Información

¿Cómo libera el agua hirviendo los tintes de las verduras?

¿Cómo libera el agua hirviendo los tintes de las verduras?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Por qué el agua hirviendo siempre parece liberarse y convertirse en los colores de las verduras que estoy hirviendo?

Por ejemplo, la raíz de remolacha y la col lombarda colorean vívidamente el agua caliente.

Asumiría que tiene algo que ver con las colisiones con partículas de agua que rompen las paredes celulares y liberan antocianina, pero ¿cómo funcionaría esto a nivel celular? Es decir, ¿cómo logra el agua hirviendo atravesar (suposición correcta) las paredes celulares?


Por qué el agua hirviendo libera tintes de vegetales:

  • En general, se necesitaría un solvente para extraer compuestos de las verduras. El agua es un solvente para los pigmentos coloreados. En aire o aceite, los mismos pigmentos son menos o incluso nada solubles.
  • El agua caliente puede dañar las células. Proteinas, que dan estructura a las células y membranas, desnaturalizar a altas temperaturas. Las paredes celulares, por cierto, son mucho más robustas que las membranas.
  • Pero incluso en agua fría, algunos pigmentos pueden atravesar membranas o canales de membrana por difusión. Esto solo llevará más tiempo.

Posiblemente hay otros factores que son más específicos de cada caso (vegetal).


Los sistemas biológicos se componen de cuatro clases principales de macromoléculas: carbohidratos, lípidos, proteínas y ácidos nucleicos (los ácidos nucleicos se tratarán por separado más adelante).

Los carbohidratos son las macromoléculas más abundantes en la tierra y la fuente de las necesidades energéticas inmediatas de los sistemas vivos. Los carbohidratos también participan en la definición de la estructura de las células y los sistemas vivos. Hay tres grupos químicos generales para los carbohidratos: monosacáridos, disacáridos y polisacáridos.

Los monosacáridos, también conocidos como azúcares simples, están formados por una sola molécula de azúcar. El principal ejemplo de monosacárido es la glucosa (C6H12O6). Otros monosacáridos incluyen isómeros de glucosa, como fructosa y galactosa. Los monosacáridos se transportan en la sangre de los animales, se descomponen para producir energía química dentro de la célula y también se pueden encontrar dentro de otras macromoléculas, como los ácidos nucleicos.

Los disacáridos están compuestos por dos monómeros individuales de azúcar unidos entre sí. Ejemplos de disacáridos son maltosa (glucosa + glucosa) y sacarosa (glucosa + fructosa). Los disacáridos se descomponen en sus subunidades para su uso dentro de los sistemas vivos.

Los polisacáridos son polímeros o largas cadenas de monómeros de azúcar unidas entre sí y se almacenan dentro de la célula para su uso energético futuro. En las plantas, el principal polisacárido de almacenamiento es el almidón, mientras que en los animales es el glucógeno. Las plantas también contienen celulosa, que es el más abundante de todos los carbohidratos. La celulosa se encuentra en la pared celular vegetal, donde proporciona estructura y soporte a la célula vegetal.


Contenido

Debido a su diferente estructura molecular, las fibras de celulosa y proteínas requieren diferentes tratamientos de mordiente para prepararlas para los tintes naturales.

    fibras: algodón, lino, cáñamo, ramio, bambú, rayón fibras: lana, angora, mohair, cachemira, seda, soja, cuero, gamuza

Las fibras de celulosa tienen menor afinidad por los tintes naturales que las fibras de proteína. El método más común para preparar fibras de celulosa es usar un tanino primero (los taninos tienen una alta afinidad por las fibras de proteína y celulosa), luego usar una sal metálica de aluminio. El método más común para preparar fibras proteicas es utilizar alumbre. Sin embargo, el registro histórico contiene muchos cientos de métodos de mordida diferentes para proteínas y fibras de celulosa.

Los tipos de tintes naturales actualmente populares entre los tintoreros artesanales y la industria mundial de la moda incluyen: [5]

Tintes de origen animal Editar

Tintes de origen vegetal Editar

    o Cutch tree (marrón) resina de árbol (amarillo mostaza oscuro) cascaras (melocotón a marrón) raíz (bronce, amarillo) hojas (azul) vainas de semillas (amarillo) raíz (rojo, rosa, naranja) cáscara (verde, marrón, marrón oscuro , púrpura, carmesí) [6] fruta (amarillo, verde, negro, fuente de tanino) corteza (amarilla) hoja (carmesí a granate) [7] hierba (amarillo) o cáscara de nuez negra (marrón, negro, fuente de tanino) o árbol de zumaque de cuerno de ciervo (marrón, fuente de tanino)

Los colores en la gama "rojiza" de rojos, marrones y naranjas son los primeros colores atestiguados en una serie de sitios textiles antiguos que van desde el Neolítico hasta la Edad del Bronce en el Levante, Egipto, Mesopotamia y Europa, seguidos por evidencia de azules y luego amarillos, y el verde aparece algo más tarde. La evidencia sobreviviente más temprana de teñido textil se encontró en el gran asentamiento neolítico en Çatalhöyük en el sur de Anatolia, donde se encontraron rastros de tintes rojos, posiblemente del ocre (pigmentos de óxido de hierro de la arcilla). [8] Las telas policromadas o multicolores parecen haberse desarrollado en el tercer o segundo milenio a. C. [8] Se descubrieron textiles con una "urdimbre marrón rojiza y una trama amarillo ocre" en las pirámides egipcias de la Sexta Dinastía (2345-2180 a. C.). [9]

