Información

¿El ébola no es contagioso hasta que aparecen los síntomas? ¿Por qué?

¿El ébola no es contagioso hasta que aparecen los síntomas? ¿Por qué?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Últimamente se ha hablado mucho sobre el hombre que recientemente contrajo el ébola en Dallas, Texas. Mientras vivo en otro lugar, sigo escuchando citas de los CDC y funcionarios estatales de que el ébola no es contagioso hasta que una persona muestre síntomas. Esto se usa generalmente en el contexto de "No se preocupe demasiado, tenemos la situación bajo control". ¿Es esto cierto en todos los casos? ¿Por qué?


Primero, confirmación de la Organización Mundial de la Salud:

El período de incubación, es decir, el intervalo de tiempo desde la infección por el virus hasta la aparición de los síntomas, es de 2 a 21 días. Los seres humanos no son infecciosos hasta que desarrollan síntomas.

Pero

Las personas siguen siendo infecciosas siempre que la sangre y los fluidos corporales, incluidos el semen y la leche materna, contengan el virus. Los hombres que se han recuperado de la enfermedad aún pueden transmitir el virus a través de su semen hasta 7 semanas después de recuperarse de la enfermedad.

También afirman que las personas fallecidas aún pueden transmitir el virus a través de los fluidos corporales.

En cuanto a por qué los pacientes se vuelven infecciosos solo cuando se manifiestan los síntomas, hay varias ideas relacionadas. Por ejemplo, del CDC:

El virus del Ébola ingresa al paciente a través de las membranas mucosas, se rompe en la piel o por vía parenteral e infecta muchos tipos de células, incluidos monocitos, macrófagos, células dendríticas, células endoteliales, fibroblastos, hepatocitos, células corticales suprarrenales y células epiteliales. El período de incubación puede estar relacionado con la vía de infección (es decir, 6 días para la inyección versus 10 días para el contacto). El virus del Ébola migra desde el sitio de infección inicial a los ganglios linfáticos regionales y, posteriormente, al hígado, el bazo y la glándula suprarrenal.

Según el Dr. Ray Schilling:

La enfermedad por el virus del Ébola tiene un tiempo de incubación de 8 a 10 días en los que la persona puede quejarse de algo de cansancio, pero aún no está enferma. Este es el momento en que se multiplica el virus del Ébola. Paraliza el sistema inmunológico y se distribuye a través del sistema de órganos.

A partir de ahí, los síntomas y efectos del Ébola son rápidos, según el artículo "Patogenia del virus del Ébola: Implicaciones para vacunas y terapias" (Sullivan et al. 2003):

El virus del Ébola se replica a un ritmo inusualmente alto que sobrepasa el aparato de síntesis de proteínas de las células infectadas y las defensas inmunitarias del huésped.


Todas las enfermedades infecciosas funcionan de esta manera: si tuviste contacto con partículas x (virus, bacterias, etc.), entonces tienes un y% de posibilidades de infectarte (depende de tu sistema inmunológico, suerte, etc.), por lo que tiene una distribución . Esto se llama virulencia y se puede medir con valores de ID50 (dosis infecciosa en el 50% de los sujetos) y LD50 (dosis letal en el 50% de los sujetos). Según estudios en animales, la DL50 es muy baja por el ébola, por lo que es muy virulenta, pero depende en gran medida del modo de transmisión. Entonces, esta virulencia se compensa con una baja transmisibilidad: las personas infectadas con ébola, pero que no muestran síntomas, liberan una cantidad demasiado pequeña (o nada) del virus para infectar a otros. Por la fiebre hemorrágica sangra por todos los agujeros de su cuerpo, y esa sangre contiene muchos virus, ahí es cuando puede infectar a otros. Entonces esto no es un"No se preocupe demasiado, tenemos la situación bajo control".caso, funciona de esta manera actualmente. Esto probablemente puede cambiar debido a mutaciones.

Los síntomas generalmente comienzan con una etapa repentina similar a la influenza caracterizada por sensación de cansancio, fiebre, dolor en los músculos y articulaciones, dolor de cabeza y dolor de garganta.1 [12] [13] La fiebre suele ser superior a 38,3 ° C (100,9 ° F ). [14]

Esto suele ir seguido de vómitos, diarrea y dolor abdominal. [13] A continuación, es posible que se presente dificultad para respirar y dolor en el pecho, junto con hinchazón, dolores de cabeza y confusión. [13] En aproximadamente la mitad de los casos, la piel puede desarrollar una erupción maculopapular (un área roja plana cubierta de pequeñas protuberancias). [14]

En algunos casos, pueden ocurrir hemorragias internas y externas.1 Esto generalmente comienza de cinco a siete días después de los primeros síntomas. [15] Todas las personas muestran algo de coagulación sanguínea disminuida. [14] Se informa sangrado de las membranas mucosas o de los sitios de punción con agujas en 40 a 50% de los casos. [16] Esto puede resultar en vómitos de sangre, tos con sangre o sangre en las heces. [17] El sangrado en la piel puede crear petequias, púrpura, equimosis o hematomas (especialmente alrededor de los sitios de inyección de la aguja). [18] También puede haber sangrado en el blanco de los ojos. El sangrado abundante es poco común y, si ocurre, suele ser dentro del tracto gastrointestinal. [14] [19]

La recuperación puede comenzar entre 7 y 14 días después del inicio de los síntomas. [13] La muerte, si ocurre, es típicamente de 6 a 16 días desde el inicio de los síntomas y a menudo se debe a la presión arterial baja debido a la pérdida de líquidos.2 En general, el desarrollo de sangrado a menudo indica un peor resultado y esta pérdida de sangre puede resultar en la muerte. . [12] Las personas a menudo están en coma cerca del final de la vida. [13] Aquellos que sobreviven a menudo tienen dolor muscular y articular continuo, inflamación del hígado y disminución de la audición, entre otras dificultades. [13]

El tiempo entre la exposición al virus y el desarrollo de los síntomas de la enfermedad suele ser de 2 a 21 días.1 [10] Las estimaciones basadas en modelos matemáticos predicen que alrededor del 5% de los casos pueden tardar más de 21 días en desarrollarse. [11]

  • wikipedia - Enfermedad por el virus del Ébola

La LD50 del virus EBO-Z adaptado al ratón inoculado en la cavidad peritoneal fue ~ 1 virión. Los ratones fueron resistentes a grandes dosis del mismo virus inoculado por vía subcutánea, intradérmica o intramuscular. Los ratones inyectados periféricamente con virus EBO-Z adaptado o intraperitonealmente con el virus EBO-Z no adaptado resistieron el desafío posterior con el virus adaptado al ratón.

