Información

¿Cómo agregar oxígeno al aire interior sin abrir las ventanas?

¿Cómo agregar oxígeno al aire interior sin abrir las ventanas?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

No soy biólogo. He leído que los niveles bajos de oxígeno en el hogar pueden tener un efecto negativo en la salud. Estoy interesado en aumentar la cantidad de oxígeno en el aire de mi hogar.

Abrir las ventanas sería la forma más eficaz, pero el aire exterior es frío y está muy contaminado (PM2,5 suele ser superior a 30 µg / m3), por lo que me gustaría encontrar otras formas.

Sé que las plantas agregan oxígeno al aire, pero he leído que se necesitaría una cantidad irrealmente grande de plantas para hacer una diferencia significativa en los niveles de oxígeno.

Me pregunto qué otros métodos puedo usar y también si lo que he escrito anteriormente es correcto.

Perdóname por mi ignorancia. Si este es el lugar incorrecto para hacer esta pregunta, ayúdeme a encontrar el lugar correcto. También lamento no saber qué etiquetas usar.


También debes tener en cuenta que, mientras las plantas producen oxígeno a través de la fotosíntesis, también realizan respiración aeróbica. En resumen, este proceso requiere oxígeno que normalmente no es un problema durante el día ya que la fotosíntesis cubre el oxígeno necesario. No obstante, durante la noche, las plantas eliminan el oxígeno de la atmósfera y no lo reponen. Esta es la razón por la que las enfermeras normalmente retiran las plantas de las habitaciones del hospital por la noche. Así que si quieres poner plantas en tu habitación, ten en cuenta que lo mejor es sacarlas al aire libre durante la noche.

Consulte este enlace para obtener más información: http://www.saps.org.uk/saps-associates/browse-q-and-a/453-do-house-plants-remove-oxygen


Cuando las plantas realizan la fotosíntesis, toman dióxido de carbono del aire y agua de su suelo y, utilizando la energía de la luz solar, los combinan en azúcar. En el proceso, el gas oxígeno se libera como producto de desecho.

Esto es prácticamente lo contrario de lo que estás haciendo. Usted toma oxígeno del aire y lo usa para descomponer el combustible, liberando energía y exhalando dióxido de carbono y agua como desechos.

Planta [dióxido de carbono + agua + luz solar -> azúcar y oxígeno]

Tú [azúcar + oxígeno -> dióxido de carbono + agua + energía]

Por lo tanto, para agregar más oxígeno, desea una planta fotosintética. este sitio web enumera los mejores para agregar oxígeno y también para limpiar el aire. cuando las plantas extraen gases del aire, también filtran y matan bacterias y esporas del aire utilizando sus hojas.

https://www.bhg.com.au/best-air-cleaning-plants

Quieres un verde frondoso, de crecimiento rápido para obtener el mejor efecto.


Algunos contaminantes del aire son especialmente dañinos para los niños, las personas mayores y las personas con problemas de salud.

La mayoría de nosotros pasamos gran parte de nuestro tiempo en interiores. El aire que respiramos en nuestros hogares, escuelas y oficinas puede ponernos en riesgo de tener problemas de salud. Algunos contaminantes pueden ser productos químicos, gases y organismos vivos como el moho y las plagas.

Varias fuentes de contaminación del aire se encuentran en hogares, escuelas y oficinas. Algunos contaminantes causan problemas de salud como dolor en los ojos, ardor en la nariz y garganta, dolores de cabeza o fatiga. Otros contaminantes causan o empeoran alergias, enfermedades respiratorias (como asma), enfermedades cardíacas, cáncer y otras afecciones graves a largo plazo. A veces, los contaminantes individuales en altas concentraciones, como el monóxido de carbono, causan la muerte.


Cómo reducir los niveles de CO2 en una casa

Los niveles altos de dióxido de carbono dentro de una casa pueden contribuir a lo que la EPA denomina "síndrome del edificio enfermo", que conduce a síntomas como fatiga, dolor de cabeza, dificultad para respirar, ojos cansados ​​y picazón en la piel (ver Referencias 1). Las casas acumulan dióxido de carbono porque los seres humanos y los animales exhalan el gas, lo que puede provocar una acumulación de CO2 (consulte la Referencias 2). Afortunadamente, los niveles de CO2 disminuirán rápidamente cuando se utilicen las estrategias de ventilación adecuadas. Sin embargo, si usted o los miembros de su familia experimentan estos síntomas en casa, no asuma que se debe al CO2 en lugar de a un gas más mortal como el monóxido de carbono. Lleve a sus mascotas, salga de las instalaciones y haga inspeccionar su hogar inmediatamente antes de implementar estrategias de ventilación.

Ventile su hogar de forma natural instalando mosquiteros en las ventanas y puertas, y luego déjelas abiertas siempre que sea posible para que entre aire fresco del exterior. Entonces entrarán mayores cantidades de oxígeno a la casa y circulará dióxido de carbono (ver Referencias 1). Coloque los ventiladores frente a las ventanas con la parte trasera hacia la ventana para que entren aire fresco en la habitación. No es necesario que estén al ras de la ventana para que circule el aire (consulte la referencia 3).

Instale un sistema de ventilación para toda la casa si métodos simples como abrir ventanas no mejoran lo suficiente la calidad del aire. Hay tres tipos principales de sistemas para toda la casa: la ventilación por extracción extrae el aire interior al exterior, la ventilación de suministro fuerza el aire exterior al interior y la ventilación equilibrada es una combinación de ambos métodos. Un sistema equilibrado es eficaz en la mayoría de los climas. En este sistema, un sistema de conductos canaliza el aire hacia el interior de la casa y otro sistema de conductos canaliza el aire hacia el exterior del hogar, con rejillas de ventilación que canalizan el aire hacia adentro y hacia afuera de cada habitación (ver Referencias 5). Consulte con un contratista profesional para determinar qué sistema es mejor para su clima y hogar.

Mantenga su sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC), si tiene uno, contratando a un contratista certificado para que lo limpie e inspeccione cada uno o dos años para asegurarse de que funcione correctamente. También inspeccione su sistema HVAC si ha encontrado que los niveles de dióxido de carbono en su hogar son altos, si acaba de realizar trabajos de construcción en su hogar que pueden haber liberado escombros en el sistema, o si el sistema es viejo o no lo ha hecho. sido mantenido. Reemplace cualquier pieza que necesite reemplazo (consulte las referencias 2 y 4).