Rara vez se ha realizado el análisis químico que identificaría definitivamente los tintes utilizados en los textiles antiguos, e incluso cuando se detecta un tinte como el azul índigo, es imposible determinar cuál de varias plantas portadoras de índigo se utilizó. [10] Sin embargo, basándose en los colores de los fragmentos textiles supervivientes y la evidencia de colorantes reales encontrados en sitios arqueológicos, los rojos, azules y amarillos de fuentes vegetales eran de uso común a finales de la Edad del Bronce y la Edad del Hierro. [11]

En el siglo XVIII, Jeremias Friedrich Gülich hizo contribuciones sustanciales al refinamiento del proceso de teñido, [12] haciendo un progreso particular en el establecimiento de estándares en el teñido de lana de oveja y muchos otros textiles. [13] Sus contribuciones al refinamiento del proceso de la muerte y sus teorías sobre el color fueron muy elogiadas por el conocido poeta y artista Johann Wolfgang von Goethe. [12]

Después del mordiente, el proceso esencial de teñido requiere remojar el material que contiene el tinte (el colorante) en agua, agregando el tejido a teñir a la solución resultante (el baño de tinte) y llevar la solución a fuego lento durante un período prolongado, a menudo medido en días o incluso semanas, revolviendo ocasionalmente hasta que el color se haya transferido uniformemente a los textiles. [14]

Algunos colorantes, como el índigo y los líquenes, darán buen color cuando se usan solos. Estos colorantes se denominan tintes directos o tintes sustantivos. La mayoría de los tintes vegetales, sin embargo, también requieren el uso de un mordiente, una sustancia química que se utiliza para "fijar" el color en las fibras textiles. Estos tintes se llaman tintes adjetivos o "tintes mordientes". Al usar diferentes mordientes, los tintoreros a menudo pueden obtener una variedad de colores y matices del mismo tinte, ya que muchos mordientes no solo fijan los compuestos naturales del tinte a la fibra, sino que también pueden modificar el color final del tinte. Las fibras o telas se pueden pretratar con mordiente (pre-mordiente), o el mordiente puede incorporarse en el baño de tintura (meta-mordiente o co-mordiente), o el mordiente puede hacerse después de teñir (post-mordiente).

El alumbre natural (sulfato de aluminio) ha sido el mordiente de sal metálico más común durante milenios (ver Papyrus Graecus Holmiensis, las recetas de mordiente y tinte comienzan en la receta # 84), pero estaño (cloruro estannoso), cobre (sulfato cúprico), hierro (sulfato ferroso). , llamado copperas) y cromo (dicromato de potasio) también se utilizan. Los mordientes de hierro "entristecen" los colores, mientras que los mordientes de alumbre y estaño iluminan los colores. Los mordientes de hierro, cromo y estaño contribuyen al deterioro de la tela, lo que se conoce como "pudrición del tinte". Adicional modificadores puede usarse durante o después de la tinción para proteger la estructura de la fibra, cambiar el pH para lograr diferentes resultados de color o para cualquier número de otros resultados deseados. [15] [16] [17]

En China, Japón, India, Pakistán, Nigeria, Gambia y otras partes de África occidental y el sudeste de Asia, se produjeron telas de algodón y seda estampadas utilizando técnicas de teñido resistente en las que la tela se imprime o estampa con almidón o cera, o se ata en Varias formas de evitar la penetración uniforme del tinte cuando la tela está teñida en piezas. El chino ladao El proceso data del siglo X. Otras técnicas tradicionales incluyen tie-dye, batik, Rōketsuzome, katazome, bandhani y leheria. [18]

Algunos mordientes y algunos colorantes producen olores fuertes, y el proceso de teñido a menudo depende de un buen suministro de agua dulce, áreas de almacenamiento para materiales vegetales voluminosos, cubas que se pueden mantener calientes (a menudo durante días o semanas) junto con el combustible necesario, y espacios aireados para secar los tejidos teñidos. Las antiguas tintorerías a gran escala tendían a estar ubicadas en las afueras de áreas pobladas. [19]

Rojos y rosas Editar

Varias plantas producen tintes rojos (o rojizos), incluidos varios líquenes, henna, alcanet o tintorero (Alkanna tinctoria), asafétida, cochinilla, albura, varias especies de galium y tintorero Rubia tinctorum y Rubia cordifolia. [20] Plantas más locas y afines del género Rubia son nativas de muchas zonas templadas de todo el mundo y ya se utilizaban como fuente de buen tinte rojo en la prehistoria. La locura se ha identificado en el lienzo de la tumba de Tutankamón, [20] y Plinio el Viejo registra que la locura crece cerca de Roma. [21] Madder era un tinte de importancia comercial en Europa, que se cultivaba en los Países Bajos y Francia para teñir las capas rojas de los uniformes militares hasta que el mercado colapsó tras el desarrollo del tinte sintético de alizarina en 1869. Madder también se utilizó para teñir el " rosas de caza "de Gran Bretaña. [21]