  • 1998 - Un modelo de ratón para la evaluación de la profilaxis y la terapia de la fiebre hemorrágica del Ébola

Aunque los brotes del virus del Ébola se han limitado en gran medida a las regiones endémicas, su alta tasa de mortalidad, su capacidad de transmisión de persona a persona y su baja dosis letal infecciosa hacen que el virus del Ébola sea una amenaza peligrosa para la salud pública y un gran riesgo para los investigadores que trabajan con estos virus, así como el personal sanitario que trata a los pacientes durante los brotes. Además, su potencial para convertirse en armas biológicas en aerosol también causa gran preocupación por su uso como agente de bioterrorismo (Bray, 2003).

  • 2008 - Protección contra el desafío letal por partículas similares al virus del Ébola producidas en células de insectos

Alguna historia interesante sobre el tema (otros no tuvieron tanta suerte):

En 2004, un virólogo de USAMRIID estaba trabajando en un laboratorio BSL-4 con ratones que habían sido infectados 2 días antes con una variante adaptada al ratón de la especie Zaire del virus del Ébola (ZEBOV) (2). La virulencia y la dosis infecciosa de esta variante de ZEBOV se desconocen en humanos; El virus de tipo salvaje tiene una tasa de letalidad de hasta el 90% (3).

La persona había estado siguiendo el procedimiento estándar, sosteniendo a los ratones mientras les inyectaba intraperitonealmente una preparación de inmunoglobulina. Mientras la persona inyectaba al quinto ratón con una jeringa hipodérmica que se había utilizado en ratones anteriores, el animal pateó la jeringa, lo que provocó que la aguja perforara los guantes de la mano izquierda de la persona, lo que provocó una pequeña laceración. El virólogo apretó inmediatamente el sitio para forzar la extravasación de sangre. Después de la descontaminación del traje azul en la ducha química, el sitio lesionado se regó con 1 litro de agua esterilizada y luego se lavó con povidona yodada durante 10 minutos.

En términos de riesgo de exposición, se supuso que la aguja estaba contaminada con sangre cargada de virus, aunque se sospechaba que había niveles bajos de virus en la aguja. Los animales aún no habían manifestado signos de infección, y es posible que mucha contaminación se haya eliminado mecánicamente cuando la aguja atravesó los guantes. La descontaminación local del sitio también redujo el potencial de infección.

El personal médico, científico y ejecutivo de USAMRIID concluyó que la persona con exposición potencial ameritaba una cuarentena en el MCS. Se utilizaron precauciones de contacto y de transmisión aérea (bata, guantes, máscara N95, protección para los ojos), con un plan para actualizar a las precauciones BSL-4 para detectar signos o síntomas de enfermedad. Estas precauciones adicionales se tomaron mientras el paciente estaba asintomático por varias razones: 1) no se conocía el momento de las manifestaciones clínicas iniciales con respecto al potencial de diseminación del virus para este aislado específico en la infección humana; 2) había interés en garantizar que todos los procedimientos de control de infecciones se siguieran adecuadamente antes de la aparición de la enfermedad clínica; y 3) hubo interés en reducir cualquier posible factor de confusión, como que un cuidador transmita una infección respiratoria febril al paciente, lo que podría dar lugar a procedimientos innecesarios o aislamiento adicional. La persona fue monitoreada para detectar signos vitales de rutina; Se realizaron estudios de laboratorio diarios (estudios de coagulación, hemogramas, química, aislamiento viral, dímero D) y evaluaciones médicas periódicas.

Durante los siguientes días, se mantuvieron conversaciones con varios expertos en filovirus reconocidos internacionalmente sobre posibles tratamientos u opciones de profilaxis posterior a la exposición. También se notificó a los funcionarios de salud pública locales y estatales. La opinión de consenso fue que no había una fuente segura y fácilmente disponible de plasma inmune y existía poca evidencia para apoyar su uso. Se establecieron protocolos de emergencia para nuevos fármacos en investigación (IND) para el tratamiento con proteína nematodo recombinante (rNAPc2) y oligómeros antisentido, con la intención de considerar la implementación solo si el paciente mostraba evidencia de infección.

Finalmente, ninguno de los 5 ratones había confirmado viremia en el momento del incidente. El paciente no enfermó ni seroconvirtió y fue dado de alta a los 21 días.

  • 2008 - Manejo de la exposición potencial de laboratorio al virus del Ébola mediante el uso de una unidad de atención de biocontención del paciente

Por qué las personas sin síntomas no le van a contagiar el ébola

Stephen Goldstein no trabaja, consulta, posee acciones ni recibe fondos de ninguna compañía u organización que se beneficie de este artículo, y no ha revelado afiliaciones relevantes más allá de su nombramiento académico.

Socios

The Conversation UK recibe financiación de estas organizaciones

El miedo al ébola ha puesto a muchos en alerta máxima y existe una ansiedad cada vez mayor sobre la posibilidad de que personas con una exposición mínima y sin síntomas introduzcan el virus en las comunidades, como Craig Spencer, el médico que contrajo el ébola mientras trabajaba en Guinea y que luego fue a jugar a los bolos. y viajó en metro en Nueva York antes de presentar síntomas.

El miedo ha mantenido a las personas alejadas de la escuela y el trabajo, a pesar de las garantías de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros Estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de que alguien con ébola se vuelve contagioso solo una vez que presenta síntomas.

A la luz de esto, vale la pena explicar los datos detrás de estas garantías, que ni la OMS ni los CDC han hecho, para dejar en claro por qué estamos tan seguros de que las personas sin síntomas no pueden contagiar el ébola.