Advertencia

Nunca permanezca en la casa, ni siquiera por poco tiempo, si sospecha que pueden estar presentes gases peligrosos. El monóxido de carbono causa síntomas similares a los niveles altos de dióxido de carbono y puede matar a las personas en muy poco tiempo (ver Referencias 6). Los niveles extremadamente altos de dióxido de carbono también pueden ser peligrosos, por lo que debe mejorar la calidad del aire antes de que sea seguro vivir en él.

Melanie J. Martin se especializa en temas ambientales y vida sustentable. Su trabajo ha aparecido en lugares como Environmental News Network, la revista & # 34Ocean & # 34 y & # 34GREEN Retailer. & # 34 Martin tiene una Maestría en Artes en Inglés.


Mayor uso de aire acondicionado

A medida que el cambio climático aumenta las temperaturas exteriores, el aire acondicionado se utilizará con mayor frecuencia para mantener unas condiciones interiores cómodas. Se espera que el cambio climático estimule la instalación de aire acondicionado en algunos edificios y lugares que de otro modo no necesitarían aire acondicionado. En la Encuesta Estadounidense de Vivienda de 2011 [109], el 64% de las viviendas tenían aire acondicionado central y el 21% de las viviendas tenían una o más unidades de aire acondicionado en las habitaciones, por lo que al menos el 15% de las casas estadounidenses existentes no tenían aire acondicionado. Además, donde el aire acondicionado ya está presente, los tiempos de operación aumentarán. Se espera que el mayor uso de aire acondicionado impulsado por el cambio climático afecte la salud tanto positiva como negativamente. En algunos lugares y edificios, los sistemas de aire acondicionado existentes pueden volverse incapaces de mantener temperaturas agradables a medida que el clima se calienta [110].

El aire acondicionado puede atenuar las altas temperaturas del aire interior durante las olas de calor. Se esperaría que una mayor disponibilidad de aire acondicionado, estimulada por el cambio climático, disminuya los aumentos en los efectos adversos para la salud resultantes de los aumentos en la frecuencia y duración de las olas de calor. Ostro y col. [111] encontró que el aumento de las hospitalizaciones respiratorias con alta temperatura exterior se redujo aproximadamente a la mitad entre las personas que informaron tener o usar aire acondicionado, después de controlar los ingresos. El beneficio para la salud a largo plazo asociado dependerá del grado de mayor disponibilidad de acondicionadores de aire en los hogares, lo cual se desconoce.

Cuando se emplea aire acondicionado en edificios con ventilación natural, como la mayoría de las casas, las ventanas se mantienen cerradas con mayor frecuencia, por lo que se reducen las tasas de ventilación del edificio con aire exterior. Al mantener las ventanas cerradas en edificios con ventilación natural, se reducen las concentraciones en el aire interior de algunos contaminantes del aire exterior, en particular las partículas y el ozono, del aire exterior. Al mismo tiempo, las concentraciones de contaminantes emitidos por fuentes interiores en el aire interior aumentarán en los edificios con ventilación natural cuando se utilice aire acondicionado debido al cierre de las ventanas y la reducción de la ventilación del aire exterior. Algunas casas nuevas y remodeladas y la mayoría de los edificios comerciales e institucionales proporcionan ventilación de aire exterior mecánicamente mediante ventiladores. En estos edificios, los cambios en el uso del aire acondicionado tendrán un impacto menor en las tasas de ventilación del aire exterior.

Los filtros de muchos sistemas de aire acondicionado pueden reducir las concentraciones de partículas en interiores. Además, los sistemas de aire acondicionado pueden convertirse en fuentes de contaminantes microbianos. Los efectos netos para la salud no se comprenden bien, pero se dispone de algunos hallazgos relevantes.