El rojo de pavo era un tinte rojo fuerte y muy rápido para el algodón obtenido de la raíz de madder mediante un complicado proceso de varios pasos que involucraba "agallas de zumaque y roble, sangre de ternero, estiércol de oveja, aceite, soda, alumbre y una solución de estaño". [22] El rojo de pavo se desarrolló en la India y se extendió a Turquía. Los trabajadores griegos familiarizados con los métodos de su producción fueron llevados a Francia en 1747, y espías holandeses e ingleses pronto descubrieron el secreto. En 1784 se estaba produciendo una versión desinfectada del rojo de Turquía en Manchester, y en la década de 1820 estaban de moda en Inglaterra los algodones de vestir estampados con rodillos con un fondo rojo de Turquía. [23] [24]

Munjeet o indio loco (Rubia cordifolia) es originaria del Himalaya y otras montañas de Asia y Japón. Munjeet fue un tinte importante para la industria del algodón de Asia y todavía lo utilizan los tintoreros artesanales en Nepal. [25] En Asia tropical, se obtiene un tinte rojo de la madera de albura (Caesalpinia sappan). En Malasia y Laos, se produce un tinte de rojo a púrpura a partir de la raíz de la morera india (Morinda tinctoria).

Puccoon o sanguinaria (Sanguinaria canadensis) es un tinte rojo popular entre los tejedores de cestas nativos americanos del sudeste. [26] Los tejedores de cestas choctaw también usan zumaque para tinte rojo. [27] Los artistas de Coushattas de Texas y Louisiana usaron el roble de agua (Quercus nigra L.) para producir rojo. [28]

Un delicado color rosa en las alfombras Navajo proviene de la fruta de nopal fermentada, Opuntia polyacantha. [29] Los tejedores navajos también usan agua de lluvia y tierra roja para crear tintes de color rosa salmón. [30]

Técnica Editar

En Japón, los tintoreros han dominado la técnica de producir un tinte de rojo brillante a rojo anaranjado (conocido como carthamin) de las flores secas de cártamo (Carthamus tinctorius). Primero se prepara una solución de baño de agua fría, a la que se le agregan las flores recolectadas. Remojar en agua fría libera un pigmento amarillo (colorante) que, después de filtrar, se desecha. Después de presionar y secar nuevamente los pétalos rojos, los pétalos se rehidratan nuevamente, momento en el cual se agrega álcali hecho de ceniza de paja para liberar el colorante rojo. Luego, el lote se amasa con las manos y se cuela. Luego se agrega vinagre a la solución y el colorante se absorbe usando tiras de lino. Las tiras de lino (ahora rojas) se colocan en un recipiente separado y se agrega álcali una vez más para liberar el rojo absorbido por la ropa. La solución obtenida se vierte luego en un recipiente aparte. Un extracto hecho de un tipo de ciruela hace que el colorante se precipite sobre un trozo de seda. El colorante en esta etapa tiene la consistencia de un barro rojo fino. El color utilizado como tinte se puede diluir. [31] 1,5 kilogramos (3,3 libras) de floretes secos producen suficiente pigmento para teñir una pequeña pieza de tela. El color del tinte se fija en la tela con un mordiente. Los tonos más oscuros se logran repitiendo el proceso de teñido varias veces, haciendo que la tela se seque y se vuelva a teñir.

Naranjas Editar

Los tintes que crean rojos y amarillos también pueden producir naranjas. Los tintoreros navajos crean tintes naranjas a partir de enebro de una sola semilla, Juniperus monosperma, Té Navajo, Thelesperma gracile, [32] o corteza de aliso. [33]

Amarillos Editar

Los tintes amarillos son "casi tan numerosos como los rojos", [34] y se pueden extraer del azafrán, la cáscara de la granada, la cúrcuma, el cártamo, las pieles de cebolla y varias plantas con flores de malezas. [34] [35] Evidencia limitada sugiere el uso de soldadura (Reseda luteola), también llamado mignonette o cohete del tintorero [36] antes de la Edad del Hierro, [34] pero fue un tinte importante del antiguo Mediterráneo y Europa y es autóctono de Inglaterra. [37] Dos tintes amarillos brillantes de importancia comercial en Europa del siglo XVIII se derivan de árboles de las Américas: quercitrón de la corteza interior del roble negro oriental (Quercus velutina), nativa del este de América del Norte y fústica de la morera del tintorero (Maclura tinctoria) de las Indias Occidentales y México. [35]

En el tejido de cestas de caña de río entre las tribus de Southeastern Woodlands en las Américas, butternut (Juglans cinerea) y raíz amarilla (Xanthorhiza simplicissima) proporcionan un color amarillo intenso. [26] Los tejedores de cestas de Chitimacha tienen una fórmula compleja para el amarillo que emplea una planta de muelle (lo más probable Rumex crispus) para amarillo. [38] Los artistas navajos crean tintes amarillos a partir de pequeñas hierbas de serpiente, pieles de cebolla marrón y plantas de caucho (Parthenium incanum). RabbitbushChrysothamnus) y los escaramujos producen tintes pálidos de color amarillo-crema. [33]

Verdes Editar

Si las plantas que producen tintes amarillos son comunes, las plantas que producen tintes verdes son raras. Tanto el gofre como el índigo se han utilizado desde la antigüedad en combinación con tintes amarillos para producir tonos de verde. La Inglaterra medieval y moderna era especialmente conocida por sus tintes verdes. Los tintoreros de Lincoln, una gran ciudad de telas en la Alta Edad Media, produjeron la tela verde de Lincoln asociada con Robin Hood teñiendo lana con woad y luego sobreteñiéndola de amarillo con soldadura o tintorera (Genista tinctoria), también conocida como escoba de tintorero. [39] La tela de lana mordada con alumbre y teñida de amarillo con hierba verde de tintorero se teñía en exceso con glas y, más tarde, con índigo, para producir el una vez famoso verde Kendal. [37] Esto, a su vez, pasó de moda en el siglo XVIII a favor del verde sajón más brillante, teñido con índigo y fústico.

