Información

¿Qué porcentaje del genoma tienen en común las babosas y las vieiras?

¿Qué porcentaje del genoma tienen en común las babosas y las vieiras?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Podemos conocer la distancia genética de miles de especies. El árbol de la vida OTT proporciona una distancia genética para casi todas las especies. ¿Existe algún recurso para comparar los genomas de cualquier animal secuenciado para saber el porcentaje de ADN que tienen en común? Quería saber si hay babosas y vieiras.


Hermafrodita

En biología reproductiva, un hermafrodita (/ h ɜːr ˈ m æ f r ə d aɪ t /) es un organismo que tiene ambos tipos de órganos reproductivos y puede producir gametos asociados con los sexos masculino y femenino. [1] [2] [3] Muchos grupos taxonómicos de animales (principalmente invertebrados) no tienen sexos separados. [4] En estos grupos, el hermafroditismo es una condición normal, que permite una forma de reproducción sexual en la que cualquiera de los dos puede actuar como mujer o como hombre. Por ejemplo, la gran mayoría de tunicados, caracoles pulmonares, caracoles opistobranquios, lombrices de tierra y babosas son hermafroditas. El hermafroditismo también se encuentra en algunas especies de peces y en menor grado en otros vertebrados. La mayoría de las plantas también son hermafroditas. Una especie que tiene diferentes sexos, macho y hembra, se llama gonocórica, que es lo opuesto a hermafrodita. [5] [6] [7]

Históricamente, el término hermafrodita También se ha utilizado para describir genitales ambiguos y mosaicismo gonadal en individuos de especies gonocorísticas, especialmente seres humanos. La palabra intersexual ha entrado en uso para los humanos, ya que la palabra hermafrodita se considera estigmatizante, [8] [9] [10] [11], así como "científicamente engañoso y clínicamente problemático". [12] No se han identificado casos de seres humanos que se reproduzcan tanto como macho como como hembra, [13] y no hay especies hermafroditas entre los mamíferos, aves o insectos. [14] Sin embargo, se dice que el hermafroditismo ocurre en una o dos especies de insectos. [15]

Una estimación aproximada del número de especies animales hermafroditas es de 65.000. [16] El porcentaje de especies animales que son hermafroditas es de aproximadamente el 5% en todas las especies animales, o el 33% excluyendo los insectos. (Aunque el número total estimado actual de especies animales es de aproximadamente 7,7 millones, el estudio, que calculó el número, 65.000, utilizó un número total estimado de especies animales, 1.211.577 de la "Clasificación phylogénétique du vivant (Vol. 2)" - Lecointre y Le Guyader (2001)). La mayoría de las especies hermafroditas exhiben cierto grado de autofecundación. La distribución de las tasas de autofecundación entre animales es similar a la de las plantas, lo que sugiere que están operando procesos similares para dirigir la evolución de la autofecundación en animales y plantas. [dieciséis]


La diferencia del 2%

Si te encuentras sentado cerca de un chimpancé, mirándote cara a cara y haciendo contacto visual sostenido, sucede algo interesante, algo que se mueve alternativamente, desconcertante y algo espeluznante. Cuando miras a esta bestia, de repente te das cuenta de que la cara que te devuelve la mirada es la de un individuo sensible, que es un pariente reconocible. No puede & # x27t evitar preguntarse: ¿Qué pasa con esa gente de diseño inteligente?

Los chimpancés son parientes cercanos de los humanos, pero no son idénticos a nosotros. No somos chimpancés. Los chimpancés se destacan trepando árboles, pero los derrotamos en las rutinas de la barra de equilibrio, están cubiertos de pelo, mientras que solo tenemos un tipo ocasional con hombros muy peludos. Sin embargo, las diferencias centrales surgen de cómo usamos nuestro cerebro. Los chimpancés tienen vidas sociales complejas, juegan a la política de poder, se traicionan y se asesinan entre sí, fabrican herramientas y enseñan el uso de herramientas a través de generaciones de una manera que se califica como cultura. Incluso pueden aprender a realizar operaciones lógicas con símbolos y tienen un sentido relativo de los números. Sin embargo, esos comportamientos no se acercan ni remotamente a la complejidad y los matices de los comportamientos humanos y, en mi opinión, no hay ni la más mínima evidencia científica de que los chimpancés tengan estética, espiritualidad o capacidad para la ironía o la conmoción.

¿Qué explica esas diferencias? Hace unos años se llevó a cabo el proyecto más ambicioso de la historia de la biología: la secuenciación del genoma humano. Luego, hace solo cuatro meses, un equipo de investigadores informó que también habían secuenciado el genoma completo del chimpancé. Los científicos saben desde hace mucho tiempo que los chimpancés y los humanos comparten alrededor del 98 por ciento de su ADN. Por fin, sin embargo, uno puede sentarse con dos rollos de impresión de computadora, marchar a través de los dos genomas y ver exactamente dónde se encuentra nuestra diferencia del 2 por ciento.

Dadas las diferencias externas, parece razonable esperar encontrar diferencias fundamentales en las porciones del genoma que determinan los cerebros de los chimpancés y humanos, razonables, al menos, para un neurobiólogo brainocéntrico como yo. Pero resulta que el cerebro del chimpancé y el cerebro humano apenas difieren en sus fundamentos genéticos. De hecho, una mirada cercana al genoma del chimpancé revela una lección importante sobre cómo funcionan los genes y la evolución, y sugiere que los chimpancés y los humanos son mucho más similares de lo que incluso un neurobiólogo podría pensar.

El ADN, o ácido desoxirribonucleico, está compuesto por solo cuatro moléculas, llamadas nucleótidos: adenina (A), citosina (C), guanina (G) y timina (T). El libro de códigos de ADN de cada especie consta de miles de millones de estas letras en un orden preciso. Si, cuando se copia ADN en un espermatozoide o un óvulo, un nucleótido se copia erróneamente, el resultado es una mutación. Si la mutación persiste de generación en generación, se convierte en una diferencia de ADN, una de las muchas distinciones genéticas que separan a una especie (chimpancés) de otra (humanos). En los genomas que involucran miles de millones de nucleótidos, una pequeña diferencia del 2 por ciento se traduce en decenas de millones de diferencias ACGT. Y esa diferencia del 2 por ciento se puede distribuir de manera muy amplia. Los humanos y los chimpancés tienen cada uno entre 20.000 y 30.000 genes, por lo que es probable que haya diferencias de nucleótidos en cada gen.

Para comprender qué distingue al ADN de los chimpancés y los humanos, primero hay que preguntarse: ¿Qué es un gen? Un gen es una cadena de nucleótidos que especifica cómo se debe fabricar una única proteína distintiva. Incluso si el mismo gen en chimpancés y humanos difiere por una A aquí y una T allá, el resultado puede no tener importancia. Muchas diferencias de nucleótidos son neutrales: tanto la mutación como el gen normal hacen que se produzca la misma proteína. Sin embargo, dada la diferencia de nucleótidos correcta entre el mismo gen en las dos especies, las proteínas resultantes pueden diferir ligeramente en construcción y función.

Se podría suponer que las diferencias entre los genes de los chimpancés y humanos se reducen a ese tipo de errores tipográficos: un nucleótido intercambiado por otro diferente y la alteración del gen en el que se encuentra. Pero una mirada de cerca a los dos libros de códigos revela muy pocos casos de este tipo. Y los errores tipográficos que ocurren ocasionalmente siguen un patrón convincente. Es importante tener en cuenta que los genes no actúan solos. Sí, cada gen regula la construcción de una proteína específica. Pero, ¿qué le dice a ese gen cuándo y dónde construir esa proteína? La regulación lo es todo: es importante no poner en marcha genes relacionados con la pubertad durante, digamos, la infancia, ni activar genes relacionados con el color de los ojos en la vejiga.

