan en las revistas hoy en día, incluidos "de amplio interés", "de importancia inusual", "potencialmente innovadores pero controvertidos" o "rigurosos y elegantes". Alternativamente, los curadores podrían marcar los artículos que son favoritos personales, como lo hace F1000Prime. Un servicio de curaduría particularmente valioso sería identificar afirmaciones significativas en artículos publicados que sean cuestionables o no puedan ser validados en la comunidad. Hoy, tales juicios se limitan en gran medida a la privacidad de los círculos de expertos. Si se pueden descubrir a través de servicios de curaduría de renombre, estos juicios podrían motivar a los autores a publicar investigaciones rigurosas. La naturaleza multidimensional de la curaduría tras la publicación significa que podría capturar matices y complejidades mucho mejor que las revistas tradicionales, en las que tanto la curación “positiva” como la “negativa” generalmente se reducen a decisiones simples: publicar o retractarse.

La curación posterior a la publicación debe aprovechar al máximo las aportaciones de Internet y de la comunidad.

Para ilustrar cómo podría ser esta información, considere el siguiente proceso: Cada pocos meses, un consejo asesor de expertos nomina artículos para un conjunto determinado de categorías. La selección que sigue al proceso de nominación puede basarse en una combinación de crowdsourcing, es decir, contar los votos de los miembros de la junta y el juicio editorial, es decir, sopesar los comentarios de los miembros de la junta. La combinación de la opinión de la comunidad y la supervisión editorial independiente asegura que el proceso de selección no sea un simple concurso de popularidad. La selección de un artículo se indica etiquetando el artículo con una insignia (ver más abajo) y puede justificarse con una breve reseña.

Las revistas de curaduría posteriores a la publicación enfrentan al menos dos desafíos importantes.

Carga de la revisión por pares.

Los científicos establecidos ya están sobrecargados con solicitudes de revisión por pares de revistas. Por el lado positivo, no se les pedirá a los científicos que realicen una revisión técnica completa por pares, sino que seleccionen artículos que ellos (y sus aprendices) ya hayan analizado en detalle. Y comenzar la curaduría posterior a la publicación con líderes de grupo de carrera temprana y aprendices puede mitigar aún más este desafío: los científicos de carrera temprana aún no están sobrecargados con deberes de revisión por pares, tienen más que ganar al construir un sistema alternativo de evaluación y recompensa en la academia, y todavía participan directamente en la investigación práctica. Los aprendices podrían participar en la curaduría a través de clubes de publicaciones con mentores, de manera similar a su participación en la revisión de preimpresiones a través de clubes de publicaciones de preimpresiones [24]. En última instancia, si la publicación en plataformas se generaliza y la curación posterior a la publicación se reconoce como un servicio crítico para la ciencia, la carga de los científicos y editores pasará de decidir qué publicar a curar lo que ya está publicado.

Modelo de negocio.

Incluso si la conservación tras la publicación se considera muy valiosa, sigue siendo un modelo de negocio no probado. Los financiadores de la investigación podrían apoyar inicialmente los servicios de conservación, pero las bibliotecas académicas tendrían que suscribirse a ellos en última instancia para que sean sostenibles. Puede ser difícil monetizar el resultado de la selección en sí, pero las revisiones académicas que justifiquen las selecciones podrían ser dignas de suscripción. Hay oportunidades para desarrollar y experimentar con nuevos modelos de curación para explorar lo que es más valioso para la empresa científica y sostenible para los proveedores.