Los verdes oliva suaves también se logran cuando los textiles teñidos de amarillo se tratan con un mordiente de hierro. La tela verde opaca común en la cultura Halstatt de la Edad del Hierro muestra rastros de hierro, y posiblemente fue coloreada con tela teñida de amarillo hirviendo en una olla de hierro. [40] Los pueblos indígenas de la meseta del noroeste de América del Norte usaban líquenes para teñir de verde mar las bolsas de cáscara de maíz. [41]

El artista textil navajo Nonabah Gorman Bryan desarrolló un proceso de dos pasos para crear un tinte verde. Primero se tiñe de amarillo el hilo de lana de Churro con artemisa, Artemisia tridentata, y luego se empapa en tinte negro después del baño. [29] Los tintoreros navajos también utilizan pieles de cebolla roja para producir verde. [33]

Blues Editar

Los colorantes azules de todo el mundo se derivaron de plantas que contienen tinte índigo, principalmente las del género Indigofera, que son nativos de los trópicos. La principal especie comercial de índigo en Asia fue el índigo verdadero (Indigofera tinctoria). Se cree que la India es el centro más antiguo de teñido con índigo del Viejo Mundo. Fue un proveedor principal de tinte índigo a Europa desde la era grecorromana. La asociación de la India con el índigo se refleja en la palabra griega para el tinte, que fue indikon (ινδικόν). Los romanos usaron el término indicum, que pasó al dialecto italiano y finalmente al inglés como la palabra índigo.

En Centro y Sudamérica, los tintes azules importantes fueron Añil (Indigofera suffruticosa) y Natal índigo (Indigofera arrecta). [42]

En climas templados, incluida Europa, el índigo se obtenía principalmente de woad (Isatis tinctoria), una planta autóctona de Asiria y el Levante que se ha cultivado en el norte de Europa durante más de 2000 años, aunque a partir del siglo XVIII fue reemplazada en su mayoría por índigo indio superior importado por la Compañía Británica de las Indias Orientales. El woad se llevó a Nueva Inglaterra en el siglo XVII y se usó ampliamente en Estados Unidos hasta que se descubrieron rodales nativos de índigo en Florida y las Carolinas. En Sumatra, el tinte índigo se extrae de algunas especies de Marsdenia. Otras plantas de tinte que llevan índigo incluyen tintorera (Polygonum tinctorum) de Japón y las costas de China, y el arbusto de África occidental Lonchocarpus cyanescens. [43]


Glucosinolatos y supervivencia

Históricamente, la capacidad de saborear el glucosinolato podría haber conferido una ventaja de supervivencia porque los super-catadores son más capaces de detectar el sabor de sustancias tóxicas y venenos, que a menudo son amargos.

Algunos compuestos de glucosinolatos interfieren con la absorción de yodo. Evitar estos vegetales habría sido una ventaja porque el yodo es esencial para la función tiroidea normal. La deficiencia de yodo en una mujer embarazada puede causar retraso mental en su descendencia, con la forma más grave llamada cretinismo.


Fácil bricolaje & # 8211 Cómo teñir telas con tintes vegetales naturales

Durante más de 4000 años, la humanidad ha teñido la ropa con colores naturales y sintéticos.

¿Por qué? Expresar nuestro estado, género, grupo, riqueza, familia, emociones y todo lo demás.

Usamos ropa de colores para expresarnos como individuos, pero el descubrimiento de los tintes sintéticos a mediados del siglo XIX ha hecho que el proceso de teñido sea insostenible y dañino para el medio ambiente.

Finalmente, estamos viendo un resurgimiento de los tintes naturales, y las antiguas técnicas de teñido están volviendo lentamente a ponerse de moda.

Pero, ¿qué pasa con los tintes sintéticos?

Aunque los tintes sintéticos ofrecen colores más duraderos y una amplia gama de opciones, están hechos de compuestos químicos. Estos pueden ser altamente tóxicos y dañinos para el cuerpo humano. Son particularmente dañinos para las personas que trabajan en la producción de ropa y se encuentran con tintes fuertes a diario. Los disruptores endocrinos en los tintes sintéticos alteran las hormonas del cuerpo y causan tumores cancerosos, defectos de nacimiento y otros trastornos del desarrollo.

Los tintes sintéticos también dañan el medio ambiente. Si la fábrica que usa tinte sintético no produce su ropa en un sistema de circuito cerrado (donde se reciclan todos los recursos), entonces el tinte fluye hacia las vías fluviales circundantes. Los productos químicos perturban especies y ecosistemas en los ríos y arroyos, al mismo tiempo que contaminan las fuentes de agua de las aldeas vecinas, causando enfermedades en las comunidades.