En la lista de códigos de ADN, esa información crítica está contenida en un tramo corto de As y Cs y Gs y Ts que se encuentran justo antes de cada gen y actúan como un interruptor que enciende o apaga el gen. El interruptor, a su vez, es activado por proteínas llamadas factores de transcripción, que activan ciertos genes en respuesta a ciertos estímulos. Naturalmente, cada gen no está regulado por su propio factor de transcripción distinto, de lo contrario, un libro de códigos de hasta 30.000 genes requeriría 30.000 factores de transcripción y 30.000 genes más para codificarlos. En cambio, un factor de transcripción puede activar una serie de genes relacionados funcionalmente. Por ejemplo, un cierto tipo de lesión puede activar un factor de transcripción que activa una serie de genes en los glóbulos blancos y desencadena la inflamación.

Los parpadeos precisos del interruptor son esenciales. Imagínese las consecuencias si algunos de esos cambios insignificantes de nucleótidos surgieran en una proteína que resultó ser un factor de transcripción: de repente, en lugar de activar 23 genes diferentes, la proteína podría cargar 21 o 25 de ellos, o podría activar los 23 habituales. pero en proporciones diferentes a las normales. De repente, una pequeña diferencia de nucleótidos se amplificaba a través de una red de diferencias de genes. (¡E imagine las ramificaciones si las proteínas alteradas son factores de transcripción que activan los genes que codifican otros factores de transcripción!) Cuando se comparan los genomas de chimpancé y humanos, algunos de los casos más claros de diferencias de nucleótidos se encuentran en genes que codifican factores de transcripción. Esos casos son pocos, pero tienen implicaciones de gran alcance.

Los genomas de los chimpancés y los humanos también revelan una historia de otros tipos de diferencias. En lugar de una simple mutación, en la que un solo nucleótido se copia incorrectamente, considere una mutación de inserción, donde se agrega una A, C, G o T adicional, o una mutación de deleción, en la que se elimina un nucleótido. Las mutaciones de inserción o deleción pueden tener consecuencias importantes: imagina la mutación de deleción que convierte la oración & quot; I & # x27 tendré la mousse de postre & quot en & quot; I & # x27ll tendré el ratón como postre & quot; o la mutación de inserción implícita en & quot Le pedí que me acompañara a la reverencia. '' A veces, más de un nucleótido está involucrado se pueden eliminar o agregar tramos completos de un gen. En casos extremos, se pueden eliminar o agregar genes completos.

Más importante que cómo surgen los cambios genéticos, por inserción, deleción o mutación directa, es el lugar del genoma en el que ocurren. Tenga en cuenta que, para que estos cambios genéticos persistan de generación en generación, deben transmitir alguna ventaja evolutiva. Cuando uno examina la diferencia del 2 por ciento entre humanos y chimpancés, los genes en cuestión resultan ser evolutivamente importantes, aunque banales. Por ejemplo, los chimpancés tienen muchos más genes relacionados con el olfato que nosotros, ellos tienen un mejor sentido del olfato porque hemos perdido muchos de esos genes. La distinción del 2 por ciento también involucra una fracción inusualmente grande de genes relacionados con el sistema inmunológico, la vulnerabilidad de los parásitos y las enfermedades infecciosas: los chimpancés son resistentes a la malaria y nosotros no manejamos la tuberculosis mejor que ellos. Otra fracción importante de ese 2 por ciento involucra genes relacionados con la reproducción: el tipo de diferencias anatómicas que dividen una especie en dos y evitan que se crucen.

Todo eso tiene sentido. Aún así, los chimpancés y los humanos tienen cerebros muy diferentes. Entonces, ¿cuáles son los genes específicos del cerebro que han evolucionado en direcciones muy diferentes en las dos especies? Resulta que casi no hay ninguno que se ajuste a ese proyecto de ley. Esto también tiene mucho sentido. Examine una neurona de un cerebro humano bajo un microscopio, luego haga lo mismo con una neurona del cerebro de un chimpancé, una rata, una rana o una babosa marina. Todas las neuronas tienen el mismo aspecto: dendritas fibrosas en un extremo y un cable axonal en el otro. Todos funcionan con el mismo mecanismo básico: canales y bombas que mueven el sodio, el potasio y el calcio, desencadenando una onda de excitación llamada potencial de acción. Todos tienen un complemento similar de neurotransmisores: serotonina, dopamina, glutamato, etc. Son todos los mismos bloques de construcción básicos.

La principal diferencia está en la gran cantidad de neuronas. El cerebro humano tiene 100 millones de veces la cantidad de neuronas que tiene el cerebro de una babosa marina. ¿De dónde provienen esas diferencias en cantidad? En algún momento de su desarrollo, todos los embriones, ya sean humanos, chimpancés, ratas, ranas o babosas, deben tener una primera célula dedicada a generar neuronas. Esa célula se divide y da lugar a 2 células que se dividen en 4, luego en 8, luego en 16. Después de una docena de rondas de división celular, tienes aproximadamente suficientes neuronas para hacer funcionar una babosa. Haz otras 25 rondas más o menos y tendrás un cerebro humano. Deténgase un par de rondas antes de eso y, con aproximadamente un tercio del tamaño de un cerebro humano, tendrá una para un chimpancé. Resultados enormemente diferentes, pero relativamente pocos genes regulan el número de rondas de división celular en el sistema nervioso antes de detenerlo. Y son precisamente algunos de esos genes, los implicados en el desarrollo neuronal, los que aparecen en la lista de diferencias entre los genomas del chimpancé y el humano.

Eso es lo que es la solución al 2 por ciento. Lo que es impactante es su simplicidad. Los seres humanos, para ser humanos, no necesitan haber desarrollado genes únicos que codifiquen tipos de neuronas o neurotransmisores completamente nuevos, o un hipocampo más complejo (con las consiguientes mejoras en la memoria), o una corteza frontal más compleja (de la que obtenemos la capacidad de posponer la gratificación). En cambio, nuestra capacidad intelectual como especie surge de tener un número enorme de solo unos pocos tipos de neuronas listas para usar y del número exponencialmente mayor de interacciones entre ellas. La diferencia es pura cantidad: las distinciones cualitativas surgen de grandes números. Los genes pueden tener algo que ver con esa cantidad y, por tanto, con la complejidad de la cualidad que emerge. Sin embargo, ningún gen o genoma puede decirnos qué tipo de cualidades serán esas. Recuerde que cuando usted y el chimpancé están cara a cara, tratar de entender por qué el otro parece vagamente familiar.


Transferencia horizontal de genes: lo siento, Darwin, ya no es tu evolución

La transferencia horizontal de genes (HGT), a veces llamada transferencia lateral de genes (LGT), es un profundo descubrimiento reciente en genética: el mapeo del genoma ha demostrado que las bacterias pueden adquirir genes de las bacterias que las rodean, es decir, horizontalmente, en lugar de una generación anterior (transferencia vertical), como cuando una célula madre se divide en dos células hijas. Pueden transferir múltiples segmentos de ADN a la vez a otros miembros de la especie.

Pero ese no fue el hallazgo crítico. Esto es: debido a que las bacterias se encuentran en todas partes y son comparativamente simples, pueden mover genes recién adquiridos entre formas de vida en los otros dominios de la vida. Pueden producir cambios hereditarios sin un antepasado común reciente. Por ejemplo,

& # 8212 Algunos investigadores han informado de que una red masiva de intercambio genético reciente conecta bacterias de todo el mundo, & # 822010,000 genes únicos que fluyen a través de HGT entre 2,235 genomas bacterianos & # 8221 proporcionando a las bacterias información genética que ellos no & # 8217t heredan de sus células madre, incluida la resistencia a los antibióticos.

Los microbios luchaban contra los antibióticos naturales de esta manera, se nos dice, desde mucho antes de que los humanos aprendieran a inventarlos. Se han encontrado bacterias de hace 30.000 años que resisten los antibióticos de hoy en día en el permafrost (escarcha subterránea que nunca se derrite). Una resistencia a los antibióticos generalizada puede haberse intercambiado entre tipos de bacterias hace mucho tiempo, incluidas algunas que posteriormente se congelaron durante milenios.

