Información

9.2: La membrana celular - Biología

9.2: La membrana celular - Biología


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Objetivos de aprendizaje

Al final de esta sección, podrá:

  • Comprender el modelo de mosaico fluido de las membranas.
  • Describir las funciones de los fosfolípidos, proteínas y carbohidratos en las membranas.
  • Modelo de mosaico fluido

La membrana plasmática de una célula define el límite de la célula y determina la naturaleza de su contacto con el medio ambiente. Las células excluyen algunas sustancias, absorben otras y excretan otras, todo en cantidades controladas. Las membranas plasmáticas encierran los bordes de las células, pero en lugar de ser una bolsa estática, son dinámicas y están en constante cambio. La membrana plasmática debe ser lo suficientemente flexible para permitir que ciertas células, como los glóbulos rojos y los glóbulos blancos, cambien de forma a medida que atraviesan capilares estrechos. Estas son las funciones más obvias de una membrana plasmática. Además, la superficie de la membrana plasmática lleva marcadores que permiten que las células se reconozcan entre sí, lo cual es vital a medida que se forman los tejidos y órganos durante el desarrollo temprano, y que luego desempeña un papel en la distinción de "yo" versus "no-yo" de la respuesta inmune.

La membrana plasmática también transporta receptores, que son sitios de unión para sustancias específicas que interactúan con la célula. Cada receptor está estructurado para unirse a una sustancia específica. Por ejemplo, los receptores de superficie de la membrana crean cambios en el interior, como cambios en las enzimas de las vías metabólicas. Estas vías metabólicas pueden ser vitales para proporcionar energía a la célula, producir sustancias específicas para la célula o descomponer los desechos celulares o las toxinas para su eliminación. Los receptores de la superficie exterior de la membrana plasmática interactúan con hormonas o neurotransmisores y permiten que sus mensajes se transmitan a la célula. Los virus utilizan algunos sitios de reconocimiento como puntos de conexión. Aunque son muy específicos, los patógenos como los virus pueden evolucionar para explotar los receptores y obtener la entrada a una célula imitando la sustancia específica a la que el receptor debe unirse. Esta especificidad ayuda a explicar por qué el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o cualquiera de los cinco tipos de virus de la hepatitis invaden solo células específicas.

En 1972, S. J. Singer y Garth L. Nicolson propusieron un nuevo modelo de la membrana plasmática que, en comparación con la comprensión anterior, explicaba mejor tanto las observaciones microscópicas como la función de la membrana plasmática. Esto fue llamado el Modelo de mosaico fluido. El modelo ha evolucionado algo con el tiempo, pero aún así explica mejor la estructura y las funciones de la membrana plasmática tal como las entendemos ahora. El modelo de mosaico fluido describe la estructura de la membrana plasmática como un mosaico de componentes, incluidos fosfolípidos, colesterol, proteínas y carbohidratos, en los que los componentes pueden fluir y cambiar de posición, mientras se mantiene la integridad básica de la membrana. Tanto las moléculas de fosfolípidos como las proteínas incrustadas pueden difundirse rápida y lateralmente en la membrana. La fluidez de la membrana plasmática es necesaria para las actividades de ciertas enzimas y moléculas de transporte dentro de la membrana. Las membranas plasmáticas varían de 5 a 10 nm de espesor. A modo de comparación, los glóbulos rojos humanos, visibles mediante microscopía óptica, tienen aproximadamente 8 µm de grosor, o aproximadamente 1.000 veces más gruesos que una membrana plasmática. (Figura 1)

La membrana plasmática está formada principalmente por una bicapa de fosfolípidos con proteínas, carbohidratos, glicolípidos y glicoproteínas incrustados y, en las células animales, colesterol. La cantidad de colesterol en las membranas plasmáticas de los animales regula la fluidez de la membrana y cambia según la temperatura del entorno celular. Es decir, el colesterol actúa como anticongelante en la membrana celular y es más abundante en animales que viven en climas fríos.