¿Qué son los tintes naturales?

Los tintes naturales se pueden hacer a partir de orina de vaca, ácido de insectos y excreción de caracoles de mar ... pero no se preocupe, ¡estos no son con los que generalmente se tiñe la ropa!

Hoy, no te enseñaré a hacer bricolaje con orina de vaca (puedes dejar tu balde).

Las pieles de aguacate, las cebollas moradas, la cúrcuma, la remolacha, los frijoles negros, las flores de hibisco, las cáscaras de nueces y el repollo rojo son solo algunos de los tipos de materia vegetal que se utilizan para teñir telas de forma natural. La belleza de los tintes naturales, pero también la más desafiante, es que cada vegetal aplica un color diferente. Esto significa que las empresas deben trabajar arduamente para crear sistemas que mantengan el color de la tela uniforme para sus colecciones, o comunicar las discrepancias en los colores a sus clientes.

Empresas como Amour Vert y Vegie Threads se dedican a utilizar tintes naturales, y lo hacen con éxito. Comunican a sus clientes que los tintes pueden no durar tanto como los tintes sintéticos y que las prendas deben lavarse con delicadeza. Para la mayoría, este es un pequeño precio a pagar por el alivio de nuestro planeta y su gente.


Experimentos de fotosíntesis para la escuela secundaria

El artículo mencionado a continuación incluye una colección de diez experimentos sobre fotosíntesis para la escuela secundaria.

1. Experimento para demostrar el experimento de media hoja de Moll & # 8217 para mostrar que el CO 2 , la luz, la clorofila y el agua son requisitos necesarios para la fotosíntesis:

Una planta en maceta, potasa cáustica, botella de boca ancha, yodo, corcho partido, agua.

1. Elimine el almidón de una planta en maceta dejándola en completa oscuridad durante dos días.

2. Llene parcialmente una botella de boca ancha con una solución fuerte de potasa cáustica y coloque un corcho partido en su boca.

3. Inserte aproximadamente la mitad de la porción de una hoja de la planta sin almidón en la botella a través del corcho partido (Fig. 36).

4. Ponga todo el aparato a la luz después de aplicar grasa en la parte superior del corcho partido, y pruebe la hoja para ver si está pegada después de aproximadamente 10 horas.

Las porciones de la hoja dentro de la botella y entre el corcho partido muestran una prueba negativa de almidón que indica la ausencia de fotosíntesis, mientras que las porciones fuera del corcho partido muestran una prueba positiva de almidón que indica la presencia del proceso de fotosíntesis en esta región.

La prueba de almidón negativa por la porción de hoja presente dentro de la botella indica que el proceso de fotosíntesis está ausente en esta región. Esta porción de hoja está recibiendo todos los requisitos esenciales, es decir, luz, clorofila y agua, excepto el CO.2 porque esta última es absorbida por la potasa cáustica. Por tanto, se puede concluir que CO2 es necesario para este proceso.

La prueba negativa de almidón, que también se muestra por la parte de la hoja presente entre la división del corcho dividido, se puede explicar que se debe a la falta de CO2 y luz, lo que indica que ambos son requisitos imprescindibles.

La prueba positiva de almidón mostrada por las porciones de la hoja presentes fuera de la botella indica que el proceso de fotosíntesis continúa allí porque todos los requisitos esenciales, es decir, luz, clorofila, agua y CO2 están fácilmente disponibles para esta porción.

Se puede demostrar que la clorofila es también un requisito esencial para la fotosíntesis probando el almidón en una hoja abigarrada. Solo las porciones verdes de la hoja muestran una prueba de almidón positiva.

2. Experimente para demostrar que el oxígeno se desarrolla durante el proceso de fotosíntesis:

Vaso de precipitados, agua, probeta, embudo, planta Hydrilla.

1. Llene el vaso de precipitados con agua y tome una planta acuática, como Hydrilla, en el vaso de precipitados.

2. Cortar las bases de las plantas, atarlas con un hilo y cubrirlas con un embudo invertido de tal forma que los extremos cortados de las plantas queden hacia el cuello del embudo (Fig. 37).

3. Llene un tubo de ensayo con agua e inviértalo en el extremo superior del embudo.

4. Mantenga todo el aparato a la luz del sol y observe durante algún tiempo.

De los extremos cortados de la planta salen algunas burbujas continuamente y se acumulan en la parte superior del tubo de ensayo desplazando el agua. Al probar este gas, se encuentra que es oxígeno.

El gas liberado es oxígeno y se desarrolla debido a la fotólisis del agua bajo el proceso de fotosíntesis. El gas liberado entra en los espacios intercelulares y finalmente evoluciona a través de los estomas.

3. Experimente para comparar la tasa de fotosíntesis en diferentes condiciones con la ayuda del burbujeador Wilmott & # 8217s:

Wilmott & # 8217s burbujeador, agua, Hydrilla, vaselina, papeles de colores rojo, azul y verde, calentador, bicarbonato de sodio, termómetro, etc.