& # 8212 Se suponía que las bacterias necesitaban cadenas largas e intactas de ADN para integrarse. Pero resulta que también pueden usar ADN desechado. A 2013 PNAS notas de papel:

Nuestro entorno contiene grandes cantidades de ADN fuertemente fragmentado y dañado, que se está degradando. Algunos pueden tener miles de años. Los experimentos de laboratorio con microbios y varios tipos de ADN han demostrado que las bacterias toman ADN muy corto y dañado del medio ambiente y lo integran pasivamente en su propio genoma. Además, también se ha demostrado que este mecanismo funciona con una absorción de bacterias modernas del ADN de mamut de 43.000 años de antigüedad.

Uno recuerda a los mecánicos que visitan los depósitos de demolición para localizar piezas de repuesto reutilizables.

& # 8212 A veces, los microbios & # 8217, los métodos de recolección de genes son más sofisticados de lo que podríamos esperar. Las bacterias que crecen en los crustáceos pueden absorber fragmentos que contienen más de 40 genes, usando una pequeña & # 8220spear & # 8221. La investigadora Melanie Blokesch describe ese número como & # 8220 una enorme cantidad de nueva información genética & # 8221. Eso puede explicar por qué la resistencia a los antibióticos se instala tan rápido.

Las bacterias simplemente no siguen las reglas de Darwin.

Resulta que tampoco lo hacen las plantas, los animales u hongos, no cuando las bacterias se desplazan entre ellos, absorbiendo, transportando y entregando genes que se incorporan a otros genomas.

Científico americano observa que la HGT de bacterias a formas de vida más complejas (eucariotas) es más común de lo que se creía anteriormente:

Muller y sus colegas escanearon los genomas de 149 eucariotas y encontraron genes similares a acdS en 65 de ellos & # 8212 61 en hongos y 4 en microorganismos parásitos llamados oomicetos, incluyendo Phytophthora infestans, el microbio responsable de la hambruna de la papa en Irlanda. Después de analizar los árboles genealógicos genéticos de los organismos, los investigadores determinaron que la explicación más probable era que tres tipos diferentes de bacterias habían donado el gen a los hongos y oomicetos en un total de 15 eventos de transferencia genética horizontal diferentes.

& # 8212 En otro estudio, se encontró que los helechos se han adaptado a la poca luz a través de HGT de hornworts similares al musgo de las que divergieron hace 400 millones de años:

& # 8220 & # 8217 En realidad estamos viendo más y más incidencia de transferencia horizontal de genes en plantas & # 8221 & # 8230 Sin embargo, el neocromo fue transferido, parece haber ocurrido en el momento justo en la historia evolutiva de los helechos & # 8217.

& # 8212 La flor gigante de Rafflesia ha robado genes de las plantas que parasita. Los genes incluso pueden compartirse entre plantas que solo tienen una relación ancestral lejana.

& # 8212 Los animales también lo hacen. Se sabe que las bacterias utilizan la transferencia horizontal de genes inyectando toxinas en células rivales. Y se ha descubierto que algunas especies de garrapatas y ácaros (parientes de las arañas) adquieren estas toxinas para deshacerse de las molestas bacterias.

& # 8212 El rotífero bdelloide (en la foto de arriba) tiene el récord de HGT (a partir de 2013). Prescinde del sexo, y se considera probable que al menos el 8 por ciento de sus genes hayan sido adquiridos por HGT.

& # 8212 Un artículo en prestigioso Científico nos dice, & # 8220Los científicos muestran que la transferencia horizontal de una secuencia de ADN particular entre una gama diversa de vertebrados está más extendida de lo que se creía anteriormente. & # 8221

Los resultados pueden ser sorprendentes. En una secuencia de genes, las vacas están más cerca de las serpientes que los elefantes, con parásitos compartidos como posible vector.

& # 8212 Un hallazgo podría afectar la investigación de laboratorio: el ADN bacteriano transmite rasgos de la madre del ratón a la descendencia, lo que significa, entre otras cosas, que cuando estudiamos ratones de laboratorio, debemos tener en cuenta la posibilidad de que las bacterias heredadas y sus genes puedan influir en el rasgo bajo estudio & # 8211 en contraposición a asumir que el mecanismo darwiniano de ascendencia común vertical es la única fuente posible de genes.

& # 8212 Por último, en un caso notable, un invertebrado robó más genes que una planta & # 8217: se sabía que las babosas marinas robaban cloroplastos de las algas (cleptoplastia) desde la década de 1970. Pero una pregunta era cómo los cloroplastos duraban tanto más en las babosas que en las algas. Un hallazgo reciente:

& # 8220Este artículo confirma que uno de varios genes de algas necesarios para reparar el daño a los cloroplastos y mantenerlos funcionando, está presente en el cromosoma de la babosa, & # 8221 Pierce. & # 8220El gen se incorpora al cromosoma de las babosas y se transmite a la próxima generación de babosas. & # 8221 Mientras que la próxima generación debe tomar los cloroplastos de nuevo de las algas, los genes para mantener los cloroplastos ya están presentes en el genoma de las babosas, dice Pierce. .

& # 8220No hay forma en la tierra de que los genes de un alga funcionen dentro de una célula animal, & # 8221 Pierce. & # 8220 Y, sin embargo, aquí lo hacen. Permiten que el animal dependa de la luz solar para su nutrición. Entonces, si algo le sucede a su fuente de alimento, tienen una forma de no morir de hambre hasta que encuentren más algas para comer. & # 8221

La babosa no & # 8220evolucionó & # 8221 este rasgo, lo secuestró. Un investigador ha comentado, & # 8220 El proceso de evolución simplemente no es & # 8217t lo que muchos biólogos evolutivos creen que es. & # 8221

Pero seguramente las bacterias no podrían transferir ADN a los humanos, considerando lo complejos que somos. Sí pueden, aparentemente, según un artículo reciente en el Científico.

& # 8212 Por ejemplo, se nos dice en Eón Magazine, & # 8220 & # 8230 en Japón, algunas personas & # 8217s bacterias intestinales han robado genes de digestión de algas de bacterias oceánicas que persisten en ensaladas de algas crudas. & # 8221

El autor principal Alastair Crisp de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, dijo: & # 8220Este es el primer estudio que muestra cuán ampliamente se produce la transferencia horizontal de genes (HGT) en animales, incluidos los humanos, dando lugar a decenas o cientos de & # 8216 extranjeros & # activos. 8217 genes. Sorprendentemente, lejos de ser una ocurrencia rara, parece que la HGT ha contribuido a la evolución de muchos, quizás todos, los animales y que el proceso está en curso, lo que significa que es posible que debamos reevaluar cómo pensamos sobre la evolución. & # 8221

Alastair Crisp y Chiara Boschetti de la Universidad de Cambridge, y sus colegas, han estado investigando el asunto. Sus resultados, recién publicados en Genome Biology, sugieren que los seres humanos tienen al menos 145 genes recogidos de otras especies por sus antepasados. Es cierto que eso es menos del 1 por ciento de los aproximadamente 20.000 humanos que tenemos en total. Pero podría sorprender a muchas personas que, incluso en un pequeño grado, sean parte bacteria, parte hongos y parte alga.

El Dr. Crisp y el Dr. Boschetti llegaron a esta conclusión al observar las crecientes bases de datos públicas de información genética ahora disponibles. No estudiaron a los humanos solos. Observaron otras nueve especies de primates, y también 12 tipos de moscas de la fruta y cuatro gusanos nematodos. Las moscas y los gusanos se encuentran entre los genetistas y los animales favoritos, por lo que se han recopilado muchos datos sobre ellos. Los resultados de los tres grupos sugieren que los transgénicos naturales son ubicuos.