Alternativas al JIF

Una forma de disuadir el uso de métricas a nivel de revista como el JIF en la evaluación de científicos es desarrollar mejores proxies que reflejen las características de calidad de los artículos. La curación posterior a la publicación ofrece la oportunidad de desarrollar tales poderes en forma de "insignias". Las insignias capturarían la selección de artículos en forma abreviada y se adjuntarían a los artículos de manera que se pudieran descubrir y buscar. Al igual que la curación posterior a la publicación, las insignias pueden ser multidimensionales. Los autores podrían contribuir a la creación de insignias mediante citas estructuradas, p. Ej. al marcar artículos de investigación y métodos que fueron fundamentales para un artículo determinado, similar a la práctica en las revistas Current Opinions, que marcan referencias que son "de interés excepcional" y "de interés especial". (Para obtener más ideas sobre cómo hacer que las citas sean más útiles, consulte [25, 26].) Las revistas de curaduría podrían contribuir a la identificación al indicar que el artículo seleccionado satisface los estándares editoriales de la revista, transmitiendo la misma información que las decisiones de publicación actuales. Se pueden generar otras insignias directamente en las plataformas de publicación agregando las puntuaciones de los revisores pares o incluyendo breves declaraciones resumidas que destilen aspectos clave del artículo: originalidad, importancia, hallazgos clave, inquietudes restantes de los revisores, público objetivo, etc.

Finalmente, algunas insignias podrían aprovechar al máximo las capacidades de Internet y generarse automáticamente mediante crowdsourcing y análisis a lo largo del tiempo (citas, legibilidad, uso de datos, etc.). Las altmetrics representan un ejemplo existente de métricas específicas de artículos que agregan citas, descargas, menciones en redes sociales, etc. [27]. Una desventaja de las métricas de uso y citas es que son indicadores rezagados que tardan mucho en ser verdaderos. Para competir con un indicador adelantado como el JIF, sería importante comenzar la curación posterior a la publicación y la obtención de insignias poco después de la publicación, sin dejar de aprovechar las aportaciones de la comunidad. Debido a que la curaduría y las insignias no están “escritas en piedra” como una decisión de publicación, pueden revisarse con el tiempo, proporcionando un mecanismo para modificar o corregir juicios anteriores.

Panorama

Visualizamos un modelo editorial en el que la difusión y la curaduría del trabajo científico están separadas, haciendo que ambos procesos sean más eficientes y efectivos [28, 29]. Para lograr una transición a las plataformas de publicación abiertas y la curaduría posterior a la publicación, la comunidad científica necesita la autoconciencia y el coraje para realizar un cambio cultural significativo.

Los científicos de éxito tienen un gran interés en el sistema actual. La noción de que la publicación en sí misma sirve como un “sello de calidad” confiable está profundamente arraigada, y los científicos se adhieren instintivamente a una jerarquía de revistas más o menos acordada para el juicio, las preferencias de lectura y las evaluaciones. Como autores, eligen revistas basándose en el prestigio y la calidad, pero están protegidos de los costos de publicación asociados porque sus bibliotecas pagan las licencias de suscripción. Como revisores pares, brindan servicios críticos y que requieren mucho tiempo y, a cambio, obtienen acceso privilegiado tanto a trabajos no publicados como a los editores "adecuados". Los científicos también pueden interpretar un llamado al cambio como una crítica implícita de que no ejecutan su papel lo suficientemente bien a pesar de invertir un esfuerzo significativo. Es fácil culpar a las personas, como los editores o el "tercer revisor", por errores en las decisiones de publicación. Pero los problemas que describimos aquí son sistémicos y no se resuelven abordando los errores de juicio individuales que siempre serán parte de las evaluaciones científicas.

Sin embargo, creemos que con el tiempo la comunidad científica llegará a apoyar un modelo de publicación abierto progresivo que acelera el descubrimiento y empodera a los científicos. Los autores dedicarían menos tiempo y recursos a la publicación de su trabajo, y los revisores pares podrían necesitar revisar con menos frecuencia. Incluso la curaduría posterior a la publicación podría resultar en un esfuerzo neutral si crece a expensas de la curaduría previa a la publicación. Para seguir adelante, alentamos a la comunidad a impulsar el progreso en cuestiones fundamentales como las siguientes.

¿Cómo podemos optimizar la estructura de la revisión por pares y la selección de los revisores para la publicación de la plataforma? ¿Cómo determinamos qué nivel de revisión por pares necesita un artículo en primer lugar: ninguno, básico, premium? ¿Cómo se pueden estructurar los informes de revisión por pares, con puntajes y declaraciones breves de las características clave, para contribuir de manera más efectiva a la curación y las insignias posteriores a la publicación?