1. Llene un burbujeador Wilmott & # 8217s con agua de estanque.

2. Cortar las bases de las plantas de Hydrilla, atarlas con un hilo e insertarlas en el tubo estrecho del burbujeador de tal manera que sus extremos cortados queden hacia el lado superior como se muestra en la Fig. 38.

3. Agregue una cantidad definida de bicarbonato de sodio en el agua y observe el número de burbujas que salen en un tiempo definido.

4. Aumente una cantidad definida de bicarbonato de sodio con un intervalo definido y observe el aumento o la disminución en el número de burbujas.

5. Vuelva a arreglar el aparato de la misma manera que se discutió anteriormente. Pero en lugar de agregar bicarbonato de sodio, mantenga todo el aparato a la luz del sol y a la sombra con intervalos definidos y observe el número de burbujas en un tiempo definido.

6. Vuelva a arreglar el aparato y ahora cubra el burbujeador con papel rojo y anote el número de burbujas en el tiempo definido. Tome también las lecturas de las burbujas que cubren el burbujeador con papeles de color verde y azul en un tiempo definido. Vuelva a arreglar el aparato nuevamente y ahora, en lugar de agregar cualquier sustancia o cubrir el burbujeador con papeles de colores, manténgalo cerca del calentador eléctrico. Anote las lecturas a diferentes temperaturas.

Organice todas las lecturas de diferentes condiciones en forma de tablas de la siguiente manera:

La Tabla I indica que al agregar bicarbonato de sodio en el agua aumenta el número de burbujas. Esto indica que la fotosíntesis aumenta. Se agrega bicarbonato de sodio para aumentar la cantidad de CO2 en el agua, por lo que se puede concluir que la tasa de fotosíntesis aumenta al aumentar la cantidad de CO2, pero solo hasta que la luz o algún otro factor comience a actuar como factor limitante.

Las observaciones de la Tabla II indican que el número de burbujas es mayor a la luz del sol que a la sombra, por lo que se puede decir que la fotosíntesis es más a la luz del sol que a la sombra.

La Tabla III muestra que la fotosíntesis es más alta en luz roja mientras que la más baja en luz verde.

Con las observaciones de la Tabla IV, se puede concluir que la tasa de fotosíntesis aumenta al aumentar la temperatura. Un aumento excesivo de la temperatura mostrará efectos negativos sobre la fotosíntesis y, en última instancia, la planta morirá a altas temperaturas.

4. Experimente para mostrar el efecto de diferentes longitudes de onda de luz durante el proceso de fotosíntesis:

Una gran pantalla de luz & # 8216Ganong & # 8217s & # 8217 como una caja en la que se puede insertar la hoja, tapa de vidrio cubierta con colores azul, verde y rojo, ramita de planta, soporte, yodo, etc.

1. Coloque una planta en maceta en la oscuridad durante aproximadamente 24 horas. Dejará sus hojas sin almidón.

2. Coloque una hoja sin almidón debajo de la tapa de cristal de la caja y mantenga el aparato a la luz del sol (Fig. 39).

3. Separe la hoja después de unas horas. Se elimina la clorofila.

4. Tiñe la hoja con yodo para comprobar la presencia de almidón.

5. Compare la intensidad del almidón en las tres partes de la hoja.

La parte de la hoja que recibe luz verde muestra tinciones negativas para el almidón.

La parte de la hoja que recibe la luz roja está teñida de forma oscura, mientras que la que recibe la luz azul es la siguiente en el orden.

1. La tinción negativa en la región verde indica que el proceso de fotosíntesis no ha tenido lugar en esta región. Entonces, la longitud de onda verde es ineficaz en la fotosíntesis.

2. La tinción más oscura en la región roja indica que la fotosíntesis máxima ha tenido lugar en esta región. Y esto finalmente ha resultado en la mayor acumulación de almidón en esta región.

3. La segunda región teñida de oscuro es la región azul de la hoja. Esto indica que la fotosíntesis también ha tenido lugar en esta región, pero ocurrió a un ritmo menor que en la región roja.

Entonces, la longitud de onda roja es la más efectiva, la longitud de onda azul es la siguiente en orden y la verde es la menos efectiva.

5. Experimente para determinar la cantidad de clorofila & # 8216a & # 8217, clorofila & # 8216b & # 8217 y clorofila total en un tejido vegetal dado:

Material vegetal verde fresco (por ejemplo, hojas de espinaca), mortero, maja, acetona al 80%, centrifugado.

La cantidad de chl & # 8216a & # 8217, chl & # 8216b & # 8217 y clorofila total se determina mediante el método mencionado a continuación propuesto por Anderson y Boardman (1964):

1. Tome una cantidad conocida de material vegetal verde fresco, tritúrelo y disuélvalo en acetona al 80% con la ayuda de un mortero.

2. Centrifugar las muestras del material pulposo así formado y tomar el sobrenadante.

3. Lleve el volumen final de cada muestra a 5 ml con la ayuda de acetona al 80%.

4. Registre la densidad óptica (O.D.) de cada muestra a dos longitudes de onda, es decir, 663 nm y 645 nm.

Cálculos y resultados:

Las cantidades de clorofila & # 8216a & # 8217, clorofila & # 8216b & # 8217 y clorofila total se calculan de acuerdo con las siguientes fórmulas:

donde OD = densidad óptica

V = Volumen final de sobrenadante en ml

W = Peso fresco de la muestra en gramos.