Así que estamos muy lejos de cuando el bioquímico Christian de Duve (1917-2013) admitió a regañadientes la importancia de la transferencia horizontal de genes, señalando que & # 8220 & # 8230 ha sido reconocida como una complicación importante al intentar utilizar datos moleculares para reconstruir el árbol de la vida. & # 8221 1

Ciertamente lo ha hecho, porque donde HGT está en juego, simplemente no hay & # 8217t un árbol de la vida. Incluso los escritores de divulgación científica están comenzando a reconocer la importancia de este hecho. Científico nuevo& # 8216s Mark Buchanan escribe: & # 8220Sólo supongamos que las ideas de Darwin & # 8217 fueran sólo una parte de la historia de la evolución. Supongamos que un proceso sobre el que nunca escribió, y ni siquiera imaginó, ha estado controlando la evolución de la vida a lo largo de la mayor parte de la historia de la Tierra. & # 8221

No es necesario suponer, en realidad está aquí. Pero la HGT no está & # 8217t & # 8220 controlando la evolución de la vida. & # 8221 Simplemente está rompiendo el monopolio del darwinismo en dar cuenta de ello.

Algunos preguntan, ¿por qué la HGT es una mala noticia para Darwin? ¿Puede el darwinismo simplemente cooptarlo? No. Es cierto que algunos esperan que pueda, algo así. En Eón Revista, el escritor científico Ferris Jabr sugiere,

El hecho de que la transferencia horizontal de genes ocurra entre eucariotas no requiere una revisión completa de la teoría evolutiva estándar, pero nos obliga a hacer algunos ajustes importantes & # 8230

Ferris, realmente requiere una revisión completa.

Continúa defendiendo el darwinismo personificando el gen:

Nosotros no inventamos la transferencia de genes. El ADN lo hizo. Los genes se preocupan por una cosa por encima de todo: la autoperpetuación. Si tal preservación requiere que un gen en particular se adapte a un genoma que nunca antes había encontrado, si montar un parásito de una especie a otra resulta ser una forma extremadamente exitosa de garantizar la perpetuidad, que así sea. Las barreras de especies pueden proteger la integridad de un genoma como un todo, pero cuando un gen individual tiene la oportunidad de avanzar rompiendo esos límites, no dudará.

No no no. Los genes pueden viajar pero no tienen mentes ni deseos. Cuando se utiliza la metafísica dawkinsiana del gen vertical & # 8220 egoísta & # 8221 para asignar propiedades de la mente a los genes, se vuelve no sólo cuestionable sino ridículo. Lo que Jabr demuestra principalmente es lo difícil que es para las personas criadas en Darwin (y Dawkins) mantener una visión de la evolución basada en la ciencia frente a una evolución no darwiniana evidente.

Hablando de Richard Dawkins: durante más de un siglo, el darwinismo fue la explicación & # 8220 debe ser & # 8221, la única & # 8220 científica & # 8221. Como dijo Dawkins (p. 287, Relojero ciego, 1986):

Mi argumento será que el darwinismo es la única teoría conocida que, en principio, es capaz de explicar ciertos aspectos de la vida. Si estoy en lo cierto, significa que, incluso si no hubiera evidencia real a favor de la teoría darwiniana (la hay, por supuesto), deberíamos estar justificados para preferirla a todas las teorías rivales.

Pero el darwinismo es no & # 8220la única teoría conocida que en principio es capaz de explicar ciertos aspectos de la vida. & # 8221 Afirmaciones que antes eran simplemente preferidas debe ser probado contra HGT. Es cierto que es posible que algunos de los resultados de ejemplo que se dan arriba necesiten revisión o reemplazo. Pero es probable que aparezcan muchos más, ya que la investigación descubre HGT en muchos genomas.

Todo lo que hace HGT, la evolución darwiniana no lo hizo. A medida que se extraen más y más piezas del territorio de Darwin, solo piense en el impacto en el vasto proyecto de & # 8220Darwinizar la cultura & # 8221.

Un informe alude audazmente a la difícil situación de Darwin & # 8217:

Es un hecho firmemente establecido directamente de Biología 101: rasgos como el color de los ojos y la altura se transmiten de una generación a la siguiente a través del ADN de los padres.

Pero ahora, un nuevo estudio en ratones realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis ha demostrado que el ADN de las bacterias que viven en el cuerpo puede transmitir un rasgo a la descendencia de una manera similar al ADN de los padres.

La última explicación implica un cambio importante en el pensamiento porque sugiere que los rasgos afectados por bacterias pueden pasar de la madre a su descendencia de la misma manera que los rasgos afectados por el ADN del ratón.

Como cambio importante en el pensamiento, HGT es una muy mala noticia para el darwinismo.

Así que nos encontramos en una situación extraña: sí, hay alguna evidencia de la evolución, pero no proporciona ayuda a la teoría darwiniana financiada con fondos públicos, ampliamente creída y aplicada por los tribunales, defendida firmemente en los medios como & # 8220evolución & # 8221.

Y las cosas se pondrán aún más extrañas cuando analicemos la epigenética. Por ahora, supongamos un Darwin muy disminuido.

(1) Christian de Duve, & # 8220Mysteries of Life & # 8221, en Bruce L.Gordon y William A. Dembski, La naturaleza de la naturaleza: examen del papel del naturalismo en la ciencia (Wilmington, DE: ISI Books, 2011), pág. 348.


Hay plástico en tu pescado

Los microplásticos pueden ser ingeridos por especies marinas como los mariscos. La ingestión de plásticos marinos. [+] que transporta toxinas concentradas tiene el potencial de bioacumularse en la cadena alimentaria y entrar en la dieta humana.

Foto usada con permiso. GRID-Arendal, cartógrafo Maphoto / Riccardo Pravettoni, http://www.grida.no/resources/6915

Una investigación abrumadora muestra que reducir el consumo de carnes rojas y aumentar nuestra ingesta de mariscos de alta calidad es beneficioso para nuestra salud. El pescado tiene un alto contenido de ácidos grasos omega-3, que son grasas esenciales, lo que significa que el cuerpo no puede producirlos por sí solo y deben obtenerse de los alimentos que comemos. Los ácidos grasos omega-3 son beneficiosos para la salud del corazón, son fundamentales en la prevención de accidentes cerebrovasculares y pueden ayudar a controlar una serie de otras condiciones de salud. Sin embargo, la otra cara de la moneda de comer más pescado es un pequeño problema de 5 milímetros o menos de diámetro: los microplásticos.

Piezas de microplástico, representadas con una moneda de 1 centavo para la escala. Plásticos consumidos por la vida marina. [+] a menudo terminan en la cadena alimentaria humana. (Foto de Bernd Wüstneck / picture alliance a través de Getty Images)

alianza de imágenes a través de Getty Images

En el océano se encuentran pequeños trozos de plástico llamados microplásticos (una distinción basada solo en el tamaño). Incesantemente descompuestos por los elementos a lo largo del tiempo, las piezas de plástico más grandes se vuelven cada vez más pequeñas. Los microplásticos son lo suficientemente pequeños como para ser ingeridos por los animales marinos, incluidos los que terminan en nuestros platos. 70 años después de fabricar plástico, finalmente estamos empezando a ver dónde termina todo cuando lo tiramos.

Según un informe de la ONU de 2017, hay más de 51 billones de partículas microplásticas en el mar, más de 500 veces la cantidad de estrellas en la Vía Láctea. A diferencia de las bolsas de plástico, los artes de pesca y otros desechos macroplásticos, los microplásticos son tan insidiosos porque son invisibles para nosotros. La investigación sobre los microplásticos y sus efectos aún está en pañales.

¿Dónde se encuentran los microplásticos?

Los microplásticos se encuentran en todas partes del océano, flotando en la superficie, mezclados con la columna de agua y algunos son más densos que el agua y se hunden en el fondo marino. Se han descubierto plásticos a miles de metros de profundidad en los confines más profundos del océano. Incluso el Ártico y la Antártida se han convertido en vertederos de estos diminutos plásticos. Los polímeros plásticos contienen aditivos como pigmentos, plastificantes, estabilizadores de calor y UV, rellenos y retardadores de llama como polibromodifeniléteres (PBDE). Estos aditivos pueden filtrarse al agua circundante y potencialmente causar problemas para la salud humana y ambiental.