¿Cómo creamos una infraestructura y una cultura para la curaduría posterior a la publicación? ¿Cómo decidimos las categorías adecuadas para la selección? ¿Cómo deberíamos identificar el trabajo que no resistió la prueba del tiempo?

Por último, ¿qué modelos de negocio son los más adecuados para respaldar el intercambio de artículos de investigación primaria en plataformas y la curación posterior a la publicación?

Los editores, las sociedades científicas, las instituciones académicas y sus bibliotecas, y los financiadores pueden desempeñar un papel fundamental al abordar estos problemas. Los editores pueden experimentar con plataformas de publicación. Las sociedades científicas pueden utilizar la experiencia de sus miembros para organizar la revisión por pares de pago por servicio en plataformas de publicación y servicios de curación basados ​​en suscripción. Las bibliotecas pueden apoyar las revistas de conservación cuando la publicación de artículos de investigación primaria se desplaza hacia plataformas de publicación más baratas, liberando fondos que actualmente se gastan en revistas de suscripción tradicionales.

Los financiadores de la investigación están en una posición única para promover el cambio porque estamos en el nexo de dos funciones interconectadas: compartir los resultados de la investigación y la evaluación de los científicos. Muchos donantes ven como nuestra responsabilidad apoyar las prácticas que difunden los resultados de la investigación de manera abierta y eficiente y evalúan el trabajo de los científicos en función del mérito intrínseco. La evaluación de los científicos en el mundo académico pone un gran énfasis en dónde y cuánto publican, más que en lo que publican. Si estos incentivos no cambian, los científicos continuarán publicando de una manera que perpetúe los problemas actuales. Los cambios en los incentivos académicos no pueden provenir de los editores. Los donantes y las instituciones académicas deben comprometerse a evaluar la ciencia y los científicos independientemente del lugar de publicación [1]. Desarrollar y compartir principios sobre cómo evaluar a los científicos y aprender unos de otros cómo implementarlos nos encaminará hacia mejores incentivos y recompensas por una investigación rigurosa y duradera. Un ejemplo de trabajo en esta área es el Open Research Funders Group, una comunidad de práctica.

Además de respaldar cambios en el sistema de incentivos académicos, los financiadores pueden catalizar cambios en la publicación fomentando y respaldando plataformas de publicación, estudios piloto sobre revisión por pares y nuevas formas de curación posterior a la publicación. Estos pilotos deben medir su impacto en los autores, revisores y lectores y deben ser escalables. Sus resultados deberían contribuir a la evaluación de los científicos y el trabajo científico.

Al fomentar un entorno para experimentos en publicación y evaluación y al evaluar y construir continuamente sobre prácticas efectivas, juntos podemos desarrollar los servicios que mejor apoyen la ciencia en la era digital. Nos proponemos obtener formas más justas y efectivas de comunicar los hallazgos, compartir datos y desarrollar la próxima generación de científicos. En el Instituto Médico Howard Hughes, creemos que este es el futuro de la publicación. Nos estamos moviendo hacia eso.


Periodologia

DESCRIPCIÓN
WebmedCentral es un portal web biomédico de revisión posterior a la publicación lanzado en julio de 2010. Su objetivo es "eliminar el sesgo, aumentar la transparencia, empoderar a los autores, mejorar la velocidad y la responsabilidad, y fomentar el libre intercambio de ideas". No hay una selección previa a la publicación, aunque las instrucciones para los autores implican cierta supervisión de cuestiones como el consentimiento del paciente. Los autores pueden enviar versiones revisadas. Los artículos se pueden leer de forma gratuita en el sitio web, donde pueden ser revisados ​​tanto por revisores solicitados por los autores como por los lectores. Hay una lista de "revisores académicos" en el sitio. Los lectores también pueden calificar artículos. También se publican videos biomédicos. La revista tiene ISSN 2046-1690, pero los artículos no parecen tener DOI. No está indexado en PubMed, pero los artículos están indexados en Google Scholar. El sitio tiene como objetivo albergar otras revistas de acceso abierto revisadas por pares.