Las cantidades de clorofila & # 8216a & # 8217, clorofila & # 8216b & # 8217 y clorofila total se expresan en términos de mg / g. de tejido.

6. Experimente para demostrar que el dióxido de carbono ingresa a la hoja a través de los estomas:

Una planta sin almidón que tiene estomas solo en la superficie inferior de las hojas, vaselina, vaso de precipitados, agua, yodo, trapo suave.

1. Corte dos hojas de una planta sin almidón en la que los estomas estén presentes solo en la superficie inferior.

2. Aplique vaselina en la superficie inferior de una hoja y en la superficie superior de la otra hoja.

3. Sumerja los pecíolos de ambas hojas en agua en un vaso de precipitados.

4. Coloque el vaso de precipitados, junto con las hojas, a la luz brillante durante al menos cuatro horas, y luego limpie la mayor cantidad de vaselina posible con un trapo suave. Se debe tener cuidado para que la hoja no se dañe durante la limpieza de la vaselina.

5. Pruebe el almidón por el método del yodo.

Observaciones y resultados:

La hoja, sobre la que se aplicó vaselina en la superficie superior, muestra una prueba positiva de almidón al volverse de color azul. Por lo tanto, el CO2 entró en la hoja a través de los estomas presentes en su superficie inferior y se formó el almidón.

Por otro lado, la hoja, sobre la que se aplicó la vaselina en la superficie inferior, muestra prueba negativa de almidón, es decir, no aparece el color azul. Es porque los estomas estaban presentes solo en la superficie inferior. Fueron bloqueados debido a la aplicación de vaselina. Por lo tanto, CO2 no podría entrar en la hoja y, por lo tanto, no se produce la formación de almidón.

Esto muestra que CO2 entra en la hoja a través de los estomas durante la fotosíntesis.

7. Experimente para demostrar que la fotosíntesis provoca un aumento del peso seco:

Una planta de hojas grandes sin almidón, un barrenador del corcho, un bloque de madera, un horno, una balanza.

1. Con la ayuda de un perforador de corcho afilado, extraiga aproximadamente 10 piezas de la mitad de una hoja sin almidón, aún adherida a la planta (se debe usar un perforador de corcho contra un bloque de madera, y se debe tener cuidado para que las hojas grandes las venas no se lesionan durante el golpe).

2. Poner estos trozos perforados en un horno a 86 ° C y determinar su peso seco.

3. Coloque la planta a la luz del sol durante 8-10 horas y luego tome la misma cantidad de punzones & # 8217 de la otra mitad de la hoja. Determine el peso seco de estos punzones & # 8217 también poniéndolos en el horno a 86 ° C.

Observaciones y resultados:

Hay un aumento en el peso seco del número similar de punzones & # 8217 extraídos de la planta que se mantuvo a la luz del sol durante 8-10 horas. Esto indica que cuando la planta abandonada se mantuvo a la luz del sol, tuvo lugar la fotosíntesis y resultó en un aumento del peso seco de la planta.

8. Experimento para demostrar la reducción de tinte por cloroplasto:

Hojas de espinaca o gramo, medio de molienda, triturador, centrifugadora, probeta, lino, tinte, papel negro, etc.

1. Tome unos 5 g. de hojas de espinaca o de gramo y tritúrelas en unos 20 ml de medio de trituración (NaCl 0,25 M, K 0,1 M2HPO4).

2. Filtre a través de capas muy finas de lino.

3. Centrifugue entre 3000 y 4000 rpm.

4. Ahora tome el pellet y suspenda en 50 ml. del medio de molienda.

5. Vierta aproximadamente 5 ml de la suspensión en dos tubos de ensayo separados.

6. Ahora agregue 2 gotas de tinte de 2,6-diclorofenol indofenol en ambos tubos de ensayo.

7. Cubra uno de los tubos de ensayo con papel negro para que no se ilumine mientras el otro tubo está expuesto a la luz. (Cuando el tubo se expone a la luz, debe colocarse en un baño de agua helada para que los cloroplastos no se dañen).

Observaciones y resultados:

The dye is reduced only in one of the tube which is exposed to light while in the other tube which is covered with a black paper the dye remains blue-coloured.

9. Experiment to demonstrate the starch in chloroplast:

Chloral hydrate, iodine, Spirogyra filaments or Moss leaves, slides.

1. Take a slide and put either a few Moss leaves or Spirogyra filaments on it.

2. Treat the leaves or filaments with chloral hydrate and iodine.

Starch grains are stained blue. Result. Due to the application of the reagent the chlorophylls and starch grains are separated. The starch grains turn blue on addition of iodine, indicating the fact that starch is present in chloroplast.

10. Experiment to demonstrate that light is necessary for the process of photosynthesis:

Ganong’s light screen, a potted plant and iodine.

1. Take a potted plant and make its leaves destrached by keeping it in dark for one or two days.

2. Fix a leaf of this plant in between the Ganong’s screen.

3. In the black paper or black tin foil disc of the screen, cut a pattern of some kind (like P) and fix it on the screen.

4. Keep the whole apparatus in sunlight.

Due to this light screen, some parts of the leaf are covered whereas other remaining parts are exposed to light.

5. Remove the leaf from the screen after a few hours, and test for starch with the help of iodine.

In the region of the letter ‘P’ the leaf shows positive iodine test (Fig. 34).