Solo hay otro planeta en nuestra galaxia que podría ser similar a la Tierra, dicen los científicos

29 civilizaciones alienígenas inteligentes pueden habernos descubierto ya, dicen los científicos

En fotos: la "super luna de fresa" brilla mientras la primera luna llena, la más grande y brillante del verano se mantiene baja

Cómo los plásticos ingresan a la red alimentaria, una representación visual de cómo los plásticos se mueven a través del mar. [+] medio ambiente.

Foto usada con permiso. GRID-Arendal, cartógrafo Maphoto / Riccardo Pravettoni, http://www.grida.no/resources/6904

¿Cómo afectan la vida marina?

Todavía no se sabe mucho sobre los microplásticos y sus efectos ambientales. Hemos fabricado plásticos durante muchas décadas; sin embargo, la primera legislación de EE. UU. Para abordar los microplásticos entró en vigor por primera vez a finales de 2015, con la Ley de Aguas Libres de Microperlas de 2015. La ley tiene como objetivo productos que se aclaran como pasta de dientes y gel de baño, sin embargo, se permitió que la fabricación de algunos productos que contenían microperlas continuara hasta el verano de 2019.

La investigación actual sugiere que los productos químicos utilizados en la fabricación de plásticos pueden filtrarse y ser ingeridos por la vida marina. Los plásticos son productos petroquímicos, lo que significa que se producen a partir del petróleo y el gas natural. Viajando desde el tracto digestivo hasta el sistema circulatorio y los tejidos circundantes. Y los habitantes del océano no son los únicos que comen plástico. Los microplásticos también se encuentran en el agua dulce. La carpa y la tilapia son dos especies de agua dulce que ingieren microplásticos.

Cuando los microplásticos existen en el océano, acumulan contaminantes como PCB y pesticidas que prefieren adherirse al plástico cuando está cerca (esto se llama "adsorción"). Los contaminantes también se concentran de esta manera.

Los alimentadores de filtro como almejas, mejillones, vieiras y ostras atraen y filtran partículas en el agua de mar. Un estudio de la ingestión de microplásticos en almejas sugiere que los microplásticos pueden dañar las branquias de los mariscos. Un estudio reciente de microplásticos en las profundidades marinas encontró partículas de plástico en cada alimentador de filtro que se estudió.

New research found that chemical leaching from microplastics is also affecting our tiniest friends- marine photosynthetic algae, which play a role in producing the oxygen that we rely on to live. Plastic pollution was found to interfere with the growth, photosynthesis and oxygen production of the most abundant photosynthetic bacteria group in the ocean, Prochlorococcus.

What does this mean for all of the seafood lovers out there?

At this point in time more research is needed to understand exactly cómo ingested microplastics may affect human health. It is known that humans are in fact eating these tiny plastic particles, but fish aren’t the only source. Bottled water, beer, honey, sea salt and tea bags have all been exposed as microplastic carriers, just to name a few. We don’t yet know how these plastics may affect us and in what amounts they may or may not be harmful. So should we just stop eating seafood to avoid potentially eating plastic? Bottom line, questions and knowledge gaps still remain so the amount of risk one is willing to take will determine this.

According to the United Nations Environment Programme (UNEP), at current rates of pollution, there . [+] will likely be more plastic in the sea than fish by 2050. (Photo by Dan Kitwood/Getty Images)


New Research Finds Garlic Kills Slugs

September 12, 2003 -- It was worshipped by the ancient Egyptians, was said to keep vampires at bay, and is good for keeping you healthy. Scientists from the University of Newcastle upon Tyne have now found the pungent herb garlic could win the costly worldwide war against slugs and snails as an environmentally friendly pesticide.

The findings are published in the current edition of the academic journal, Crop Protection. Lead researcher Dr Gordon Port will speak about the effective alternatives to chemical pesticides, with special reference to slugs, at approximately 11am at the BA Festival of Science TODAY, Friday September 12 2003.

Laboratory tests on nine potential molluscicides &ndash the technical term for substances that kill slugs and snails - revealed that a highly refined garlic product (ECOguard produced by ECOspray Ltd.) was one of the most effective killers.

The research was carried out at the request of the crop growing industry and sponsored by the Horticultural Development Council and the Department for Environment, Food and Rural Affairs. It provides scientific proof of garlic's pest controlling properties, and should help businesses developing new treatment products for widespread use.

The scientists, Ingo Schüder and Gordon Port from Newcastle University's School of Biology, suspect garlic may have an adverse affect on the creatures' nervous systems but say it is difficult to say exactly why they die without further investigation.

Garlic has long been used in 'companion planting' strategies for hundreds of years. Monks used to site garlic next to their vegetable crops to keep unwanted pests away.

Slugs and snails cause millions of pounds worth of damage as they munch their way through food crops and plants, particularly those in cool, temperate climates like those of the UK, Northern Europe and North West America. Even more millions of pounds are spent trying to control them - the estimated overall cost to the UK is around £30m.

Growers are increasingly seeking alternative solutions to traditional pesticides, however, as ever-tightening regulations governing the use of chemicals may mean that some products could be withdrawn.

Garlic is already being used in some products as a mollusc repellent but this research takes it a step further. Earlier work by Newcastle University also found that garlic kills slug eggs laid in the soil.

The Newcastle University scientists looked at how applying a liquid containing garlic extract to soil affected slugs and snails' movement through it. They also measured damage to a Chinese cabbage leaf. Garlic largely prevented the leaf from being eaten and killed a very high percentage of the creatures.

Tests also revealed that ureaformaldehyde, a chemical used in the manufacture of chipboard, was a very effective molluscicide.

Lead researcher Dr Gordon Port said:

"Nobody has really found a definitive solution to the problem of slugs and snails. There are lots of products on the market but the real difficulty is actually getting to them in the field. They are very well adapted to their habitat, live hidden away in the soil, and are coated with layer of mucus that can help protect them from substances.

"Farmers and growers have difficulty controlling them with conventional bait pellets, which are particularly ineffective in very wet or very dry weather. Poison baits can also be toxic to other creatures living in the soil, as well as birds and mammals such as shrews and field mice.

"We need to find new environmentally and cost-effective ways of controlling molluscs, and garlic could be our answer. The tests show that it is certainly a potent chemical where slugs and snails are concerned and if used appropriately we know it's mostly harmless to man because it is used as a cooking ingredient.

"We need to carry out more tests to find out its commercial potential. We want to find out how garlic affects other creatures living in the soil, the right concentration to use, how it affects the taste of food once it has been used on crops, and many other things.

Dr Port added the findings may be welcomed by organic gardeners looking for alternatives to pesticides. He said: "The research suggests that a home-made recipe of crushed garlic bulbs mixed with water could work on small-scale gardens."

Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por University Of Newcastle Upon Tyne. Nota: El contenido puede editarse por estilo y longitud.


Bibliografía

Ansell, A.D., Dao, J. & Mason, J., 1991. Three European scallops: Pecten maximus, Chlamys (Aequipecten) opercularis y C. (Chlamys) varia. En Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E. Shumway), pp. 715-751. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no. 21.]

Barber, B.J. & Blake, N.J., 1991. Reproductive physiology. En Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E. Shumway), pp. 377-428. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no. 21.]

Beaumont, A. & Budd, M.D., 1983. Effects of self-fertilization and other factors on the early development of scallop Pecten maximus . Marine Biology , 76, 285-289.

Beaumont, A.R. & Budd, M.D., 1982. Delayed growth of mussel (Mytilus edulis) and scallop (Pecten maximus) veligers at low temperatures. Biología Marina, 71, 97-100.

Beaumont, A.R. & Zouros, E., 1991. Genetics of scallops. En Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E. Shumway), pp. 585-624. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no.21.]

Beaumont, A.R. & Barnes, D.A. 1992. Aspects of the veliger larval growth and byssus drifting of the spat of Pecten maximus y Aequipecten (Chlamys) opercularis. ICES Journal of Marine Science, 49, 417-423.