  • Se espera que el mayor uso de aire acondicionado y las reducciones asociadas en la tasa de intercambio de aire reduzcan los efectos en la salud de la exposición al ozono en interiores. El aire exterior es la única o dominante fuente de ozono en la mayoría de los edificios. Debido a la eliminación del ozono interior por reacciones químicas, cuando las ventanas están cerradas y las tasas de ventilación son bajas, las concentraciones de ozono interior pueden ser sólo del 10% al 30% de la concentración del aire exterior [73]. En un estudio experimental en una casa de EE. UU., La relación entre la concentración de ozono interior y exterior fue de 0,28 cuando las ventanas estaban cerradas y el aire acondicionado funcionaba, 0,26 con las ventanas cerradas y sin aire acondicionado y 0,59 con las ventanas abiertas [112]. En un estudio a lo largo del tiempo de tres espacios de oficinas con ventilación mecánica, las proporciones de ozono en el interior y el exterior variaron de 0,2 a 0,8 y aumentaron con la tasa de ventilación [113]. Las tasas de mortalidad parecen aumentar menos con el aumento del ozono del aire exterior en ciudades con una alta fracción de hogares que emplean aire acondicionado central [69]. Dutton y col. [114] modeló el efecto de convertir el 10% de las oficinas de California a ventilación natural. Se proyectó que el aumento de los niveles de ozono en interiores causaría algunas muertes prematuras por año y de aproximadamente 10 a 30 casos anuales de ataques de asma, días de actividad restringida e ingresos hospitalarios respiratorios. Por lo tanto, se anticipan mejoras modestas en los efectos sobre la salud relacionados con el ozono a partir del mayor uso de aire acondicionado estimulado por el cambio climático.
  • El ozono se elimina del aire interior a través de reacciones químicas con otros contaminantes del aire y materiales interiores. Estas reacciones reducen la concentración de ozono en interiores, pero a menudo crean otros contaminantes que pueden plantear riesgos para la salud [69, 73, 113]. La disminución de la ventilación del aire exterior en los edificios con ventilación natural a medida que se utiliza más aire acondicionado puede aumentar las concentraciones en el aire interior de los contaminantes producidos por las reacciones químicas del ozono con los contaminantes del aire y los materiales interiores [115].
  • El mayor uso de aire acondicionado y las reducciones asociadas en las tasas de ventilación natural al cerrar las ventanas tendrán un impacto menos constante en las concentraciones de partículas en interiores. Las concentraciones interiores de partículas del aire exterior se reducirán mientras que las concentraciones interiores de partículas emitidas por fuentes interiores aumentarán. Dependiendo de la concentración de partículas del aire exterior y la fuerza de las fuentes de partículas interiores, las concentraciones totales de partículas del aire interior pueden disminuir o aumentar. Una revisión reciente de los datos disponibles [116] indica que las concentraciones de partículas de menos de 2,5 micrómetros de diámetro, que son las partículas más claramente asociadas con la salud, tienden a ser más altas en el interior de los hogares de América del Norte y Europa que en el exterior [116], lo que indica que la disminución de la ventilación aumentará, en promedio, la exposición a partículas en interiores. Sin embargo, estos estudios incluyen hogares con y sin fumar tabaco y no comparan hogares sin aire acondicionado y ventanas abiertas con hogares con aire acondicionado y ventanas cerradas. Los análisis de datos de hogares estadounidenses realizados por Wallace [96] encontraron que las concentraciones de partículas del aire exterior en interiores eran solo el 30% de las concentraciones de aire exterior en hogares con aire acondicionado y el 70% de las concentraciones de aire exterior en hogares sin aire acondicionado, pero estos porcentajes reflejan solo las partículas interiores del aire exterior. También informó que en los hogares donde se fumaba tabaco, las concentraciones de partículas en interiores eran aproximadamente el doble con aire acondicionado central en comparación con sin aire acondicionado central. En la actualidad, los datos son insuficientes para proyectar el impacto promedio general del aumento del aire acondicionado en las concentraciones de partículas del aire interior. Además de la incertidumbre, se sabe mucho sobre los riesgos para la salud de una mayor exposición a partículas del aire exterior, mientras que se sabe relativamente poco sobre los riesgos para la salud de las partículas generadas en interiores. La potencia relativa desconocida de las partículas de estas dos fuentes para causar efectos en la salud influirá en si un mayor uso de aire acondicionado reduce o aumenta los efectos adversos para la salud de la exposición a partículas.
  • Por razones que no se comprenden bien, el aire acondicionado se asocia con un aumento de los síntomas de salud agudos, a menudo llamados síntomas del síndrome del edificio enfermo (SBS), y también con síntomas de asma. Los síntomas del SBS incluyen irritación de ojos, nariz y garganta, dolor de cabeza y fatiga y, a veces, otros efectos. Los síntomas de SBS no están claramente relacionados con una enfermedad específica o exposiciones específicas a contaminantes. Una revisión de los datos disponibles de los edificios de oficinas indica que las tasas de prevalencia de los síntomas del SBS son entre un 30% y un 200% mayores entre los ocupantes de oficinas con aire acondicionado [75]. Un estudio más reciente informó un tamaño similar y aumentos estadísticamente significativos en los síntomas del SBS entre los trabajadores de oficina en un clima tropical [117]. Un gran estudio de los hogares de EE. UU. Informó un aumento de los síntomas del asma en aproximadamente un 10% en los hogares con aire acondicionado, pero el aumento no fue estadísticamente significativo [76]. Un estudio multicéntrico más grande en Europa [118] encontró aumentos del 30% al 40% en las sibilancias y la disnea y el asma actual en hogares con aire acondicionado, y los aumentos fueron estadísticamente significativos. Un estudio de 104 centros de cuidado infantil en Singapur encontró que el aire acondicionado, en relación con la ventilación natural, se asoció con aumentos estadísticamente significativos del 20 al 40% en la tos y enfermedades de las vías respiratorias inferiores definidas como bronquiolitis, bronquitis, neumonía o crup [119]. Los resultados de un estudio experimental en tres edificios de oficinas [120] sugieren que el aumento de los síntomas de salud en los edificios con aire acondicionado puede ser una consecuencia, al menos en parte, de la contaminación microbiana en los serpentines de refrigeración y las bandejas de drenaje de los sistemas de aire acondicionado que con frecuencia se mojan. . La irradiación de las bobinas y las bandejas de drenaje con luces ultravioleta redujo drásticamente la contaminación microbiana en las superficies irradiadas y disminuyó los síntomas respiratorios y mucosos entre un 30% y un 40%.

En la actualidad, no se puede predecir con certeza la influencia neta para la salud de los aumentos en el aire acondicionado estimulados por el cambio climático. Parece que el aumento del aire acondicionado reducirá los efectos sobre la salud del estrés por calor y la exposición al ozono, pero aumentará el SBS y los síntomas del asma.


Aumentar el oxígeno y reducir las sustancias químicas tóxicas

En los ecosistemas globales, las plantas crean el oxígeno que está presente en el aire a nuestro alrededor. Usan agua y luz solar para convertir el CO2 que exhalan los animales en oxígeno y azúcares. Las selvas tropicales crean aproximadamente el 20% de todo el oxígeno del mundo, pero no es necesario un bosque tropical para crear suficiente oxígeno para marcar la diferencia.

Plantas útiles

Hay algunas plantas fáciles de cuidar que puedes poner en tu dormitorio y en toda tu casa para limpiar el aire y liberar oxígeno. Todo lo que necesitas hacer es asegurarte de que tengan suficiente agua, luz y calor para sobrevivir y también darles algunos nutrientes de vez en cuando. Estas son algunas de las mejores plantas para producir oxígeno en su dormitorio.

  1. Lengua de suegra (Sansevieria trifasciata) & # 8211 Esta planta es perfecta para el dormitorio. Almacenan energía durante el día para que puedan generar oxígeno durante la noche. Coloque algunos de estos cerca de su cama para mejorar los niveles de oxígeno cerca de su cama. Las sansevierias también son muy eficaces para eliminar el tolueno y el etilbenceno, entre otros productos químicos tóxicos y compuestos orgánicos volátiles (COV) del aire. Pueden sobrevivir con pocos cuidados y agua.
  2. Palma areca (Dypsis lutescens) & # 8211 Según una investigación realizada por la NASA, la palma areca es una de las mejores plantas purificadoras de aire. Es muy eficaz para eliminar los COV y produce una gran cantidad de oxígeno. Esta planta también transpira alrededor de un litro de agua todos los días, lo que la convierte en un gran humidificador. Las palmas de areca requieren un poco más de trabajo que otras. Debes limpiar las hojas con una toalla húmeda una vez a la semana.
  3. Potos (Epipremnum aureum) & # 8211 Los potos se llaman plantas de dinero y hiedra del diablo, entre otros nombres. Esta es una planta que ya se encuentra comúnmente en muchos hogares en diferentes formas. Es resistente y requiere poca luz y atención. Pothos es especialmente eficaz para eliminar COV como el formaldehído del aire.