RESUMEN
Contenido: La investigación científica primaria, los informes de casos y las revisiones constituyen la mayor parte de los artículos, junto con las opiniones, las hipótesis y la ciencia al margen. Ninguno ha sido revisado por pares antes de su publicación.

Usabilidad: el sitio tiene una lista de categorías, navegar por fecha, artículos destacados, artículos populares, artículos más revisados, fuentes RSS, búsqueda básica y avanzada, revisiones más recientes. El PDF solo está disponible a través de un enlace de Javascript.

Costo: Gratis para leer y publicar, a menos que el autor pague la tarifa de carga premium de US $ 50.

Licencias: los autores conservan los derechos de autor. Se permite el uso personal no comercial, el archivo digital y el autoarchivo, aunque no se utiliza una licencia estándar y los detalles son confusos.

COSTO
De lectura y publicación gratuita, la revista tiene como objetivo recibir ingresos por publicidad y patrocinio. Ofrecen un "servicio de carga premium" por $ 50 por artículo que permite a los autores enviar simplemente su envío por correo electrónico a la revista. Los revisores académicos que publican tres reseñas pueden obtener una "carga premium" gratuita.

LICENCIA
La formulación más simple es que "los autores conservan los derechos de autor del artículo, pero nuestros lectores podrán leer, copiar, guardar, imprimir y distribuir el artículo en forma privada". Sin embargo, los detalles son menos claros. En un momento, dicen que los autores "son libres de publicarlo en otro lugar", pero también dicen en otro lugar que "necesitamos una licencia exclusiva". También dicen que los usuarios tienen "un derecho de acceso perpetuo, gratuito, irrevocable, mundial y para uso personal no comercial, sujeto a la atribución adecuada de autoría y propiedad de los derechos", pero luego dicen que los usuarios pueden "ver o descargar una única copia del material de este sitio web únicamente para su uso personal y no comercial ". Pero permiten el autoarchivo: "WebmedCentral permite que la versión final de todos los artículos de investigación publicados se coloquen en cualquier archivo digital inmediatamente después de su publicación. Los autores son libres de archivar los artículos por sí mismos". La libertad precisa que todo esto da a los usuarios para reproducir el texto no está clara, pero llamar a WebmedCentral "acceso abierto" sería engañoso.

EVALUACIÓN
El enfoque de WebmedCentral es una reminiscencia de Google Knol, que es donde se aloja PLoS Currents, o de un servidor de preimpresión, excepto que hay un sistema activo de revisión por pares posterior a la publicación.

La revisión por pares abierta y la revisión por pares de la comunidad no son ideas nuevas. Philica probó un enfoque similar al de WebmedCentral en los últimos años sin gran éxito y el sitio se llenó rápidamente de publicaciones excéntricas. Otro fue 'E-Biomed', que fue sofocado y en su lugar se convirtió en PubMed Central. Aunque se anticipó hace una década, la publicación biomédica ha sido cautelosa con las preimpresiones y otras propuestas para eliminar o reducir la revisión por pares previa a la publicación. Genome Biology de BioMed Central tenía un servidor de preimpresión, pero cerró en enero de 2006. Un instituto de humanidades está experimentando con la revisión comunitaria en Shakespeare Quarterly, aunque están utilizando un modelo híbrido en lugar de abandonar la revisión previa a la publicación invitada. More generally, MediaCommons argue for community peer review in their book "Planned Obsolescence". They are far from naïve, noting that

Ethics:
The journal requires appropriate ethical approval for human and animal studies and will remove studies if they find that they fail to meet ethical standards. Articles may also be removed in cases of scientific misconduct or plagiarism. They suggest that authors use statistical advice, and ask authors to adhere to reporting standards such as CONSORT. They ask authors of clinical trials to adhere to the Good Publication Practice guidelines, but do not specifically mention trial registration. They endorse the ICMJE criteria for authorship and the use of medical writers should be declared. Funding and competing interests should be declared, though there is no definition of a competing interest. They ask authors to suggest at least three reviewers and to not only pick "friendly reviewers", and say they may invite further reviewers. How these policies are enforced and who enforces them is not clear.