Beaumont, A.R., 2005. Genetics. En Scallops: biology, ecology and aquaculture 2nd edn, (ed. S.E. Shumway and J. Parsons). Amsterdam: Elsevier (in press).

Beaumont, A.R., Gosling, E.M., Beveridge, C.M., Budd, M.D. & Burnell, C.M., 1985. Studies on heterozygosity and growth rate in the scallop, Pecten maximus (L.). In Proceedings of the Nineteenth European Marine Biology Symposium (ed. P.E. Gibbs), pp. 443-455. Cambridge: Cambridge University Press.

Beukers-Stewart, B.D., Mosley, M.W.J & Brand, A.R., 2003. Population dynamics and predictions in the Isle of Man fishery for the great scallop. ICES Journal of Marine Science , 60, 224-242.

Blyth, R.E., Kaiser, M.J., Edward-Jones, G. & Hart, P.J.B., 2004. Implications of a zoned fishery management system for marine benthic communities. Revista de Ecología Aplicada, 41, 951-961.

Bower, S.M., 1996. Synopsis of Infectious Diseases and Parasites of Commercially Exploited Shellfish: Vibrio spp. (Larval Vibriosis) of Scallops. [on-line]. SeaLane Diseases of Shellfish. http://www-sci.pac.dfo-mpo.gc.ca/shelldis/title_e.htm, 2000-10-20

Bradshaw, C., Veale, L.O., Hill, A.S. & Brand, A.R., 2001. The effect of scallop dredging on Irish Sea benthos: experiments using a closed area. Hidrobiología, 465, 129-138.

Brand, A.R. & Roberts, D., 1973. The cardiac responses of the scallop Pecten maximus (L.) to respiratory stress. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, 13, 29-43.

Brand, A.R., 1991. Scallop ecology: Distributions and behaviour. En Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E. Shumway), pp. 517-584. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no.21.]

Brand, A.R., Wilson, U.A.W., Hawkins, S.J., Allison, E.H. & Duggan, N.A., 1991. Pectinid fisheries, spat collection, and the potential for stock enhancement in the Isle of Man. ICES Marine Science Symposia , 192, 79-86.

Bricelj, V.M. & Shumway, S., 1991. Physiology: energy acquisition and utilization. En Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E. Shumway), pp. 305-346. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no. 21.]

Briggs, R.P., 2000. The great scallop: an endangered species. Biologist , 47, 260-264.

Campbell, D.A., Kelly, M.S., Busman, M., Bolch, C.J., Wiggins, E., Moeller, P.D.R. et al., 2001. Amnesic shellfish poisoning in the king scallop, Pecten maximus, from the west coast of Scotland. Journal of Shellfish Research, 20, 75-84.

Chauvaud, L., Thouzeau, G. & Paulet, Y.M., 1998. Effects of environmental factors on the daily growth rate of Pecten maximus juveniles in the Bay of Brest (France). Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, 227, 83-111.

Christophersen, G. & Strand, O., 2003. Effect of reduced salinity on the great scallop (Pecten maximus) spat at two rearing temperatures. Acuicultura, 215, 79-92.

Cragg, S.M. & Crisp, D.J., 1991. The biology of scallop larvae. En Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E. Shumway), pp. 75-132. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no. 21.]

Cragg, S.M., 1980. Swimming behaviour of the larvae of Pecten maximus (L.) (Bivalvia). Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom, 60, 551-564.

Crisp, D.J. (ed.), 1964. The effects of the severe winter of 1962-63 on marine life in Britain. Journal of Animal Ecology, 33, 165-210.

Darby, C.D. & Durance, J.A., 1989. Use of the North Sea water parcel following model (NORSWAP) to investigate the relationship of larval source to recruitment for scallop ( Pecten maximus ) stocks of England and Wales. ICES Council Meeting Papers , K: 28.

Davenport, J., Gruffydd, Ll.D. & Beaumont, A.R., 1975. An apparatus to supply water of fluctuating salinity and its use in a study of the salinity tolerances of larvae of the scallop Pecten maximus L. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom , 55, 391-409.

Davies, I.M. & Paul, J.D., 1986. Accumulation of copper and nickel from anti-fouling compounds during cultivation of scallops (Pecten maximus L.) and pacific oysters (Crassostrea gigas Thun.). Acuicultura, 55, 93-102.

Fegley, S.R., MacDonald, B.A. & Jacobsen, T.R., 1992. Short-term variation in the quantity and quality of seston available to benthic suspension feeders. Estuarine, Coastal and Shelf Science, 34, 393-412.

Fish, J.D. & Fish, S., 1996. A student's guide to the seashore. Cambridge: Cambridge University Press.

George, S.G., Pirie, B.J.S. & Coombs, T.L., 1980. Isolation and elemental analysis of metal-rich granules from the kidney of the scallop Pecten maximus (L.). Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, 42, 143-156.

Gibson, F.A., 1956. Escallops (Pecten maximus L.) in Irish waters. Scientific Proceedings of the Royal Dublin Society, 27, 253-271.

Gould, E. & Fowler, B.A., 1991. Scallops and pollution. In Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E.Shumway), pp. 495-515. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no.21.]

Grainger, R.J.R., Duggan, C.B., Minchin, D. & O' Sullivan, D., 1984. Investigations in Bantry Bay following the Betelguese oil tanker disaster. Irish Fisheries Investigations, Series B. Department of Fisheries and Forestry , no. 27.

Gruffydd, Ll.D. & Beaumont, A.R., 1972. A method for rearing Pecten maximus larvae in the laboratory. Marine Biology , 15, 350-355.

Gruffydd, Ll.D., 1974. The influence of certain environmental factors on the maximum length of the scallop, Pecten maximus L. Journal du Conseil International pour l'Exploration de la Mer, 35, 300-302.

Hall-Spencer, J.M. & Moore, P.G., 2000c. Scallop dredging has profound, long-term impacts on maerl habitats. ICES Journal of Marine Science, 57, 1407-1415.

Hall-Spencer, J.M., 1998. Conservation issues relating to maerl beds as habitats for molluscs. Journal of Conchology Special Publication, 2, 271-286.

Hall-Spencer, J.M., Grall, J., Moore, P.G. & Atkinson, R.J.A., 2003. Bivalve fishing and maerl-bed conservation in France and the UK - retrospect and prospect. Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems, 13, Suppl. 1 S33-S41.

Howell, T.R.W & Fraser, D.I., 1984. Observations on the dispersal and mortality of the scallop Pecten maximus (L.). ICES Council Meeting Papers , K: 35.

Howson, C.M. & Picton, B.E., 1997. The species directory of the marine fauna and flora of the British Isles and surrounding seas. Belfast: Ulster Museum. [Ulster Museum publication, no. 276.]

Jenkins, S.R. & Brand, A.R., 2001. The effect of dredge capture on the escape response of the great scallop, Pecten maximus (L.): implications for undersized discards. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology , 266, 33-50.

Jenkins, S.R., Beukers-Stewart, B.D. & Brand, A.R., 2001. Impact of scallop dredging on benthic megafauna: a comparison of damage levels in captured and non-captured organisms. Marine Ecology Progress Series, 215, 297-301.

JNCC (Joint Nature Conservation Committee), 1999. Marine Environment Resource Mapping And Information Database (MERMAID): Marine Nature Conservation Review Survey Database. [on-line] http://www.jncc.gov.uk/mermaid

Laing, I., 2000. Effect of temperature and ration on growth and condition of king scallop (Pecten maximus) spat. Acuicultura, 183, 325-334.

Laing, I., 2002. Effect of salinity on growth and survival of king scallop spat (Pecten maximus). Acuicultura, 205, 171-181.

Le Gall, G., Chagot, D., Mialhe, E. & Grizel, H., 1988. Branchial rickettsialles-like infection associated with mass mortality of sea scallops Pecten maximus en Francia. Diseases of Aquatic Organisms, 4, 229-232.