Descripción

La ventilación natural, a diferencia de la ventilación forzada por ventilador, utiliza las fuerzas naturales del viento y la flotabilidad para llevar aire fresco a los edificios. Se requiere aire fresco en los edificios para aliviar los olores, proporcionar oxígeno para la respiración y aumentar el confort térmico. A velocidades del aire interior de 160 pies por minuto (fpm), la temperatura interior percibida puede reducirse hasta 5 ° F. Sin embargo, a diferencia del verdadero aire acondicionado, la ventilación natural no es eficaz para reducir la humedad del aire entrante. Esto pone un límite a la aplicación de ventilación natural en climas húmedos.

A. Tipos de efectos de ventilación natural

El viento puede soplar aire a través de las aberturas de la pared en el lado de barlovento del edificio y aspirar aire por las aberturas del lado de sotavento y el techo. Las diferencias de temperatura entre el aire caliente del interior y el aire frío del exterior pueden hacer que el aire de la habitación suba y salga por el techo o la cumbrera, y entre por las aberturas inferiores de la pared. De manera similar, la flotabilidad causada por las diferencias en la humedad puede permitir que una columna presurizada de aire denso enfriado por evaporación proporcione un espacio, y que un aire más liviano, cálido y húmedo salga cerca de la parte superior. Estos tres tipos de efectos de ventilación natural se describen con más detalle a continuación.

El viento provoca una presión positiva en el lado de barlovento y una presión negativa en el lado de sotavento de los edificios. Para igualar la presión, el aire fresco entrará por cualquier abertura de barlovento y saldrá por cualquier abertura de sotavento. En verano, el viento se utiliza para suministrar la mayor cantidad de aire fresco posible, mientras que en invierno, la ventilación normalmente se reduce a niveles suficientes para eliminar el exceso de humedad y contaminantes. Una expresión para el volumen de flujo de aire inducido por el viento es:

Qwind = volumen de flujo de aire (m 3 / h)
A = área de la abertura más pequeña (m 2)
V = velocidad del viento exterior (m / h)
K = coeficiente de efectividad

El coeficiente de efectividad depende del ángulo del viento y del tamaño relativo de las aberturas de entrada y salida. Va desde aproximadamente 0,4 para el viento que golpea una abertura en un ángulo de incidencia de 45 ° hasta 0,8 para el viento que golpea directamente en un ángulo de 90 °.

A veces, el flujo de viento prevalece paralelo a la pared de un edificio en lugar de perpendicular a ella. En este caso, todavía es posible inducir la ventilación del viento por características arquitectónicas o por la forma en que se abre una ventana abatible. Por ejemplo, si el viento sopla de este a oeste a lo largo de una pared que mira al norte, la primera ventana (que se abre hacia afuera) tendría bisagras en el lado izquierdo para actuar como una pala y dirigir el viento hacia la habitación. La segunda ventana giraría en el lado derecho, por lo que la abertura está a favor del panel de vidrio abierto y la presión negativa extrae aire de la habitación.

Es importante evitar obstrucciones entre las entradas de barlovento y las aberturas de escape de sotavento. Evite las particiones en una habitación orientada perpendicularmente al flujo de aire. Por otro lado, el diseño aceptado evita las ventanas de entrada y salida directamente una frente a la otra (no debería poder ver a través del edificio, en una ventana y fuera de la otra), para promover una mayor mezcla y mejorar la efectividad de la ventilación.

Flotabilidad

La ventilación por flotabilidad puede ser inducida por temperatura (ventilación de chimenea) o inducida por humedad (torre de enfriamiento). Los dos se pueden combinar haciendo que una torre fría entregue aire enfriado por evaporación en un espacio bajo, y luego dependa de la mayor flotabilidad del aire húmedo a medida que se calienta para expulsar el aire del espacio a través de una chimenea. El suministro de aire frío al espacio está presurizado por el peso de la columna de aire frío sobre él. Aunque tanto las torres frías como las chimeneas se han utilizado por separado, el autor cree que las torres frías solo deben usarse junto con la ventilación de la chimenea del espacio para garantizar la estabilidad del flujo. La flotabilidad resulta de la diferencia en la densidad del aire. La densidad del aire depende de la temperatura y la humedad (el aire frío es más pesado que el aire caliente a la misma humedad y el aire seco es más pesado que el aire húmedo a la misma temperatura). Dentro de la propia torre de enfriamiento, el efecto de la temperatura y la humedad están tirando en direcciones opuestas (temperatura hacia abajo, humedad hacia arriba). Dentro de la habitación, el calor y la humedad emitidos por los ocupantes y otras fuentes internas tienden a hacer que el aire suba. El aire viciado y caliente se escapa por las aberturas del techo o el techo y permite que entre aire fresco por las aberturas inferiores para reemplazarlo. La ventilación de efecto chimenea es una estrategia especialmente eficaz en invierno, cuando la diferencia de temperatura interior / exterior es máxima. La ventilación de efecto chimenea no funcionará en verano (se preferirían los controladores de viento o humedad) porque requiere que el interior sea más cálido que el exterior, una situación indeseable en verano. Se puede utilizar una chimenea calentada por energía solar para impulsar el efecto chimenea sin aumentar la temperatura ambiente, y las chimeneas solares se utilizan mucho para ventilar los inodoros de compostaje en los parques.