Ébola

Animales infectados
Cuando la infección ocurre en humanos, el virus
se puede propagar de varias formas
• Contacto directo a través de piel agrietada o mucosas.
membranas (por ejemplo, ojos, nariz o boca).
• Los síntomas pueden aparecer de 2 a 21 días después
exposición al ébola, pero el promedio es de 8 a 10 días
• & quot; Seguimiento de contactos & quot encuentra nuevos casos rápidamente para que
se puede aislar para detener una mayor propagación
• Una vez que alguien se recupera del ébola, no
más tiempo puede propagar el virus.
EXCEPTO
EVD tiene
se ha encontrado en el semen hasta 3 meses. Gente
que se recuperen del Ébola se les aconseja abstenerse
de tener relaciones sexuales o usar condones durante 3 meses

Alto riesgo de exposición
• Percutáneo o mucoso
exposición de la membrana o
contacto directo de la piel con
fluidos corporales de una persona con
confirmado o sospechado
EVD sin EPI o
• Procesamiento de laboratorio de corporales
fluidos de sospecha o
EVE confirmada sin
EPI / bioseguridad estándar
precaución

Recoger 4 ml de sangre en un tubo de plástico y contactar
CDC y amp DCHHS para determinar el
categoría para envío al Ébola más cercano
laboratorio de pruebas (uno ahora en Dallas)

10/29/2014
5
Pruebas
• Pacientes con alto o bajo riesgo que
desarrollar fiebre & gt 101.5 F (38.6 C) con o
sin ningún síntoma compatible debe ser
probado
• Incluir pruebas para el diagnóstico de la malaria (la mayoría
causa común de enfermedad febril de los afectados
países)
• Recoja 4 ml de sangre en un tubo de plástico y póngase en contacto
CDC y amp DCHHS para determinar el
categoría para envío al Ébola más cercano
laboratorio de pruebas (uno ahora en Dallas)
Prevención
• No existe una vacuna o medicamento aprobado por la FDA (antiviral
droga) disponible para el Ébola
• Los NIH están realizando ensayos clínicos para una vacuna contra el ébola.
• Aislamiento estricto con PPE
• Habitaciones para pacientes individuales con baño privado
• Evite los procedimientos que generen aerosoles
• Implementar el control de infecciones ambientales
• Limitar la cantidad de personal que interactúa directamente con el paciente con EVE
• Notifique al laboratorio que la fuente de la muestra es un paciente con EVE y
Llévelos a mano al laboratorio; utilice únicamente tubos de plástico de laboratorio.
• Autocontrol si se sospecha de exposición
(Controle la temperatura
dos veces al día durante 21 días desde
último
exposición)
• Busque una evaluación médica al primer signo de enfermedad


Fiebre hemorrágica del Ébola (enfermedad por el virus del Ébola)

A medida que la enfermedad empeora en gravedad, los síntomas pueden incluir sangrado en varios sitios dentro o fuera del cuerpo.

Las últimas noticias sobre la enfermedad por el virus del Ébola

Más artículos sobre la enfermedad por el virus del Ébola

¿Qué es la fiebre hemorrágica del Ébola?

La fiebre hemorrágica del Ébola es una enfermedad viral causada por el virus del Ébola (miembro de la Filoviridae familia o filovirus) que produce síntomas inespecíficos (consulte la sección de síntomas de este artículo) al comienzo de la enfermedad y, a menudo, causa hemorragia (sangrado) interna y externa a medida que avanza la enfermedad. La fiebre hemorrágica del Ébola es una de las infecciones virales más potencialmente mortales, la tasa de mortalidad (tasa de muerte) puede ser muy alta durante los brotes (los informes de brotes varían entre el 25% y el 100% de las personas infectadas, según la cepa del Ébola). Debido a que la mayoría de los brotes ocurren en áreas donde los servicios de salud pública de apoyo de cuidados intensivos de alto nivel no están disponibles, las tasas de supervivencia son difíciles de traducir en posibles brotes en áreas afectadas por el ébola con más recursos.

Cuál es el historia de la fiebre hemorrágica del Ébola?

La fiebre hemorrágica del Ébola apareció por primera vez en Zaire (en la actualidad, la República Democrática del Congo o la República Democrática del Congo o Congo) en 1976. El brote original se produjo en una aldea llamada Yambuku, cerca del río Ébola, que da nombre a la enfermedad. Durante ese tiempo, los investigadores identificaron el virus en la transmisión por contacto de persona a persona. De los 318 pacientes diagnosticados con ébola, el 88% murió. El segundo brote ocurrió en Nzara, Sudán del Sur, en 1976, con 151 muertes.

Desde entonces, ha habido múltiples brotes del virus del Ébola y los investigadores han identificado cinco cepas, cuatro de las cuales son responsables de las altas tasas de mortalidad. Las cuatro cepas de Ébola se denominan de la siguiente manera: Zaire, Sudán, Tai Forest y virus Bundibugyo, siendo el virus Zaire la más letal. Los investigadores han encontrado una quinta cepa denominada Reston en Filipinas. La cepa infecta a primates, cerdos y humanos y causa pocos o ningún síntoma y ninguna muerte en humanos. La mayoría de los brotes de las cepas más letales de Ébola se han producido en África occidental subsahariana y principalmente en ciudades pequeñas o medianas. Los profesionales de la salud creen que los murciélagos, monos y otros animales mantienen el ciclo de vida de los virus no humanos en la naturaleza. Los humanos pueden infectarse al manipular y / o comer animales infectados.

Una vez que se reconoce un brote de ébola, los funcionarios africanos aíslan el área hasta que cesa el brote. Sin embargo, en el brote que comenzó en África Occidental en marzo de 2014, algunas de las personas infectadas llegaron a los centros de las ciudades más grandes antes de que se reconociera el brote, lo que provocó una mayor propagación. El virus del Ébola infectante detectado durante este brote fue la cepa Zaire, la cepa más patógena del Ébola. Las agencias de salud están calificando este brote como una "epidemia sin precedentes". Esta epidemia se extendió rápidamente en los países de África Occidental de Guinea y Sierra Leona. Además, los países de Liberia, Nigeria, Senegal, Uganda y Malí informaron de infecciones confirmadas por Ébola. Además, aparecieron algunas infecciones o brotes de infección por el virus del Ébola en los Estados Unidos, España y el Reino Unido (ver, por ejemplo, el caso de Pauline Cafferkey, una enfermera que se infectó) la mayoría de las personas con Ébola en estos países eran infecciones importadas de África Occidental o eran infecciones de reciente propagación por tratar a pacientes que originalmente se infectaron en África. Otro brote ocurrió en la República Democrática del Congo en mayo de 2018 en Bikoro, una pequeña ciudad a 80 millas de Mbandaka, con 46 infecciones reportadas y 26 muertes. Desafortunadamente, la gran ciudad de Mbandaka, con más de 1 millón de personas, ha registrado al menos tres personas con ébola. La República Democrática del Congo espera aislar o detener la propagación del Ébola en las dos áreas mediante la vacunación de cualquier persona que haya tenido algún contacto físico con una persona infectada con una nueva vacuna de virus quimérico que en 2015 mostró buenos resultados en pacientes infectados por el Ébola.