Technical issues:
Previous versions of an article should be linked to, but this fails. The journal allows digital archiving and digital preservation by LOCKSS members. Some test articles can be found as Word documents that are not visible via the search, which raises questions about site security. The presentations of figures is in a sidebar and sometimes without even a thumbnail, though the pop-up view is user friendly. The referencing could be improved, with clearer formatting and hyperlinks down to the references. Some of the formatting of the reviews is poor, with changes in font and font size, and several reviews are double posted.

Publication volume:
There are 366 published articles as of 30/01/2011. Submission rates appear to have peaked following publicity in August, and have since declined (see figure).

Contenido:
There is currently no indication on the articles that they have received no pre-publication review. As might be expected given the lack of pre-publication review, some of the articles are fringe science: aliens, homeopathy, prayer, and telepathy are all represented. There is an account of chiropractic care of a patient with fibromyalgia, an opinion article on the evidence for homeopathy in acute upper respiratory tract infections by Peter Fisher and colleagues, a study linking 'emotional quotient' and telepathy that has the obligatory mention of quantum theory, an article on the hunt for alien life that takes in the Higgs Boson, the Bermuda Triangle, and alien implants , a virtually content-free account of acupuncture in rats, and an intercessory prayer study . The latter is, thankfully, a deliberate satire.

When you get this kind of opportunity of publishing without a filter, sex always seem to come to the fore: step forward, a hypothesis on why women don't sleep with the first man they see when they ovulate, two case reports of priapism, an institutional review of Peyronie's disease, and a case report of penile fracture. As pointed out by two reviewers, it contained the unfortunate typo in the title of the corpus callosum (in the brain) rather than the corpus cavernosum , hence it was republished (demonstrating that the article version system is not working).

Many of the articles are unpublishable in any biomedical journal: a rant about academic exploitation a review of the biological activities of a herb that the author seems to have forgotten to write an account of a trauma registry that is confused and sketchy a review of oral health and inequality for which the recommendations section appears to be lifted verbatim from Nunn et al. 2008, who are not cited. How many more of the articles will contain plagiarism would be interesting to see.

On the more positive side, there are a series of interesting articles by three authors: Leonid Perlovsky has published a series of mainly hypothetical papers, e.g. on language and cognition William Maloney, a New York dentist, has published a series of overviews and historical accounts, e.g. the medical legacy of Babe Ruth Uner Tan has published a series of articles of his observations and theories of quadrapedal locomotion in humans, e.g. these two cases.

Other interesting reads are a survey of the role of hairdressers and bartenders as informal emotional support following the 9/11 attacks and their responses to this role, a study by Robert Dellavelle on how journals don't require ethics approval for meeting abstracts, and a series of witty anecdotes by an Israeli psychiatrist of cases of "curing demons" in his patients.

Around a quarter of the articles are case reports. The insatiable demand of hospital doctors to publish case reports has clashed with a reluctance of medical journals to publish what are often "me too" publications offering little generalisable insights, and which are often poorly presented and incomplete. The recent trend of open access case report journals - BMJ Case Reports , Cases Journal , Journal of Medical Case Reports , Clinical medicine insights. Case reports , Case Reports in Ophthalmology etc. from Karger, Case reports in Medicine from Hindawi and the American Journal of Case Reports (free, not OA) - doesn't appear to be matching demand.

There are also 58 reviews, 31 opinion articles, and at least 15 of the "original articles" are not research articles less than half of the articles on WebmedCentral are primary research.

Reseñas:
Some of the reviewers are published researchers, but they usually have only a handful of publications and they would be unlikely to be selected as peer reviewers by a mainstream biomedical journal editor – this could be seen as a positive or a negative. There are pages listing reviewer details, but the reviews by a single reviewer are not listed.