Una expresión para el flujo de aire inducido por el efecto de chimenea es:

Qstack = Cd * A * [2gh (Ti-To) / Ti] ^ 1/2, donde

Qstack = volumen de la tasa de ventilación (m 3 / s)
Cd = 0,65, un coeficiente de descarga.
A = área libre de la abertura de entrada (m 2), que es igual al área de la abertura de salida.
g = 9,8 (m / s 2). la aceleración debida a la gravedad
h = distancia vertical entre los puntos medios de entrada y salida (m)
Ti = temperatura media del aire interior (K), tenga en cuenta que 27 ° C = 300 K.
To = temperatura media del aire exterior (K)

Ventilación de torre fría sólo es eficaz donde la humedad exterior es muy baja. La siguiente expresión para el flujo de aire inducido por la columna de aire frío que presuriza un suministro de aire se basa en un formulario desarrollado por Thompson (1995), con el coeficiente de datos medidos en el Centro de visitantes del Parque Nacional Zion. Esta torre tiene 7,4 m de altura, 2,4 m de sección cuadrada y una abertura de 3,1 m 2.

Torre Qcool = 0.49 * A * [2gh (Tdb-Twb) / Tdb] 1/2, donde
Torre Qcool = volumen de la tasa de ventilación (m 3 / s)
0.49 es un coeficiente empírico calculado con datos de Zion Visitor Center, UT, que incluye corrección de densidad de humedad, efectos de fricción y efectividad de la almohadilla evaporativa.
A = área libre de la abertura de entrada (m 2), que es igual al área de la abertura de salida.
g = 9,8 (m / s 2). la aceleración debida a la gravedad
h = distancia vertical entre los puntos medios de entrada y salida (m)
Tdb = temperatura de bulbo seco del aire exterior (K), tenga en cuenta que 27 ° C = 300 K.
Twb = temperatura de bulbo húmedo del aire exterior (K)

El flujo de aire total debido a la ventilación natural es el resultado de los efectos combinados de la presión del viento, la flotabilidad causada por la temperatura y la humedad, además de cualquier otro efecto de fuentes como los ventiladores. El flujo de aire de cada fuente se puede combinar en forma de raíz cuadrada como se explica en el Manual de ASHRAE: Fundamentos. La presencia de dispositivos mecánicos que utilizan aire de la habitación para la combustión, sistemas de conductos con fugas u otras influencias externas pueden afectar significativamente el rendimiento de los sistemas de ventilación natural.

B. Recomendaciones de diseño

El enfoque y el diseño específicos de los sistemas de ventilación natural variarán según el tipo de edificio y el clima local. Sin embargo, la cantidad de ventilación depende fundamentalmente del diseño cuidadoso de los espacios internos y del tamaño y la ubicación de las aberturas en el edificio.

  • Maximice la ventilación inducida por el viento ubicando la cresta de un edificio perpendicular a los vientos de verano.
    • Las direcciones aproximadas del viento se resumen en los diagramas de "rosa de los vientos" estacionales disponibles en la Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica (NOAA). Sin embargo, estas rosas generalmente se basan en datos tomados en aeropuertos, los valores reales en un sitio de construcción remoto pueden diferir dramáticamente.
    • Los edificios deben ubicarse donde las obstrucciones del viento de verano sean mínimas. Un cortavientos de árboles de hoja perenne también puede ser útil para mitigar los vientos fríos del invierno que tienden a venir predominantemente del norte.
    • Es difícil distribuir aire fresco a todas las partes de un edificio muy amplio utilizando ventilación natural. El ancho máximo que uno podría esperar para ventilar de forma natural se estima en 45 pies. En consecuencia, los edificios que dependen de la ventilación natural a menudo tienen un plano de planta articulado.
    • Un respiradero de cumbrera es una abertura en el punto más alto del techo que ofrece una buena salida tanto para la flotabilidad como para la ventilación inducida por el viento. La abertura de la cumbrera debe estar libre de obstrucciones para permitir que el aire fluya libremente fuera del edificio.
    • Además de la consideración principal del flujo de aire dentro y fuera del edificio, el flujo de aire entre las habitaciones del edificio es importante. Cuando sea posible, las puertas interiores deben diseñarse para estar abiertas para fomentar la ventilación de todo el edificio. Si se requiere privacidad, se puede proporcionar ventilación a través de persianas altas o travesaños.
    • Un triforio o un tragaluz con ventilación proporcionarán una abertura para que escape el aire viciado en una estrategia de ventilación por flotabilidad. El pozo de luz del tragaluz también podría actuar como una chimenea solar para aumentar el flujo. Se deben proporcionar aberturas más bajas en la estructura, como ventanas del sótano, para completar el sistema de ventilación.
    • En edificios con áticos, ventilar el espacio del ático reduce en gran medida la transferencia de calor a las habitaciones acondicionadas que se encuentran debajo. Los áticos ventilados son aproximadamente 30 ° F más fríos que los áticos sin ventilación.
    • Los ventiladores de techo y de todo el edificio pueden proporcionar una caída de temperatura efectiva de hasta 9 ° F a una décima parte del consumo de energía eléctrica de los sistemas mecánicos de aire acondicionado.
    • Un enfoque de edificio cerrado funciona bien en climas cálidos y secos donde hay una gran variación de temperatura del día a la noche. Un edificio masivo se ventila por la noche y luego se cierra por la mañana para evitar que entre el aire caliente del día. Luego, los ocupantes se enfrían mediante un intercambio radiante con las paredes y el piso masivos.
    • Un enfoque de edificio abierto funciona bien en áreas cálidas y húmedas, donde la temperatura no cambia mucho del día a la noche. En este caso, se recomienda la ventilación cruzada durante el día para mantener las temperaturas interiores cercanas a las temperaturas exteriores.

    Foto del centro de visitantes en el Parque Nacional Zion que muestra una torre de enfriamiento de corriente descendente con medios de evaporación en la parte superior y escape a través de ventanas altas del triforio.
    Crédito de la foto: Robb Williamson

    La ventilación natural en la mayoría de los climas no moverá las condiciones interiores a la zona de confort el 100% del tiempo. Asegúrese de que los ocupantes del edificio comprendan que entre el 3% y el 5% de las veces no se puede lograr el confort térmico. Esto hace que la ventilación natural sea más apropiada para edificios donde no se espera acondicionamiento del espacio. Como diseñador, es importante comprender el desafío de diseñar simultáneamente para ventilación natural y enfriamiento mecánico; puede ser difícil diseñar estructuras que estén destinadas a depender tanto de la ventilación natural como del enfriamiento artificial. Una estructura con ventilación natural a menudo incluye un plano articulado y grandes aberturas de ventanas y puertas, mientras que un edificio acondicionado artificialmente a veces se beneficia mejor con un plano compacto con ventanas selladas. Además, interprete los datos del viento con cuidado. La topografía local, la vegetación y los edificios circundantes tienen un efecto en la velocidad del viento que golpea un edificio. Es posible que los datos del viento recopilados en los aeropuertos no le digan mucho sobre las condiciones del microclima local que pueden verse fuertemente influenciadas por obstrucciones naturales y provocadas por el hombre. En las prácticas de construcción históricas y vernáculas de una región a menudo se pueden encontrar pistas sobre qué tipo de estrategias de ventilación natural podrían ser más efectivas.