Los funcionarios de salud ahora informan más de 1,000 muertes debido al ébola en áreas como Butembo en el Congo (RDC) y países vecinos en un brote en curso durante los últimos 9 meses. Este brote es difícil de controlar porque está ocurriendo en una zona de guerra donde la cooperación entre países para controlar el brote no está coordinada e incluso se considera indeseada.

DIAPOSITIVAS

¿El virus del Ébola es contagioso?

Los virus del Ébola son altamente contagiosos una vez que se desarrollan los primeros síntomas, como fiebre. El paciente infectado esparce virus infecciosos en todas las secreciones corporales (fluidos corporales). El contacto directo con cualquiera de estas secreciones puede causar la transmisión del virus a personas no infectadas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sugieren que la infección por el ébola que se transmite por el aire es teóricamente posible, pero poco probable. Aunque el ébola es contagioso, la higiene cuidadosa y las técnicas de barrera pueden hacer que la infección tenga un riesgo bajo de contagio. Algunos expertos consideran que el sarampión es la enfermedad que se propaga más rápidamente.

Qué causas ¿Fiebre hemorrágica del Ébola?

La causa de la fiebre hemorrágica del Ébola es la infección por el virus del Ébola que produce anomalías en la coagulación, que incluyen hemorragia gastrointestinal, desarrollo de una erupción, liberación de citocinas, daño al hígado y viremia masiva (gran cantidad de virus en la sangre) que conduce a daños vasculares. células que forman vasos sanguíneos. A medida que continúa la viremia masiva, los factores de coagulación se ven comprometidos y las células endoteliales microvasculares se dañan o destruyen, lo que resulta en una hemorragia difusa interna y externa (hemorragia de las superficies mucosas como las fosas nasales y / o la boca y las encías e incluso de los ojos [denominado conjuntival sangrado]). Este sangrado incontrolado conduce a la pérdida de sangre y líquidos y puede causar un shock hipotensivo que causa la muerte en muchos pacientes infectados con el Ébola.

Últimas noticias sobre enfermedades infecciosas

Noticias de salud diarias

Tendencias en MedicineNet

¿Cuáles son los factores de riesgo de la fiebre hemorrágica del Ébola?

Los factores de riesgo de la fiebre hemorrágica del Ébola son viajar a áreas donde se ha informado de infecciones por Ébola (consulte las advertencias de viaje actuales de los CDC para países africanos). Además, la asociación con animales (principalmente primates en el área con infecciones de Ébola reportadas) es potencialmente un factor de riesgo para la salud según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Otra fuente potencial del virus es comer o manipular "carne de arbusto". La carne de arbusto es la carne de animales salvajes, incluidos animales con pezuñas, primates, murciélagos y roedores. Se carece de pruebas de la transmisión aérea de este virus. Durante los brotes de fiebre hemorrágica del Ébola, los trabajadores de la salud y los familiares y amigos asociados con una persona infectada (transferencia de persona a persona) tienen el mayor riesgo de contraer la enfermedad. Los investigadores que estudian los virus de la fiebre hemorrágica del Ébola también corren el riesgo de desarrollar la enfermedad si ocurre un accidente de laboratorio. El cuidado de pacientes infectados que están al borde de la muerte o la eliminación de cuerpos de personas que han muerto recientemente por la infección del Ébola es un factor de riesgo muy alto porque en estas situaciones, el virus del Ébola está muy concentrado en la sangre o las secreciones corporales. Los cuidadores deben usar equipo de protección personal adecuado y completo (consulte el sitio de los CDC en http://www.cdc.gov/vhf/ebola/healthcare-us/hospitals/infection-control.html para obtener más detalles).

IMAGENES

¿Cuáles son los signos y síntomas de la enfermedad por el virus del Ébola?

Desafortunadamente, los primeros síntomas de la enfermedad por el virus del Ébola son inespecíficos e incluyen

    , (grave)
  • malestar estomacal o dolor en el abdomen, y
  • Molestias articulares y musculares.

A medida que avanza la enfermedad, los pacientes pueden desarrollar otros síntomas y signos como

  • una erupción o manchas rojas en la piel,,, y / o tos con sangre,,
  • confusión mental,
  • sangrado tanto dentro como fuera del cuerpo (por ejemplo, superficies mucosas, ojos) y respiración.

Suscríbase al boletín de salud general de MedicineNet

Al hacer clic en Enviar, acepto los Términos y condiciones y la Política de privacidad de MedicineNet y entiendo que puedo optar por no participar en las suscripciones de MedicineNet en cualquier momento.

¿Qué tipos de profesionales de la salud tratan la fiebre hemorrágica del Ébola?

Debido a que las infecciones por Ébola se pueden propagar rápidamente a otras personas y porque los pacientes pueden infectar fácilmente a los trabajadores de la salud, los CDC y otras agencias recomiendan que solo personal altamente capacitado trate a los pacientes con Ébola. Este tratamiento implica técnicas de barrera de alto nivel para proteger a todos los profesionales de la salud (trabajadores de atención hospitalaria, enfermeras, médicos, técnicos de laboratorio, conserjes y personal de control de enfermedades infecciosas del hospital). Desafortunadamente, estas personas y recursos capacitados a menudo no están disponibles en las áreas de alto riesgo del ébola. Idealmente, las personas diagnosticadas con ébola en los EE. UU. Deben recibir tratamiento en centros de tratamiento específicos designados y el tratamiento debe ser monitoreado por los CDC. Los tipos de especialistas que pueden tratar a los pacientes infectados con el virus del Ébola son los especialistas en medicina de emergencia, los especialistas en enfermedades infecciosas, los médicos y enfermeras de cuidados intensivos, los neumólogos, los hematólogos, los hospitalistas y el personal de control de infecciones de los hospitales.

¿Cuál es el período de contagio del virus del Ébola?