Relatively few articles have received an insightful review or comment. Around 55% (201 articles) have received a review of some kind, and the most any article has received is six reviews (see right hand panel of the figure). 138 reviews were unsolicited and 211 were solicited by the authors. The quality of the reviews is usually low. Just over half of both solicited and unsolicited reviews contain critical analysis, i.e. at least some mention of improvements the authors could make to their article, meaning that probably less than 25% of all articles receive any degree of critical analysis. Many reviews are sycophantic, for example one case report is said to be "the best ever article publishe[sic] so far". Many merely state what the articles is about - one author-invited reviewer spends 358 words reiterating what the article says and telling us that it is a "must read" - or give the views of the reviewer on the subject rather than the article - another reviewer devotes a mere 23 words of a 430 word review to even mentioning the paper. Most reviews are very short: the average is only

115 words for both author-suggested and unsolicited reviewers the longest is just over 1500 words (see left hand panel of the figure for the length distribution). Comments with critical analysis are much longer (

175 words) than those without (

50 words). If I were to see reviews like most of those on WebmedCentral during standard peer review, I would never use that reviewer again.

Some of the reviews include comments such as "this is suitable for publication" or "I hope it is accepted", which indicate a lack of awareness of the publishing model. One author has even reviewed his own paper. An article I consider unpublishable received the reviews, and I quote them in full, "good" and "No comment".

There are some examples where robust review has taken place. The concerns raised by the reviewers on this paper, including a lack of mention of ethics or consent, would lead most editors to reject such a paper – but WebmedCentral has no routine mechanism for doing this. Authors responded to reviews only on a handful of papers. A lively debate developed around a physician's self-case report, but this was a rare exception. I found one example of what appears to be functional peer review, with the authors revising their work and the reviewer stating that they are happy with the revisions.

In Bambi , Thumper's parents taught him that "If you can't say something nice. don't say nothing at all", but I think that the opposite applies in peer review. If you can't come up with critical comments about a paper, you're probably missing something: every paper has something wrong with it. The sycophantic nature of many of the reviews in WebmedCentral might be inherent to open (named) peer review, but in my experience and according to published studies, open peer review increases the length of reviews and makes them more polite, but has no effect on review quality. Another factor may be that many of the authors and reviewers of WebmedCentral are from India: R. A. Mashelkar argued in Science that "India must free itself from a traditional attitude that condemns irreverence", and Nikhil Kumar and Shirish Ranade argued in Current Science that "it is a preponderance of obsequious reverence and sycophancy that has placed the science in the country on a downhill slope." Are we seeing this unwillingness to criticise in action?

Overall assessment:
This is an interesting experiment in post-publication peer review, which both indicates the possibilities – instant publication, open community review – and the perils – unsound science, unbalanced opinion, and substandard writing being presented as part of the scientific literature.

Building a functioning publishing platform from scratch is no easy matter, and several hundred publications in seven months is an impressive figure. There has been a noticeable engagement from the community, with over 365 submissions and a total of nearly 350 reviews in seven months, 40% of them by reviewers not suggested by the authors. However, the submission rate is declining and the coverage and quality of reviews is not nearly high enough to functionally replace pre-publication review.

The onus is on the authors to obtain reviews: the journal states that it will obtain reviews, but this is not in evidence - just under half of the papers have no reviews, and 30% have only one review. More effort needs to be put into gaining reviews from qualified experts.

Reviews are essentially worthless if nobody pays any attention to them, be that an editor, the authors or the readers. Pre-publication peer review is not merely a filter, but it also acts to improve articles. On WebmedCentral there is no pressure for articles to be revised in accordance with any critical reviews, perhaps other than author embarrassment. As reviewers see a lack of response to their comments, they may lose enthusiasm.