The observations indicate that the iodine test is positive only in the regions of the leaf which were exposed to sunlight (P) while on the other hand the unexposed regions show negative iodine test for starch. Because the ultimate product of photosynthesis is starch, hence it can be concluded that it is formed only in those regions which remain exposed to sunlight and not in others. So, light is essential for photosynthesis.


Abstracto

The water is an essential resource for life on the planet and for human development. The textile industry is one of the anthropogenic activities that most consume water and pollute water bodies. Therefore, the present work aims to undertake a review on the main effects of the release of industrial dyes and the essential bioremediation mechanisms. The textile dyes significantly compromise the aesthetic quality of water bodies, increase biochemical and chemical oxygen demand (BOD and COD), impair photosynthesis, inhibit plant growth, enter the food chain, provide recalcitrance and bioaccumulation, and may promote toxicity, mutagenicity and carcinogenicity. In spite of this, the bioremediation of textile dyes, that is, the transformation or mineralization of these contaminants by the enzymatic action of plant, bacteria, extremophiles and fungi biomasses is fully possible. Another option is the adsorption. Despite some disadvantages, the bioremediation is essentially positive and can be progressively enhanced by modern biotechnological techniques that are related to the generation of more degrading and more resistant engineered organisms. This is a sustainable solution that provides a fundamental and innovative contribution to conventional physicochemical treatments. The resources of environmental biotechnology can, therefore, be used as tangible technological solutions for the treatment of textile dye effluents and are related to the ethical imperative of ensuring the minimum necessary for a quality life for the humankind.


Facts About Water

Yes, of course the most obvious fact about water is that it is wet, at least in the liquid state. But, there are many more facts about water that make it a most fascinating substance, one that all life on and in the Earth depends on.

Water numbers

Some of water's physical properties:

  • Weight: 62.416 pounds/cubic foot at 32°F 1,000 kilograms/cubic meter
  • Weight: 61.998 pounds/cubic foot at 100°F 993 kilograms/cubic meter
  • Weight: 8.33 pounds/gallon 1 kilogram/liter
  • Density: 1 gram/cubic centimeter (cc) at 39.2°F, 0.95865 gram/cc at 212°F

Some water volume comparisons:

  • 1 gallon = 4 quarts = 8 pints = 128 fluid ounces = 3.7854 liters
  • 1 liter = 0.2642 gallons = 1.0568 quart
  • 1 million gallons = 3.069 acre-feet = 133,685.64 cubic feet

Water facts

Water is called the "solvente universal" because it dissolves more substances than any other liquid. This means that wherever water goes, either through the ground or through our bodies, it takes along valuable chemicals, minerals, and nutrients.

Pure water has a neutral pH of 7, which is neither acidic (less than 7) nor basic (greater than 7).

The water molecule is highly cohesivo — it is very sticky, meaning water molecules stick to each other. Water is the most cohesive among the non-metallic liquids.

Pure water, which you won't ever find in the natural environment, does not conduct electricity. Water becomes a conductor once it starts dissolving substances around it.

Water has a high heat index—it absorbs a lot of heat before it begins to get hot. This is why water is valuable to industries and in your car's radiator as a coolant. The high heat index of water also helps regulate the rate at which air changes temperature, which is why the temperature change between seasons is gradual rather than sudden, especially near the oceans.

Water has a very high tensión superficial. In other words, water is sticky and elastic, and tends to clump together in drops rather than spread out in a thin film, like rubbing alcohol. Surface tension is responsible for capillary action, which allows water (and its dissolved substances) to move through the roots of plants and through the tiny blood vessels in our bodies.

Air pressure affects the boiling point of water, which is why it takes longer to boil an egg at Denver, Colorado than at the beach. The higher the altitude, the lower the air pressure, the lower the boiling point of water, and thus, the longer time to hard-boil an egg. At sea level water boils at 212°F (100°C), while at 5,000 feet, water boils at 202.9°F (94.9 °C).


Glucosinolates and survival

Historically, the ability to taste glucosinolate could have conferred a survival advantage because super-tasters are better able to detect the taste of toxic substances and poisons, which are often bitter.

Some glucosinolate compounds interfere with iodine absorption. Avoiding these vegetables would have been an advantage because iodine is essential for normal thyroid function. Iodine deficiency in a pregnant woman can cause mental retardation in her offspring, with the most severe form called cretinism.


Use mature well-colored carrots. Simmer them with variously mordanted wools to give greenish yellow with alum and pale green with chrome and ammonia. The colors have good light fastness.

  • "Synthetic Dyes" Rajbir Singh 2002
  • Jacobsen Oriental Rugs: Rug Dyes
  • Quilt History: The Earliest Dyes
  • "A Weaver's Garden" Rita Buchanan 1999
  • Mother Earth News: For Natural Hair Color, Color Your Hair with Natural Dyes

Carolyn Csanyi began writing in 1973, specializing in topics related to plants, insects and southwestern ecology. Her work has appeared in the "American Midland Naturalist" and Greenwood Press. Csanyi holds a Doctor of Philosophy in biology from the University of Wisconsin at Madison.


Ver el vídeo: Que ocure cuando hierve el Agua-Ciencias 2 (Agosto 2022).