Para aquellos pacientes que sobreviven a la infección, pueden permanecer contagiosos durante aproximadamente 21 a 42 días después de que los síntomas desaparezcan. Sin embargo, los profesionales de la salud pueden eliminar los virus del semen, la leche materna, la columna vertebral y los fluidos oculares. No está claro, según los CDC, si estos fluidos pueden transmitir virus, aunque los CDC sugieren que el ébola se puede transmitir por el semen y sugiere que los hombres sobrevivientes de la enfermedad se abstengan de tener relaciones sexuales o usen un condón para toda actividad sexual.


Persistencia del virus

El virus puede permanecer en áreas del cuerpo que son sitios inmunológicamente privilegiados después de una infección aguda. Estos son sitios donde los virus y patógenos, como el virus del Ébola, están protegidos del sistema inmunológico del sobreviviente, incluso después de haber sido eliminados en otras partes del cuerpo. Estas áreas incluyen los testículos, el interior de los ojos, la placenta y el sistema nervioso central, en particular el líquido cefalorraquídeo. Si el virus está presente en estas partes del cuerpo y por cuánto tiempo varía según el sobreviviente. Los científicos ahora están estudiando cuánto tiempo permanece el virus en estos fluidos corporales entre los supervivientes del ébola.

Durante un brote de ébola, el virus puede propagarse rápidamente dentro de los entornos de atención médica (como clínicas u hospitales). Los médicos y otro personal sanitario que brinden cuidados deben utilizar equipos médicos específicos, preferiblemente desechables. La limpieza y eliminación adecuadas de instrumentos como agujas y jeringas son importantes. Si los instrumentos no son desechables, deben esterilizarse antes de volver a usarlos.

El virus del Ébola puede sobrevivir en superficies secas, como picaportes y encimeras, durante varias horas en los fluidos corporales como la sangre; el virus puede sobrevivir hasta varios días a temperatura ambiente. La limpieza y desinfección deben realizarse con un desinfectante de grado hospitalario.


Ébola: ¿Qué es y de qué debe preocuparse?

El ébola ha aparecido mucho en los titulares últimamente, principalmente porque el brote actual es el más grande que hayamos visto. También ha habido personas transportadas a los Estados Unidos que estaban infectadas, lo que genera preocupaciones sobre un brote de ébola en el país. Sin embargo, aunque el ébola es una enfermedad aterradora, es poco probable que se propague en los EE. UU. Aquí exploraremos qué es el ébola, qué lo hace tan aterrador y por qué no habrá un brote en los EE. UU.

El virus del Ébola (cepa del virus Reston). (Crédito de la imagen: Cynthia Goldsmith / Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

El ébola (también llamado fiebre hemorrágica) es una enfermedad causada por un virus. (Pertenece específicamente a la familia de virus ARN Filoviridae, que son virus filamentosos, del género Ebolavirus.) Fue descubierto por primera vez en 1976 en la República Democrática del Congo, cerca del río Ébola, del que lleva su nombre. Desde entonces, los investigadores han identificado cinco subespecies del virus del Ébola, cuatro de las cuales causan la enfermedad del Ébola en humanos (la quinta la causa en primates no humanos). Un brote generalmente ocurre cuando las personas entran en contacto con animales salvajes infectados (típicamente murciélagos frugívoros [un reservorio muy sospechoso], roedores, cerdos o primates) y luego el virus se transmite de persona a persona.

Cuando una persona se infecta por el virus del Ébola, pueden pasar de 2 a 21 días antes de que muestre los síntomas (aunque normalmente son de 8 a 10 días). Los síntomas incluyen fiebre (por encima de 101,5 ° F), escalofríos, dolores musculares y dolor de cabeza al principio. Al quinto día, puede aparecer una erupción en la piel. Los síntomas pueden progresar a náuseas, vómitos, diarrea y dolor en el pecho y el abdomen, y luego a ictericia (piel amarilla), confusión, sangrado (hemorragia), pérdida de peso severa e insuficiencia orgánica. El ébola generalmente mata del 50% al 90% de las personas infectadas (aunque la epidemia actual tiene una tasa de mortalidad de entre el 55% y el 60%).

¿Qué hace que el virus del Ébola sea tan eficaz para matar a una persona una vez que está infectada? Tiene que ver con los tipos de células que persigue el virus. Sus principales objetivos son las células del sistema inmunológico. El virus puede evadir el sistema inmunológico bloqueando la forma en que esas células normalmente se envían señales entre sí. Al mismo tiempo, el virus también se engancha en las células del sistema inmunológico para que lo lleven a través del cuerpo a diferentes órganos. El daño que el virus inflige al cuerpo provoca fiebre e inflamación, ya que el sistema inmunológico ataca al propio cuerpo. Además, el virus infecta las células que recubren el interior de los vasos sanguíneos, lo que hace que esas células no puedan adherirse bien entre sí y provocan trastornos hemorrágicos (es decir, hemorragia).

El actual brote de ébola, que se informó por primera vez a fines de marzo de este año, es inusual y preocupante porque es más grande que cualquier otro brote de ébola registrado. Al 27 de julio de 2014, ha habido 729 muertes y un total de 1.323 casos. Anteriormente, siempre había menos de 1000 personas infectadas por el ébola cada año. Lo que también es diferente sobre el brote actual es su ubicación: los brotes anteriores se han producido en África central (cerca de las selvas tropicales), mientras que este año & # 8217s está en África occidental. Específicamente, el brote actual está en Guinea, Sierra Leona y Liberia, con algunos casos sospechosos en Nigeria.

El brote actual de ébola está en Guinea, Liberia y Sierra Leona. (Crédito de la imagen: Elizabeth Ervin / Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades)

Pero, todavía no debe preocuparse por un brote que ocurra en los EE. UU. El virus del Ébola se transmite a través de los fluidos corporales (es decir, sangre, sudor, saliva, orina, semen y leche materna), pero no se puede atrapar a través del aire, el agua , o comida. Esto significa que para que una persona se infecte, necesitaría tocar directamente los fluidos corporales de una persona que está enferma de Ébola y muestra síntomas (o murió de Ébola), o necesitaría manipular objetos (como jeringas). que fueron tocados directamente por fluidos corporales infectados. Entonces, básicamente, una persona necesita un contacto cercano con alguien que claramente está enfermo para contraer el ébola. (Una excepción es la transmisión a través del semen: el semen de un hombre sigue siendo infeccioso hasta 7 semanas después de que se recupera de la enfermedad). Para evitar que la enfermedad se propague, los trabajadores médicos usan máscaras, guantes y gafas protectoras. También se deben tomar otras precauciones, como cocinar adecuadamente la carne que podría estar infectada, deshacerse adecuadamente de los cuerpos y tejidos / fluidos de una persona enferma y lavarse las manos cuando esté cerca de una persona enferma.