    C. Materiales y métodos de construcción

    Algunos de los materiales y métodos utilizados para diseñar sistemas de ventilación natural adecuados en los edificios son las chimeneas solares, las torres eólicas y los métodos de control de ventilación de verano. Una chimenea solar puede ser una solución eficaz donde las brisas predominantes no son lo suficientemente confiables como para depender de la ventilación inducida por el viento y donde mantener la temperatura interior lo suficientemente por encima de la temperatura exterior para impulsar un flujo boyante sería inaceptablemente cálido. La chimenea está aislada del espacio ocupado y se puede calentar tanto como sea posible por el sol u otros medios. El aire simplemente sale por la parte superior de la chimenea creando una succión en la parte inferior que se utiliza para extraer el aire viciado.

    Las torres de viento, a menudo rematadas con velas de tela que dirigen el viento hacia el edificio, son una característica común en la arquitectura árabe histórica y se conocen como "malqafs". El aire entrante a menudo pasa por una fuente para lograr el enfriamiento por evaporación y la ventilación. Por la noche, el proceso se invierte y la torre eólica actúa como una chimenea para ventilar el aire de la habitación. Una variación moderna llamada "Cool Tower" coloca elementos de enfriamiento por evaporación en la parte superior de la torre para presurizar el aire de suministro con aire frío y denso.

    En verano, cuando la temperatura exterior está por debajo de la temperatura interior deseada, las ventanas deben abrirse para maximizar la entrada de aire fresco. Se necesita mucho flujo de aire para mantener la temperatura interior a no más de 3-5 ° F por encima de la temperatura exterior. Durante los días calurosos y tranquilos, las tasas de intercambio de aire serán muy bajas y la tendencia será que las temperaturas interiores se eleven por encima de la temperatura exterior. El uso de ventilación forzada por ventilador o masa térmica para enfriamiento radiante puede ser importante para controlar estas temperaturas máximas.

    D. Herramientas de análisis y diseño

    Métodos de manual como los presentados en ASHRAE's Manual de fundamentos o Bansal y Minke's Diseño de edificios pasivos: un manual de control climático natural (ISBN: 044481745X) son muy útiles para calcular el flujo de aire de fuentes naturales para geometrías de edificios muy simples.

    Dinámica de fluidos computacional (CFD): para predecir los detalles del flujo de aire natural, se pueden utilizar modelos numéricos de mecánica de fluidos computacional. Estas simulaciones por computadora son detalladas y requieren mucha mano de obra, pero se justifican cuando es importante comprender con precisión el flujo de aire. Se han utilizado para analizar nuevos edificios, incluido el atrio de un palacio de justicia en Phoenix y el hangar de un museo del aire y el espacio en el área de Washington, DC.

    An extensive list of journals, books, and other reference material regarding natural ventilation and other passive technologies is included in the Solstice Archive. Por ejemplo:

    Software packages for natural ventilation analysis include:

    AIRPAK: provides calculation of airflow modeling, contaminant transport, room air distribution, temperature and humidity distribution, and thermal comfort by computational fluid dynamics.

    FLOVENT: calculates airflow, heat transfer, and contamination distribution for built environments using computational fluid dynamics.

    FLUENT: A computational fluid dynamics program useful in modeling natural ventilation in buildings. It models airflow under specified conditions, so additional analysis is required to estimate annual energy savings.

    STAR-CD: STAR-CD uses computational fluid dynamics to help civil engineers, architects and project managers who need better and more detailed understanding of issues involved in heating and ventilation, smoke and pollutant dispersal and fire hazard analysis, and clean room design.

    Building models incorporate very limited features for deliberate natural ventilation, but they do include the calculation of natural air infiltration as a function of temperature difference, wind speed, and effective leakage area, or schedules and user-defined functions for infiltration rates.

    URBAWIND: UrbaWind models the wind in urban area and calculates automatically the natural air flow rate in the buildings, according to the surrounding buildings effects and the local climatology.

    Designing Low Energy Buildings with Energy-10: An hour-by-hour simulation program designed to inform the earliest phases of the design process. Runs on IBM-compatible platforms. Best operated with Pentium or higher processor and 32 Megs of RAM.

    DOE-2: A comprehensive hour-by-hour simulation daylighting and glare calculations integrate with hourly energy simulation. IBM or compatible Pentium is advisable.

    EnergyPlus™: A building energy simulation program designed for modeling buildings with associated heating, cooling, lighting, ventilating, and other energy flows.


    5. Scented candles work wonderfully.

    Here's a little cheat for you! If you really can't get a lot of air flowing around your home and you're tackling the damp potential with a dehumidifier, or something similar, you need to think about how you can inject some pleasing smells, to give the impression of increased air flow and we think that candles are the way to go! Available in a range of wonderful fresh scents, such as clean linen, they will make your home smell so clean and airy!


    How Basement Ventilation Works

    1. EZ Breathe Ventilation System is installed on an exterior wall – requiring a 6-inch exhaust hole. The most popular location for the exhaust hole is through the rim joist above the foundation wall.

    2. The EZ Breathe louvered exhaust vent is mounted on the outside of the house – just like a dryer vent! Includes fine mesh screen to protect from any pests entering.

    3. The EZ Breathe telescoping chute fits any foundation wall height makes for easy installation.
    – Standard chute – for walls up to 8′
    – Extension chute – for walls up to 10′
    – Crawlspace chute – for walls up to 5′

    4. Set it and forget it control panel:
    Fan Speed = Medium – High
    – Humidistat = 35% – 45%

    Manufacturers 10 year warranty – guaranteed on all EZ Breathe units.