Le Pennec, M., Paugam, A. & Le Pennec, G., 2003. The pelagic life of the pectinid Pecten maximus - a review. ICES Journal of Marine Science, 60, 211-233.

Lorrain, A., Paulet, Y-M., Chauvaud, L., Savoye, N., Nézan, E. & Guérin, L., 2000. Growth anomalies in Pecten maximus from coastal waters (Bay of Brest, France): relationship with diatom blooms. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom , 80, 667-673.

Mason, J., 1957. The age and growth of the scallop, Pecten maximus (L.), in Manx waters. Journal of the Marine Biological Association of the United Kingdom, 36, 473-492.

Mason, J., 1983. Scallop and queen fisheries in the British Isles. Farnham: Fishing News Books

Mikolajunas, J., 1996. Effect of exposure period upon survival and growth of juvenile scallop ( Pecten maximus ). Seafish Report. The Sea Fish Industry Authority, no. 477.

Minchin, D. & Buestal, D., 1983. A study of in situ behaviour of predators in relation to recently sown escallops (Pecten maximus). Fourth International Pectinid Workshop, Aberdeen, Scotland, (unpubl.), 7pp.

Minchin, D., 2003. Introductions: some biological and ecological characteristics of scallops. Aquatic Living Resources , 51, 509-580.

Minchin, D., Duggan, C.B. & King, W., 1987. Possible effects of organotins on scallop recruitment. Marine Pollution Bulletin, 18, 604-608.

Nicolas, J.L., Corre, S., Gauthier, G., Robert, G. & Ansquer, D., 1996. Bacterial problems associated with scallop Pecten maximus larval culture. Diseases of Aquatic Organisms , 27, 67-76.

Orensanz, J.M., Parma, A.M. & Iribarne, O.O., 1991. Population dynamics and management of natural stocks. In Scallops: biology, ecology and aquaculture (ed. S.E. Shumway), pp. 625-713. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no. 21]

Paul, J.D. & Davies, I.M., 1986. Effects of copper-and tin-based anti-fouling compounds on the growth of scallops (Pecten maximus) and oysters (Crassostrea gigas). Acuicultura, 54, 191-203.

Paulet, Y.M., Lucas, A. & Gerard, A., 1988. Reproduction and larval development in two Pecten maximus (L.) populations from Brittany. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology , 119, 145-156.

Picton, B.E. & Costello, M.J., 1998. BioMar biotope viewer: a guide to marine habitats, fauna and flora of Britain and Ireland. [CD-ROM] Environmental Sciences Unit, Trinity College, Dublin.

Rees, H.L. & Dare, P.J., 1993. Sources of mortality and associated life-cycle traits of selected benthic species: a review. MAFF Fisheries Research Data Report, no. 33., Lowestoft: MAFF Directorate of Fisheries Research.

Reitan, K.I., Oie, G., Vadstein, O. & Reinertsen, H., 2002. Response on scallop culture to enhanced nutrient supply by experimental fertilization of a landlocked bay. Hidrobiología, 484, 111-120.

Roberts, D., 1975. Sub-lethal effects of chlorinated hydrocarbons on bivalves. Marine Pollution Bulletin, 6, 20-24.

Shumway, S.E. & Parsons, G.J. (eds), 2005. SScallops: Biology, Ecology and Aquaculture. Amsterdam: Elsevier.

Shumway, S.E., 1991. Scallops: biology, ecology and aquaculture. Amsterdam: Elsevier. [Developments in Aquaculture and Fisheries Science, no.21.]

Sinclair, M., Mohn, R.K., Robert, G. & Roddick, D.L., 1985. Considerations for the effective management of Atlantic scallops. Canadian Technical Report of Fisheries and Aquatic Sciences , no. 1382.

Tebble, N., 1976. British Bivalve Seashells. A Handbook for Identification, 2ª ed. Edinburgh: British Museum (Natural History), Her Majesty's Stationary Office.

Thomas, G.E. & Gruffydd, Ll.D., 1971. The types of escape reactions elicited in the scallop Pecten maximus by selected sea-star species. Biología Marina, 10, 87-93.

Thorson, G., 1950. Reproductive and larval ecology of marine bottom invertebrates. Biological Reviews, 25, 1-45.


" The Big Picture!" by Mr C

    10 Classes, 8 of which are still alive today, 2 are just fossils (we will only look at 3 of the Classes):
      ________________________________: Clams, Oysters, Mussels, Scallops etc.

    DID YOU KNOW. The Molluscs are the second largest Phylum (abundance of species) next

    II Body Plan/Structure: (General Characteristics of all Molluscs)

    • Molluscs demonstrate a ____________________________ symmetrical body plan
    • They have the three true germ layers:
      • __________________________
      • __________________________
      • __________________________
      • They have true coeloms
        1. The coelom has been reduced to a special body cavity that just surrounds the organs. This cavity is called a _______________________ and contains a special type of blood called ____________________________. Since the __________________________________ is not found in __________________________________ of any kind it is considered an _______________________________________________________________
      • The Molluscs all have a true ___________________________________ with a _______________, ________________________ and _______________
      • The following features are common to all Molluscs:
        1. A muscular ___________________: The foot is used for locomotion
        2. A ____________________: The shell is largely consisting of ____________________________________. Some Molluscs have very reduced _______________, and others, like slugs have lost their ___________ all together
        3. A ____________________: This is a fold of outer skin which lines the ____________________ and covers the rest of the body
        4. A ________________________________: The internal organs including the gut, kidneys, heart(s), and reproductive organs
        5. _________________: These are specialized organs used for respiration (and sometimes feeding).
        6. A ___________________: This is a unique to the Phylum Mollusca and is a rasping “______________________” organ with hard ______________. It is very different in all of the Molluscs and serves many functions from __________________ algae off rocks as in the Gastropods, to a _______________________________ as in the Cephalopods

      Class Bivalvia (Greek: bi = “two”, valvia = “shells”)

      DID YOU KNOW. The giant clam, Tridacna gigas, is the largest Bivalve in the world. Algunos

      have been measured to weigh up to 227 kg (

      500 pounds), as much as 1.2 m across

      4 feet) and have an average lifespan of

      • All Bivalves have a ____________ that is divided into two halves called_____________
      • The two _______________ are connected at one edge by a strong _________________________ that holds the two valves _______________
      • There are one or two _____________________________________ that connect the two __________________ together and when they are contracted the two valves come _____________________, closing the Bivalve
      • In Bivalves the __________________ takes on the form of a thin _______________________ that surrounds the body just underneath the shell. The mantle is responsible for creating the ________________.
      • In some bivalves the part of the ___________________ that is exposed to the outside of the body has _______________ to form two __________________ used for filter feeding
      • Often there is a large ____________________________ which is where _____________ can be found
      • The _______________ are used for respiration and feeding
      • Bivalves do have a ________________, but it has been laterally flattened
      • Ellos no have a ________________
      • Bivalves lack a head even though they demonstrate __________________ symmetry, and in fact, do not have a ________________
      • They have an _____________________________________________ which means that the “blood” just bathes the organs and is no contained within ____________________________

      III. Feeding:

      • Bivalves are _____________________________
      • Water circulates through the ________________________________ where microscopic food particles are trapped by the ________________
      • The gills are ______________________ and the _______________ move the food towards the _____________ where it is taken into the _______________________
      • The food is digested in the _____________________ and then passed out through the _____________ into the _____________________________
      • Some Bivalves live buried in the sand and have evolved to have two ________________
      • In this case one siphon ______________________________ and food is filtered out by the ______________
      • Once the water has passed over the gills the Bivalve contracts its ____________________________________ and the water (along with waste from the anus) is passed out of the Bivalve from the other siphon

      DID YOU KNOW. The Geoduck (pronounced gooey-duck) is one of the longest living

      organisms in the animal kingdom and can live up to 160 years. Scientists believe this is because of their feeding mechanism. They burrow very deep into the sand and send their long siphons to the surface of the sand to collect water and food. This process not only protects them from predators but also helps prevent the wear and tear of having to move.