Otra razón por la que un brote en los EE. UU. No es motivo de preocupación es que el ébola es relativamente raro. Incluso si una persona tiene fiebre y es de un área donde está presente el ébola, es más probable que tenga una enfermedad infecciosa diferente. Otras enfermedades de apariencia similar incluyen malaria, cólera, hepatitis, meningitis, fiebre tifoidea y otras fiebres hemorrágicas causadas por virus. (Para confirmar que una persona tiene Ébola, se analiza una muestra de sangre para detectar la presencia de anticuerpos que el cuerpo ha producido contra el virus, o el ARN del propio virus). Pero aún así, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en África Occidental está trabajando activamente para evitar que los pasajeros enfermos suban a los aviones y está preparado para aislar inmediatamente a los pasajeros enfermos (y desinfectar a otros pasajeros y tripulación) que puedan aterrizar en los EE. UU. Y si una persona con ébola necesita tratamiento en los EE. UU., existen pautas claras de transporte y pautas hospitalarias para tratarlos de manera segura.

Debido a la relativa rareza del virus del Ébola y su incapacidad para propagarse a través del aire, el agua y los alimentos, no debería sorprendernos que el Ébola solo haya tenido brotes en África y no ha habido casos de personas que contraigan el Ébola fuera de el continente.

Si bien no hay un tratamiento específico disponible para el ébola, apenas la semana pasada, dos trabajadores médicos estadounidenses recibieron un medicamento experimental y parecen estar bien después del tratamiento. El medicamento, llamado ZMapp (fabricado por Mapp Biopharmaceutical Inc.), es un anticuerpo elaborado contra el virus (evita que el virus infecte nuevas células) y nunca antes se había probado en humanos. El Dr. Kent Brantly comenzó a sentirse mejor solo una hora después de recibir el medicamento en Liberia, mientras que Nancy Writebol se sintió mejor después de dos dosis. Ambos han sido evacuados a Estados Unidos desde entonces. Es necesario superar las barreras legales y culturales antes de que los africanos puedan ser tratados con la droga. (También se están desarrollando otros medicamentos, como TKM-Ebola, y aunque aún no hay una vacuna, es posible que haya una en ensayos clínicos en septiembre).

Entonces, si bien es fácil preocuparse por el ébola debido a su naturaleza horrible y su alta tasa de mortalidad, es importante tener en cuenta que hay muchas otras formas en las que es mucho más probable que muera, como sufrir un accidente automovilístico, tener el sarampión o la sífilis.


Noticias de Brown

El investigador de enfermedades infecciosas, el Dr. Ian Michelow, profesor asistente de pediatría en la Escuela de Medicina de Alpert y en el Hospital de Niños de Hasbro, estudió el virus del Ébola y una terapia potencial al principio de su carrera. Habló con David Orenstein sobre lo que hace que el virus sea tan difícil de tratar y sobre algunas de las investigaciones recientes, incluida la suya, que buscan una manera de vencerlo.

Dr. Ian Michelow
“Es poco probable que los virus del Ébola puedan erradicarse de la naturaleza. Por tanto, el objetivo es desarrollar vacunas robustas. y terapias eficaces para los seres humanos que desarrollan la enfermedad ".

Is there something particular about the basic biology of Ebola that makes it so dangerous?

Like many other pathogens, Ebola viruses have developed and perfected strategies to evade, suppress, or manipulate the host’s immune response. To subvert humans’ armamentarium, the enveloped Ebola viruses must deposit their genetic material within a cell to survive and propagate without interference. They hijack macrophages and dendritic cells to spread infection to nearly every organ of the body, especially the liver, spleen and lymph nodes.

Ebola viruses strike rapidly to immobilize humans’ early innate immune responses. The viruses ensconce themselves in a cloak of glycans in an attempt to shield themselves from neutralizing antibodies and to direct the production of antibodies to highly variable or dispensable regions on the viral surface. Ebola viruses also produce free glycoproteins that are thought to cause production of non-neutralizing antibodies, thereby preventing effective neutralization of the virus.

In a desperate attempt to counter the viruses, human cells produce large amounts of cytokines and chemokines, but the response is highly dyregulated because the virus disrupts the immune system. The consequent “cytokine storm” leads to systemic inflammatory response syndrome and the death or dysfunction of many immune system cells. As the disease progresses, it leads to problems such as clots and extensive tissue death, hemorrhage in a third of patients, and possible multi-organ failure and death within seven to 10 days in up to 90 percent of cases caused by the most virulent strains.

The overwhelming viral onslaught in conjunction with fragile socio-economic environments and under-resourced healthcare infrastructures in Africa is conspiring to make the latest outbreak in Guinea, Liberia, Sierra Leone, and Nigeria devastating. The implicated virus is related to Zaire ebolavirus, which is the most virulent of the five known Ebola virus species.

Ebola is not necessarily new and is part of a broader family of viruses. Why is the world so challenged by it still?

The first recorded outbreak of Ebola virus disease was in 1976 in what’s now the Democratic Republic of the Congo and South Sudan. Since then outbreaks of Ebola virus disease have occurred regularly, but all involved fewer than 500 people.

Research on combating Ebola viruses has not received much attention until the last couple of decades because of their relatively restricted geographic range, lack of perceived global threat, competing demands such as HIV, absence of reliable small animal models, and lack of political motivation. After the terrorist attacks on the United States in 2001, Ebola viruses were prioritized as CDC Category A biological agents that could be weaponized. For this reason, federal funding agencies have directed considerably more support to researching Ebola viruses more recently, but the fruits have yet to be realized.

Outbreaks in humans are presumed to arise from animal reservoirs. The reservoir is not known but there is evidence to implicate fruit bats. Because humans are immunologically naïve against Ebola viruses, they are highly susceptible to becoming incidental hosts when they come into contact with infected animal products or other infected humans, which explains the intermittent and unpredictable nature of outbreaks.

It is unlikely that Ebola viruses can be eradicated from nature. Therefore, the goal is to develop robust vaccines to prevent and treat disease in humans and effective therapeutics for humans who develop the disease. There are now a number of candidates for these purposes but more time is needed to study their safety and efficacy.