    The EZ Breathe Ventilation System will help improve the air quality by combating the natural “stack effect” (the law of physics that says warm air rises) in the home thereby allowing your home’s existing heating and air conditioning system to address the basement as well. EZ Breathe Ventilation System creates a much-needed path of escape for the dirty basement air and introduces the existing clean, dry air from upstairs to replace that damp, polluted air. No additional heating or cooling ducts are necessary, the EZ Breathe Ventilation System will assist the air in circulating throughout the entire home. The entire home will benefit from the increased air exchanges, creating a cleaner, healthier living environment you can see and feel!

    Unfinished and finished basements both create risks for toxic exposure throughout the whole home. In an effort to make your home less toxic, it is important to control water leaks and water entry, from the basement into the rest of the house. Additionally, controlling mold is important as this toxin, more than any other will place your family at the greatest risk. The humidity and condensation in the basement is what most often creates a mold risk.

    Improves Air Quality, Reduces Pollutants”

    The Impact of Musty Basements

    Musty basements are commonly accepted as normal but dangerous airborne microscopic spores from mold are responsible for the smell triggering allergies, asthma and other respiratory ailments. By removing the moisture, odors and contaminated air basement ventilation systems can create a healthy environment that will circulate throughout the entire home. Whether the basement is commonly occupied or not, finished or unfinished, its air circulation has a significant impact on the rest of the home’s air quality. A clean and healthy basement goes a long way towards a positive whole home health experience.

    Prevent Excess Moisture and Mold Growth

    Moist air can cause damage to furniture, appliances, and other materials (such as carpet) in your basement. Moisture in the air forms as condensation on the surface of objects, which is quickly absorbed, eventually causing the object itself to become damp.

    To put it another way, if you wouldn’t pour a bucket of water on an object, then you shouldn’t leave it in a poorly ventilated basement. A poorly ventilated basement can be a haven for mold and mildew. According to the Center for Disease Control, mold is common in environments where there is a lot of moisture. Basement ventilation systems help to limit the amount of excess moisture in the air allowing for more natural breathable air.

    How EZ-Breathe Ventilation Systems Help:

    EZ Breathe Ventilation System placed in the basement of the home addresses these moisture issues in the basement by exhausting the water vapor at its source thereby reducing the chance for bacteria, mold, mildew growth, and the whole host of adverse health risks associated with dirty basement air.

    With humidity and condensation left to run amok, the basement of your home can create a health risk to the entire house Because basements are generally cooler than other parts of the home, it is important to insulate the pipes and walls correctly and to ventilate the space by bringing fresh drier air into that space. Keeping the basement warm and dry in the winter months is critical to reducing the development of toxins in the home.


    Step 4: Cool Your First Room

    Now that we've got a good stream of air leaving the house it's time to decide where we want the new air to come to replace it. I choose the bedroom. I can deal with a hot living room for an hour, but I can't abide a hot bedroom for 5 hours of torture before trying to leave for work.

    Open a grand total of 1 windows in the bedroom and prop the door open. You'll begin to feel a breeze of outside air coming in through the window. If all your other doors and windows are closed, the amount of air coming through the window will be similar to the combined air steam leaving the room at the other end of the house.


    Anuncio publicitario

    You might think that the furnace is bringing fresh air into your home, but that’s not always the case.

    A furnace has two vents: One that exhausts old air inside the house outdoors, and the other for air intake. Older furnaces — say about 12 to 15 years old and older — don’t bring in fresh air from outside. The air intake is located inside the house (usually a vent sticking out of the furnace) so it’s actually drawing air from inside the home.

    And ceiling fans also circulate the air already inside your home they don’t bring fresh air in. As hot air rises, a ceiling fan can help push down the warm air that tends to hang around your ceiling, which can help save energy — but they don’t bring fresh air into your home.

    The best way to get fresh air inside is a heat recovery ventilator (HRV). Some reputable home builders nowadays install HRV units in their new homes because they’re building them to be more airtight and energy-efficient. So to prevent problems such as condensation, mould and poor indoor air quality, they install a HRV.


    A Popular Benefit of Houseplants Is a Myth

    The science is clear: Indoor vegetation doesn’t significantly remove pollutants from the air.

    When vine-curious Brooklynites walk into Tula Plants and Design—a small houseplant shop in Greenpoint with a vibrant Instagram presence and a profusion of leaves on every available horizontal surface—the employees know what questions to expect.

    There are two, according to Ariel Ries, an employee at the store. The first is, “Will this plant kill my pet?” The second is, “What kind of plants are best for cleaning the air?”

    Of all the 1970s trends that have enjoyed a resurgence in recent years—astrology, Fleetwood Mac, and special-counsel investigations among them—few have shown the explosive growth of houseplants and indoor gardening. “More American households are gardening than ever before (77 percent),” bragged a recent press release from the National Gardening Survey, “and increasingly the gardener is a young man.”

    As a young man, I can vouch: I am increasingly the gardener. (I own seven plants.) Of the 6 million Americans who took up gardening in 2016, 5 million were Millennials like me, according to the survey, an annual poll conducted by a nonprofit advocacy group. Gardening is now a $47 billion industry in the United States, with the average gardener household spending a record $503 on plants and materials annually. (I have spent $63.)

    Houseplants have much to recommend them. They’re fun to care for, they look good on Instagram, and they express environmental angst through interior design. But one of houseplants’ most commonly repeated virtues holds that they’re not only living tchotchkes, but also little HVAC machines: Houseplants, allegedly, filter the air. The Sill, an online plant store that communicates its Millennial bona fides through chunky serifs and large splotches of white space, lists plant species by the airborne toxins they are best at removing. (Philodendrons filter formaldehyde.) Yet interest in this particular plant benefit is not limited to the self-care set. The same question has landed listicles in the patrician This Old House, the nerdy Lifehacker, and a doomsday-prepper blog.

    For several years, research really did suggest that houseplants might cleanse the air of certain pollutants. But now most scientists say that’s not right.

    “It’s such an alluring and enticing idea,” Elliott Gall, a Portland State University professor, told me. “But the scientific literature shows that indoor houseplants—as would be typically implemented in a person’s home—do very little to clean the air.”

    “My view is even harsher than that,” Michael Waring, an engineering professor at Drexel University, told me. “I do not think that houseplants clean the air.”