      • Respiration occurs in the same way that feeding does
      • Water is taken into the ____________________________ (can be through a siphon) and passes over the _________________
      • ______________________ is taken into the ______________ from the water and _________________________________ is released from the __________ into the water
      • Bivalves have an _____________________________________________
      • This means that they do not have any _________________________ which would store the “blood”
      • Instead the “blood” (called ________________________) bathes the organs
      • As oxygen and food particles are taken up by the ________________ they are passed into the _________________________ which acts to transport the ___________________ and _____________________ to the rest of the body
      • A _______________ pumps the ______________________ to ensure that circulation occurs (even if it is not through blood vessels)
      • Most of the waste material exits the anus and is then released out of the Bivalve through the __________________________ (or siphon if present)

      VII. Respuesta:

      • Though Bivalves demonstrate ____________________symmetry they lack a _________
      • Instead they have ______________________________ of very simple ______________________ which control the ______________ and ____________________________________
      • Though having such simple _________________________________________ (especially compared to other Molluscs), Bivalves can still sense and respond to the senses of:
        1. ____________________
        2. ____________________
        3. ____________________
        4. ____________________

      DID YOU KNOW. The Scallops have one of the most complex sensory organs of all of the

      Bivalves. They have hundreds of eyes on the fringe of the mantle that have lenses and retinas, however, as complex as these eyes are they can still only detect light or dark.

      VIII. Movement:

      • Bivalves are ______________________, but do have the ability to move
      • Most often Bivalves use their muscular _____________ for movement
      • The muscular ________________ is used to help the Bivalve ______________________ into the sand or move along the bottom of the ocean
      • Other Bivalves such as Cockles have an extremely muscular ____________ which allows them to quickly “leap” from danger
      • Razor shells use their ____________ to burrow extremely fast into the sand
      • Another form of movement is only seen in the Scallops. They use their incredibly strong _____________________________________ to rapidly open and close their valves to actually swim away from predators

      DID YOU KNOW. The scallops that we eat at restaurants are actually the adductor

      muscles of the organism called a Scallop. The reason that these muscles are so large in Scallops is because they use them to forcefully open and close their valves allowing them to actually swim away from their predators.

      • Most Bivalves species contain both _____________ and ____________________ forms that are separate from each other, though some hermaphroditic species do exist
      • Most often sexual reproduction occurs by ______________________________________ where ______________ is released by the ______________ into the water and _____________ are released by the _________________ into the water
      • The fertilized egg will become a _______________________________ that will grow to become the adult Bivalve
      • There are numerous ecological roles that Bivalves fill
      • Many Bivalves are food for thousands of different species of animals (including us)
      • They help to recycle sediment back into the environment
      • They help to filter the water
      • One major harmful ecological role that Bivalves play involves pollution. Since they are filter feeders much of the pollution that they filter feed becomes trapped in their tissues. When other organisms feed on those toxic Bivalves they often become sick and die.

      DID YOU KNOW. Mussels produce an incredibly strong “superglue” that helps them cling to

      surfaces during rough seas. This “superglue” is called byssus. Researchers have discovered the gene that Mussels use to create byssus and have since been able to produce the material using genetically modified yeast cells. This is a great leap in scientific research as byssus could be used for many things including dentistry, medicine and industry.


      Reproducción comparativa

      Spermiogenesis of Aquasperm

      Aquasperm are produced by scaphopods, monoplacophorans, the chaetoderms (Aplacophora), and the majority of bivalves, chitons , patellogastropods and vetigastropods. The early spermatids of aquasperm have a relatively small spherical nucleus that contains a patchwork of heterochromatin ( Fig. 1(C) ). Early in spermiogenesis the chromatin becomes homogeneously distributed within the nucleus and takes on a fine granular appearance ( Fig. 1(D) ). The granules are about 20 nm in diameter and this change in chromatin appearance has signalled a transition in proteins associated with the DNA of the nucleus. Up until the early spermatid stage the DNA is associated with histones and these are gradually replaced with protamines that are sperm nuclear basic proteins ( Chiva et al., 2011). This change in nuclear proteins is necessary for chromatin condensation and a major change in shape of the nucleus. Within the cytoplasm of early spermatids, mitochondria surround the nucleus, a flagellum begins to form from one of the centrioles, and a Golgi body is present. In species where proacrosomal vesicles have not formed in spermatocytes, these now appear ( Fig. 1(C) ) although in some species a larger single proacrosomal vesicle develops from Golgi secretions. As the spermatid matures the chromatin in the nucleus further condenses because the granules become reorganized as coarse granules often about 60 nm in diameter ( Fig. 1(E) ). These larger granules are brought about by further substitution of histones by protamine ( Chiva et al., 2011). Therefore, the nucleus is now mainly composed of DNA and protamine. In the final stage of spermiogenesis the coarse granules usually coalesce into the fully condensed form of the nucleus of the mature spermatozoon ( Fig. 1(F) ). This process is brought about by the protamine being chemically dephosphorylated. In chitons, however, the chromatin becomes twisted into fibres before final condensation. The process of chromatin condensation usually results in a gradual change in shape of the nucleus. Whilst the nucleus may remain more or less spherical in some species, in others it becomes cylindrical, conical or bullet-shaped.

      During spermiogenesis the acrosome develops from either the single proacrosomal vesicle, or more usually by fusion of the small proacrosomal vesicles into a single vesicle. An exception to this is found in the bivalve families Trigonoidea and Unionoidea where the vesicles do not fuse, the acrosomal complex of the mature spermatozoon consisting of several anteriorly positioned vesicles ( Healy, 1989 ). In most species the acrosome forms in the presumptive posterior region of the spermatozoon. As the spermatid matures and changes shape, the developing acrosome migrates to the anterior pole of the nucleus ( Fig. 1(E) ) where it assumes its final form often becoming cap-shaped or conical ( Fig. 1(F) ). This can involve elongation and differentiation of the acrosomal contents, as well as the development of a posterior invagination that creates a subacrosomal space filled with fine granular or fibrillar material. An exception to where the acrosome develops is found in the bivalve group Anomalodesmata. In these bivalves the acrosome forms anteriorly then migrates to the posterior of the late spermatid to become located within the mid-piece ( Healy et al., 2008 ).

      As the nucleus matures and changes shape, the amount of cytoplasm in the spermatid decreases and the mitochondria begin to fuse together. This results in an increase in their size and a decrease in their number to between four and seven. As this happens the fusing mitochondria along with the pair of centrioles migrate to the future posterior pole of the nucleus ( Fig. 1(D) ). Here the larger spherical to oval mitochondria, which have well developed cristae, surround the orthogonally arranged centrioles in tight proximity to the nucleus to form the developing mid-piece of the spermatid. One centriole (the proximal) becomes anchored in a small depression of the nucleus (posterior nuclear fossa), whilst the flagellum, which has the normal 9+2 arrangement of microtubules, continues to develop from the distal centriole to form the tail.


      Información del autor

      Pedro Antonio Pérez-Mancera and Inés González-Herrero: These authors have contributed equally to this work.

      Afiliaciones

      Laboratorio 13, Instituto de Biología Molecular y Celular del Cáncer (IBMCC), CSIC/Universidad de Salamanca, Campus Unamuno, 37007, Salamanca, Spain

      Pedro Antonio Pérez-Mancera, Inés González-Herrero, María Pérez-Caro, Noelia Gutiérrez-Cianca, Manuel Sánchez-Martín & Isidro Sánchez-García

      Servicio de Anatomía Patológica, Universidad de Salamanca, Campus Unamuno, 37007, Salamanca, Spain

      Area de Reproducción Animal, Centro de Investigación y Tecnología, Ctra de la Coruña km 5.9, 28040, Madrid, Spain

      Alfonso Gutiérrez-Adán & Belén Pintado

      Departamento de Medicina, Universidad de Salamanca, Campus Unamuno, 37007, Salamanca, Spain


      Ver el vídeo: Las Babosas.Datos y curiosidades. (Mayo 2022).