What have you studied about Ebola?

My colleagues at the U.S. Army Medical Research Institute of Infectious Diseases, Massachusetts General Hospital, and I studied new potential treatments for Ebola viruses based on natural human immune proteins called mannose-binding lectin (MBL) and L-ficolin6-8. These defense proteins are synthesized by the liver and secreted into the circulation where they survey the bloodstream for invading organisms. Once they recognize certain patterns of sugars adorning the surface of pathogens, they activate the lectin pathway of complement and mount an immune response to eradicate the microbes. We synthesized MBL and hybrid molecules consisting of MBL and L-ficolin, which we mixed with authentic and synthetic Ebola viruses and showed that infections of human cells in the laboratory were reduced by more than 90 percent.

We confirmed that human complement was an essential ingredient in the antiviral attack complex. But to our surprise, when we reduced the concentrations of complement in experiments, we noticed that high levels of MBL paradoxically enhanced Ebola virus uptake into human cells. We then determined the mechanism by which that happens.

Our findings reflect the yin-yang nature of MBL. Severe MBL deficiency can predispose infants and immunodeficient humans to infections but MBL levels that are high relative to complement levels may enhance certain infections.

How does MBL appear to work?

We hypothesized that mice infected with massive lethal doses of Ebola virus could be effectively treated with high-dose recombinant human MBL before or 12 hours after the virus’s challenge. We demonstrated that almost 50 percent of mice survived regardless of timing of treatment compared with 100 percent mortality among mock-treated animals and complement deficient mice. MBL-treated mice had higher antibody-producing B-lymphocytes and neutrophils, lower proinflammatory cytokines and greater inhibition of viral replication early in the course of infection. Most importantly, surviving MBL-treated mice developed effective adaptive immunity that totally protected them against repeat infection.

Therefore, we concluded that recombinant MBL might bridge the gap between early immune paralysis and recovering adaptive immune responses that enable some mice to survive.

Do you still see this as a pathway to treating Ebola? Do other ideas show promise?

Recombinant human MBL may be useful for treating Ebola virus disease in conjunction with other agents. The World Health Organization recently declared that there is an ethical imperative to offer available experimental interventions that have shown promising results in laboratory and animal experiments to people suffering from disease.

However, there needs to be a cautious approach based on our mice and laboratory experiments. Ebola virus disease often causes a condition in which complement levels are diminished. We demonstrated that high levels of MBL relative to low complement levels could result in enhanced viral uptake in the laboratory and absence of protection in mice. Therefore, it is unknown if MBL therapy will be effective in humans with Ebola virus disease or if it could lead to serious adverse effects.

The most promising therapeutic candidate is ZMapp, a “cocktail” of humanized-mouse antibodies, which has shown promise in nonhuman primates, even when antibodies are administered more than 72 hours after infection. ZMapp was recently administered to two U.S. citizens who were evacuated from Liberia to Atlanta, and both patients improved.

Other therapeutic candidates include RNA-polymerase inhibitors and small interfering RNA nanoparticles that inhibit protein production. BCX4430, a novel synthetic adenosine analogue, inhibits infection of human cells by Ebola viruses as well as several other viruses. It is very encouraging that post-exposure administration of BCX4430 protects mice against Ebola viruses.

The vesicular stomatitis virus-based Ebola vaccines resulted in an unprecedented 50 percent protection against Ebola virus challenge in rhesus macaques when administered

30 minutes post-infection. This candidate will enter early phase human clinical trials in the next few months.


Potential biomarkers in animals could signal Ebola virus infection before symptoms appear

Scientists have identified potential biomarkers in nonhuman primates exposed to Ebola virus (EBOV) that appeared up to four days before the onset of fever, according to research published today in the journal Medicina traslacional de la ciencia.

The work, a collaboration between the U.S. Army Medical Research Institute of Infectious Diseases (USAMRIID) and Boston University (BU), could pave the way for developing diagnostic tools to identify EBOV infection in humans even before symptoms appear. Such tools would be invaluable in limiting the spread of disease where there are cases of known potential exposure to the virus, according to USAMRIID investigator Sandra L. Bixler, Ph.D., the paper's co-first author.

Bixler said previously developed animal models of EBOV infection have an acute disease course lasting only 7-10 days on average. This makes therapeutic intervention challenging, since the timeframe for administering treatment is very short. In addition, such models are based on high viral doses and are uniformly lethal, which does not reflect the variable and comparatively extended time to disease onset seen in humans.

"Those models make sense for testing vaccines and therapeutics," Bixler commented. "But for human infection, they don't really match what we see in the field -- especially given what we've learned from the most recent Ebola virus disease outbreak in Western Africa."

So Bixler and USAMRIID colleague Arthur J. Goff, Ph.D., decided to investigate alternative models that could still replicate human infection while extending the disease course. Instead of challenging the animals via injection, which is a standard laboratory model, they tested the intranasal route -- which would be more likely to occur in a natural outbreak where people may be exposed to infected bodily fluids.

The team designed a study using a lower dose of EBOV in 12 cynomolgus macaques. The animals, exposed by intranasal infection and closely monitored for signs of disease, fell into four categories. Three succumbed to disease in the usual timeframe of 7-10 days following infection four had a delayed onset of 10-15 days three were late-onset (20-22 days) and two survived.

"We were then faced with the challenge of teasing apart any differences between acute versus delayed disease onset, and survivors versus non-survivors," said Louis A. Altamura, Ph.D., one of the USAMRIID scientists who performed gene expression profiling to monitor the host response via changes in RNA transcripts over time. Thanks to a long-standing collaboration between USAMRIID and BU, investigators at USAMRIID's Center for Genome Sciences, along with BU scientists John H. Connor, Ph.D., and Emily Speranza, Ph.D., performed further genomic data analysis and began to look for early markers of infection.

What they found -- in all the animals except the two survivors -- were interferon-stimulating genes that appear prior to infection with Ebola virus. Importantly, the genes can be detected four days before the onset of fever, which is one of the earliest clinical signs of EBOV exposure. When Speranza compared the results to humans, using Ebola patient blood samples from the most recent outbreak, she found the same pattern.

"This demonstrates that lethal Ebola virus disease has a uniform and predictable response to infection, regardless of the time to onset," commented Gustavo Palacios, Ph.D., who directs USAMRIID's Center for Genome Sciences. "Furthermore, expression of a subset of genes could predict disease development prior to other host-based indications of infection, such as fever."