    “A resounding ‘no,’” agreed Richard Corsi, a longtime air-pollution researcher, in an email. Houseplants do not clean the air “any more than an old pair of socks or baseball cap that I would hang on the wall.”

    Why the confusion? Big Succulent isn’t lying to you, though at this point the houseplant industry is cherry-picking data. But for plants to actually improve the air, even in a compact apartment, you’d need a concentration of houseplants that only the most dedicated plant lovers can actually achieve.

    In the late 1980s, the NASA scientist Bill Wolverton investigated whether common houseplants could remove a certain type of air pollutant, called “volatile organic compounds,” or VOCs, from the air. VOCs are regularly released by common household products such as drywall, house paints, nail polish, shampoo, and almost anything with a scent. Their harmful effects can range from an itchy throat to nasopharyngeal cancer.

    Unlike other types of air pollution, such as soot or particulate matter, VOCs can’t be filtered out of the air with a fine-grade filter. This means that they can build up in hermetically sealed environments … such as laboratories or spacecraft. The problem for NASA was obvious. So Wolverton, a former military scientist who began his career studying whether plants could break down Agent Orange, now examined whether houseplants could absorb VOCs.

    His 1989 report announced a cheerful answer. Plants were “a promising, economical solution to indoor air pollution,” it declared. “If man is to move into closed environments, on Earth or in space, he must take along nature’s life support system.” The report—jointly funded by NASA and the Associated Landscape Contractors of America, a trade group—was picked up by the media. The idea gained even more currency in 1996, when Wolverton published How to Grow Fresh Air: 50 Houseplants That Purify Your Home or Office. (Wolverton did not respond to a request for comment.)

    That study provides the scientific basis for almost all the plant-and-air-pollution content you see online. “I’ve seen it on so many pop internet sites—‘researchers from NASA’ is the common phrase you see,” Waring, the Drexel professor, said. He told me that there’s nothing especially wrong with Wolverton’s 1989 study. Its results “fall right in line with other stuff that’s been measured in the literature.”

    But taking its results at face value significantly overstates the power of plants, he said. Wolverton measured whether houseplants could remove VOCs from an airtight laboratory environment. But a home is not a hermetic chamber. It has open windows and doors, drafts and leaks, and much more clutter.

    Recently, Waring and his colleagues reanalyzed all 195 studies that have examined whether houseplants can filter the air. They found that some types of plants can remove higher amounts of VOCs than others. But once you factor in the effects of working in a large room, none of the plants are able to do much.

    Waring told me to imagine a small office, 10 feet by 10 feet by eight feet. “You would have to put 1,000 plants in that office to have the same air-cleaning capacity of just changing over the air once per hour, which is the typical air-exchange rate in an office ventilation system,” he said. That’s 10 plants per square foot of floor space. Even if you chose the most effective type of VOC-filtering plant, you would still need one plant per square foot, Waring said.

    Or as Waring (who owns 10 to 20 houseplants) recently put it in a presentation for the National Academies of Sciences, Engineering, and Medicine:

    But maybe scientists have been researching the wrong pollutant. Several years ago, a team of researchers examined whether houseplants could remove ground-level ozone. Ozone’s effects are often described as “sunburn inside your lungs,” and can cause painful breathing, asthma attacks, and even the chronic lung disease COPD.

    More than 107 million Americans live in areas with unhealthy amounts of ozone, according to the Environmental Protection Agency. Unfortunately, houseplants can’t do much about that, either. The researchers found that even the most effective plants barely reduced the level of ozone in indoor spaces. “If ozone levels were 30 parts per billion in your home, then you might reduce them to like 29.7 parts per billion,” said Gall, the Portland State professor and a co-author of the study. (He owns no houseplants. “When I did a postdoc in Singapore, we had two big houseplants we were excited about and loved, but then we had ant problems for the next two years,” he said.)

    Houseplants are just outcompeted. Gall told me to look at the surface area of houseplants in your home, and then to consider the surface area of every other object in your home—the walls, the spray bottles, the couch cushions, everything. “The surface area of any vegetation is just very, very low compared with everything else that could function as a source or a sink” for air pollutants, he said.

    To start to even marginally reduce indoor ozone, Gall estimated that you would need at least one houseplant for every 20 square feet of floor space. “And there are downsides to that,” he said. “You wind up having a living system in the space, and that might raise indoor humidity and cause other problems.”

    Hilton Carter enjoys having a living system in his space. Carter is a filmmaker and designer whose plant-focused Instagram account has more than 163,000 followers. He told me he keeps about 185 plants in his 950-square-foot apartment in Baltimore, roughly one plant for every five square feet. “You can feel the difference in a space that’s filled with plants as opposed to a space that isn’t,” he said. “Right now, my home feels a bit more humid than it would without those plants in there.”

    This humidity, while great in the winter, did somewhat limit his decoration options. “If you want to have furniture in there, it probably wouldn’t be as wise,” he said. But it’s worth it: He loves the feel of a space with plants, even if they don’t purify the air as he thought.

    Yet even Carter’s apartment did not meet the strict quota for VOCs. Not even Instagram-famous plant density can cleanse a room. In fact, I found only one place that achieved one plant per square foot: Tula Plants and Design. Ries told me that the 800-square-foot store will regularly have more than 800 plants for days after a delivery. (On the day I called, it had 750.)

    And Ries, as it happened, was familiar with the original Wolverton study. The store regularly shows it to customers who ask about the best air-purifying plants, she said, though employees also warn them that the study measured something very specific and was “definitely different than how it would be in our real environment.” Often, patrons walk away with peace lilies. I asked whether the newer science might change Tula’s recommendations.

    “I guess I could imagine putting peace lilies all over the place. Then your home would be very full of peace lilies,” Ries said. “But unless you really loved peace lilies and snake plants, it might not be something that brings you joy.” And joy, not marginal air pollution, is the real reason to own a plant. I said that I still loved my new plants, even if they didn’t make my apartment’s air any cleaner.

    “Bringing plants in, bringing greenery in—it’s about having something near you that’s alive, that you’re caring for, that brings you joy and happiness,” she said. “And that affects your mood, whether or not it’s giving you more oxygen to breathe or something.”


    Ver el vídeo: 7 Cosas que nunca debes hacer en un avión (Mayo 2022).