Without a clear indication that reviewers have criticised an article and no indication that the articles are not peer reviewed, readers may view the work uncritically. If reviewers state for instance that the work is not sound, this should be clearly flagged up to readers near the top of the page, and articles should be sortable based on the answers given in the review from and the rating given by reviewers and readers. Another layer should be added, allowing articles to be promoted by agreement from their 'Scholarly Reviewers' to a "publication standard" level, giving authors an incentive to revise their work. "Featured articles" do exist, but the criteria used are not revealed. WebmedCentral are forming an "Advisory Board" of "eminent scientists" perhaps this board will increase the rigour of the site.

Without the oversight of an editor choosing diverse reviewers and because most scientists are unaware of the site, it may become a closed community of the same authors positively reviewing each others' work – the precise opposite of the aim of the journal. Unless the process is reformed, WebmedCentral is likely to remain a "Cargo Cult science" journal, which in the main publishes articles that only superficially resemble the peer-reviewed literature, and that are reviewed in a manner that is only a pale imitation of pre-publication peer review.


How to Get Your Book Published

If you’re not sure how to go about getting your book published by a reputable publisher, make sure to follow these steps.

1. Know Your Genre

You need to know the specific genre and subgenre of your book. Some publishers only publish romance novels, while others may only publish nonfiction business books. By understanding your genre, you’ll know which publishers to pursue and which to ignore.

2. Find an Appropriate Publisher for Your Book

Different publishers focus on different genres, so you should only create your own personal list of publishers who are actively publishing books in your genre. Otherwise, you’re just wasting your time.

3. Research and Prepare

Once you’ve got your own personal list of potential publishers, visit their websites, check out their submission guidelines, read reviews about them online and on author forums, and find out as much as you can to make sure they’ll be a good fit for you to work with.

Some publishing companies accept open submissions from any author, while others only accept submissions from literary agents. If you need or want to work with a literary agent, you should browse our list of literary agents to find one that will be a good fit for you.

4. Submit Your Manuscript

After you identified a specific publishing house that accepts open submissions from authors, make sure you read their submission guidelines and follow their process exactly. If you don’t follow their guidelines, chances are your submission will be automatically rejected or ignored.

If the publisher only accepts submissions from literary agents, you’ll need to speak with your agent about submitting your book to them.


Contenido

Sexual reproduction often takes a lot of effort. Finding a mate can sometimes be an expensive, risky and time consuming process. Courtship, copulation and taking care of the new born offspring may also take up a lot of time and energy. From this point of view, asexual reproduction may seem a lot easier and more efficient. But another important thing to consider is that the individuals with the highest fitness are more likely to find a mate and reproduce. Therefore, the chances of offspring with a higher fitness increases. The Vicar of Bray hypothesis proposes that sexual reproduction is more beneficial than asexual reproduction, despite the cost of time and effort.

The hypothesis is called after the Vicar of Bray, a semi-fictionalized cleric who retained his ecclesiastic office by quickly adapting to the prevailing religious winds in England, switching between various Protestant and Catholic rites as the ruling hierarchy changed. [7] The figure described was Simon Aleyn between 1540 and 1588. The main work of Thomas Fuller (d. 1661), Worthies of England, describes this man: [8]

The vivacious vicar [of Bray] living under King Henry VIII, King Edward VI, Queen Mary, and Queen Elizabeth, was first a Papist, then a Protestant, then a Papist, then a Protestant again. He had seen some martyrs burnt (two miles off) at Windsor and found this fire too hot for his tender temper. This vicar, being taxed [attacked] by one for being a turncoat and an inconstant changeling, said, "Not so, for I always kept my principle, which is this – to live and die the Vicar of Bray." [9] – Worthies of England, published 1662

The hypothesis was first expressed in 1889 by August Weismann [10] and later by Guenther (1906). [11] Afterwards, the hypothesis was formulated in terms of population genetics by Fisher (1930) [12] and Muller (1932) [13] and with greater mathematical formalism, by Muller (1958, 1964) [14] [15] and Crow and Kimura (1965). [16] The doubts about the validity of the Vicar of Bray hypothesis caused the upcoming of alternative hypotheses such as:

  • Best-Man (Williams, 1966 Emlen, 1973 Treisman, 1976): The Best-Man hypothesis proposes that, on average, sexually produced offspring may be of somewhat lower fitness than the asexually produced offspring, but the much greater diversity of the sexually produced offspring implies that they will include a few individuals of extraordinary high fitness. If these individuals have a high chance on survival and reproducing, their offspring might also be of high fitness. If you consider this going on for multiple generations, the proportion of individuals with a high fitness might increase so rapidly that it will be more than sufficient to offset the cost of sex.
  • Tangled Bank (Ghiselin, 1974 Burt and Bell, 1987 Ridley, 1993): The Tangled Bank hypothesis proposes that sexual reproduction is beneficial when there exists intense competition for space, food and resources. It argues that genetically diverse offspring from sexually reproducing individuals are able to extract more food from their environment than genetically identical offspring from asexually reproducing individuals.
  • Red Queen (Van Valen, 1973 Hamilton, 1975 Levin, 1975 Charlesworth, 1976 Glesener and Tilman, 1978 Glesener, 1979 Bell, 1982 Bell and Maynard Smith, 1987 Ridley, 1993 Peters and Lively, 1999, 2007 Otto and Nuismer, 2004 Kouyos et al., 2007 Salathé et al., 2008): The Red Queen hypothesis proposes that organisms must constantly adapt and evolve in order to survive. If a species does not adapt to its evolving natural enemies and the changing environment, it will go extinct. This hypothesis also proposes that sexual reproduction is beneficial. But in contrast to the Vicar of Bray hypothesis, the Red Queen hypothesis states that sexual reproduction does not only benefit the population as a whole, but it benefits individual genes directly. [7]

Mathematical models have been used in order to try to prove or disprove these hypotheses. However, for a mathematical model, assumptions must be made. Assumptions on the size of the population, the breeding process, the environment, natural enemies and so on. That is why there will always be populations for which the model does not apply. Some models are better in explaining the ‘average’ population, while others better explain the smaller populations or populations that live in a more extreme environment. A good way to decide which model is the best might be to compare the expected result from the model with data from natural observations. [17]

People who criticize the Vicar of Bray hypothesis (and all other hypotheses that propose sexual reproduction has an advantage over asexual reproduction) say that sexual reproduction might be beneficial in some situations, but not always, which is why both ways of reproduction still exist. If either sexual reproduction or asexual reproduction would be much more beneficial, evolution should result in one of the two ways of reproduction to disappear and the other one to persist.


Announcements

Biología BMC is recruiting new Editorial Board Members

We are looking for Editorial Board Members in all fields of biology. If you are interested in becoming an EBM please see this página.

Portable peer review

Biología BMC supports portable peer review by sharing reviews and evaluating papers based on existing reports. Aprende más aquí.

COVID-19 and impact on peer review

As a result of the significant disruption that is being caused by the COVID-19 pandemic we are very aware that many researchers will have difficulty in meeting the timelines associated with our peer review process during normal times. Please do let us know if you need additional time. Our systems will continue to remind you of the original timelines but we intend to be highly flexible at this time.

Biología BMC is a member of the Neuroscience Peer Review Consortium.


Cogent Education Impact Score 2020-2021

los impact score (IS) 2020 of Cogent Education es 1.24, which is computed in 2021 as per it's definition. Cogent Education IS is aumentado by a factor of 0.35 and approximate percentage change is 39.33% when compared to preceding year 2019, which shows a creciente trend. The impact score (IS), also denoted as Journal impact score (JIS), of an academic journal is a measure of the yearly average number of citations to recent articles published in that journal. It is based on Scopus data.

Cogent Education Impact Score 2021 Prediction

IS 2020 of Cogent Education es 1.24. If the same upward trend persists, impact score of joule may subir in 2021 as well.


Ver el vídeo: GOOGLE ACADÉMICO 2020 Cómo buscar ARTÍCULOS CIENTÍFICOS en PDF PÁGINAS de investigación científica (Mayo 2022).