EBOV causes severe hemorrhagic fever in humans and nonhuman primates with high mortality rates and continues to emerge in new geographic locations, including Western Africa, the site of the largest recorded outbreak to date. More than 28,000 confirmed, probable and suspected cases have been reported in Guinea, Liberia and Sierra Leone, with more than 11,000 reported deaths, according to the World Health Organization (WHO). Today, WHO estimates that there are over 10,000 survivors of Ebola virus disease.

Research on Ebola virus is conducted under Biosafety Level 4, or maximum containment conditions, where investigators wear positive-pressure "space suits" and breathe filtered air as they work. USAMRIID is the only laboratory in the Department of Defense with Biosafety Level 4 capability, and its research benefits both military personnel and civilians.


Ebola hemorrhagic fever

Among humans, the virus is transmitted by direct contact with infected body fluids such as blood. The cause of the index case is unknown.

The incubation period of Ebola haemorrhagic fever varies from two days to four weeks. Symptoms are variable too, but the onset is usually sudden and characterised by high fever, prostration, myalgia (muscle pains), arthralgia (pain in the joints), abdominal pains and headache. These symptoms progress to vomiting, diarrhea, oropharyngeal lesions , conjunctivitis, organ damage (notably the kidney and liver) by co-localized necrosis, proteinuria (the presence of proteins in urine), and bleeding both internal and external, commonly through the gastrointestinal tract. Death or recovery to convalescence occurs within six to ten days.

Tratamiento

No specific treatment has been proven effective, and no vaccine currently exists. A vaccine is in the developmental stages. Ebola is known to exist in humans and a few monkey species can be infected. To develop the vaccine, monkeys are used but it can not be tested on humans except in outbreak environments so the vaccine must be tested extensively and meet strict government regulations. Also, in the development of a vaccine, accessibility and cost for people of poor nations and the transportation efficiency of it must be considered.

In 1999, scientist Maurice Iwu announced at the International Botanical Congress that a fruit extract of Garcinia kola, a West African tree long used by local traditional healers, stopped ebola virus replication in lab tests.

Prevención

Although there is no specific treatment for patients with Ebola, there have been entire books written about how to prevent it from spreading from the patient to health care workers or other patients. The first step in prevention is to make advanced preparations for Ebola and other viral hæmorrhagic fevers (VHFs). A VHF Coordinator should be selected to oversee preparations for VHF activities, and be responsible for the following:

  • Serving as the focal point for information and leadership when a VHF case is suspected.
  • Informing all health facility staff about VHFs and the risks associated with them.
  • Organizing training in VHF Isolation Precautions for staff that will work with VHF patients or infectious body fluids.
  • Making sure that teams are trained to prepare and transport bodies for burial (CDC 115-116).

The next step is maintaining a minimum standard of cleanliness in the hospital. This includes washing hands and sterilizing needles (CDC 9-18). Also, the medical staff must be informed about the different types of VHFs, including Ebola, and their symptoms. Symptoms that are common to many VHFs are severe weakness and fatigue, and a fever for more than 72 hours and less than three weeks. The patient also may have unexplained bleeding from the mucous membranes, skin, eyes, or gastrointestinal tract. The patient may also be going into shock (has a systolic blood pressure of less than 90 mm Hg or a rapid weak pulse). Finally, that patient may have had contact with someone in the last three weeks that had an unexplained illness with fever or bleeding or who died with an unexplained severe illness with a fever (CDC 23).

Next, the infected patient must be isolated from other, uninfected patients and from health care workers who are not directly involved in care of the infected patient. The patient should be given intravenous support, as he or she is probably dehydrated from losing fluids through vomiting and diarrhea. Finally, if the patient expires, the body should be properly disposed of, preferably through cremation, so that the dead body will not spread disease to other people (CDC 26).

Economic impact

Ebola has sharply affected tourism in the countries where it is present, especially in the Democratic Republic of the Congo 12 . Other countries that have been hard hit include Uganda, where an outbreak in 2000 stifled its waning tourism industry (Busharizi). Ebola has also made countries like Uganda, Democratic Republic of the Congo, and Sudan to lose revenue through the loss of people who would have been able to work and benefit their nation's economy. For example, many health workers' lives have been lost because they became sick in hospitals due to inadequate sanitation procedures. It is unknown how much money exactly was lost through these deaths (Busharizi).

Another loss in economic revenue has been the deaths of monkeys traded throughout the world for experimental purposes. Three out of the four Japanese airlines that transport monkeys throughout the world have quit transporting monkeys because of the risk of Ebola. Not so long ago, a monkey cost $1500 (USD) to transport, but now costs three times as much, partly because of the monkey ban 12 .

Tendencias

Since Ebola is so unpredictable, it is impossible to detect very many trends that it causes. Ebola first appeared out of nowhere in 1976 and disappeared until 1989 (Draper 6). It is possible to say that since this disease can be transmitted from monkeys to humans, that Ebola will probably reappear in places where there are significant monkey populations in Asia and Africa.

It is not known at this time whether there are individual trends in the Ebola virus, either. As of this date, there is no information about a person who has caught Ebola twice and lived to tell about it, so it is impossible to say whether a person is immune to it after they survive a first episode.


Where is Ebola?

There have been 33 Ebola outbreaks since 1976, but the 2014 outbreak in West Africa is by far the largest. The virus has infected thousands of people and killed more than half of them. It started in Guinea and spread to Sierra Leone, Liberia, and Nigeria. A man who traveled to the U.S. from Africa died of Ebola in October. A nurse who helped treat them came down with Ebola.


I am travelling to one of the countries in the Ebola outbreak. How can I protect myself?

The Ministry of Foreign Affairs has reviewed travel advice to the affected countries. Current travel advice is available through the webpage of the Ministry of Foreign Affairs: www.landsider.no

People travelling to an area with outbreaks should avoid:

  • contact with sick people
  • close contact with wild animals (including monkeys, antelopes, rodents and bats)
  • caves and other typical bat habitats
  • consumption of bush meat, i.e. meat from wild animals killed by hunting

It is always important to have good hand hygiene when travelling abroad. It is recommended to follow general travel advice for Africa. There is no vaccine against the disease.


Ver el vídeo: Qué es el ébola y cómo evitar el contagio (Junio 2022).