El tejido principal de la membrana está compuesto por dos capas de moléculas de fosfolípidos, y los extremos polares de estas moléculas (que parecen una colección de bolas en la interpretación de un artista del modelo) (Figura 1) están en contacto con el líquido acuoso tanto en el interior y fuera de la celda. Por tanto, ambas superficies de la membrana plasmática son hidrófilas. Por el contrario, el interior de la membrana, entre sus dos superficies, es una región hidrófoba o apolar debido a las colas de ácidos grasos. Esta región no tiene atracción por el agua u otras moléculas polares.

Las proteínas constituyen el segundo componente químico principal de las membranas plasmáticas. Las proteínas integrales están incrustadas en la membrana plasmática y pueden abarcar toda o parte de la membrana. Las proteínas integrales pueden servir como canales o bombas para mover materiales dentro o fuera de la célula. Las proteínas periféricas se encuentran en las superficies exteriores o interiores de las membranas, unidas a proteínas integrales o moléculas de fosfolípidos. Tanto las proteínas integrales como las periféricas pueden servir como enzimas, como uniones estructurales para las fibras del citoesqueleto o como parte de los sitios de reconocimiento de la célula.

Los carbohidratos son el tercer componente principal de las membranas plasmáticas. Siempre se encuentran en la superficie exterior de las células y se unen a proteínas (formando glicoproteínas) o a lípidos (formando glicolípidos). Estas cadenas de carbohidratos pueden constar de 2 a 60 unidades de monosacáridos y pueden ser lineales o ramificadas. Junto con las proteínas periféricas, los carbohidratos forman sitios especializados en la superficie celular que permiten que las células se reconozcan entre sí.

Intentalo

Cómo los virus infectan órganos específicos

Las moléculas de glicoproteínas específicas expuestas en la superficie de las membranas celulares de las células huésped son explotadas por muchos virus para infectar órganos específicos. Por ejemplo, el VIH puede penetrar las membranas plasmáticas de tipos específicos de glóbulos blancos llamados células T auxiliares y monocitos, así como algunas células del sistema nervioso central. El virus de la hepatitis ataca solo a las células del hígado.

Estos virus pueden invadir estas células, porque las células tienen sitios de unión en sus superficies que los virus han explotado con glicoproteínas igualmente específicas en sus capas. (Figura 2). La célula es engañada por el mimetismo de las moléculas de la cubierta del virus, y el virus puede ingresar a la célula. Otros sitios de reconocimiento en la superficie del virus interactúan con el sistema inmunológico humano, lo que hace que el cuerpo produzca anticuerpos. Los anticuerpos se producen en respuesta a los antígenos (o proteínas asociadas con patógenos invasores). Estos mismos sitios sirven como lugares para que los anticuerpos se adhieran y destruyan o inhiban la actividad del virus. Desafortunadamente, estos sitios en el VIH están codificados por genes que cambian rápidamente, lo que dificulta la producción de una vacuna eficaz contra el virus. La población de virus dentro de un individuo infectado evoluciona rápidamente a través de la mutación en diferentes poblaciones o variantes, que se distinguen por diferencias en estos sitios de reconocimiento. Este cambio rápido de los marcadores de la superficie viral disminuye la efectividad del sistema inmunológico de la persona para atacar el virus, porque los anticuerpos no reconocerán las nuevas variaciones de los patrones de la superficie.

Se ha excluido un elemento de evaluaciones abiertas de esta versión del texto. Puede verlo en línea aquí: pb.libretexts.org/fob2/?p=102


Partes de células animales y sus funciones

Las células animales contienen una amplia variedad de partes, cada una de las cuales juega un papel vital en la supervivencia de la célula.

El núcleo

El núcleo es el centro de control de la célula y alberga toda la información genética de la célula. Por lo general, una célula tiene un solo núcleo que contiene todas sus moléculas de ADN, pero algunas (como las células del músculo esquelético) tienen más de un núcleo.

El núcleo protege el ADN de la célula mientras controla todas las demás actividades celulares, como la división celular, el crecimiento, la producción de proteínas y la muerte celular.

Ribosomas

Las moléculas de ADN alojadas en el núcleo también contienen planos de todas las proteínas producidas por una célula. Estos planos son "leídos" e interpretados por los ribosomas, que son el sitio de producción de proteínas en las células vegetales y animales. Los ribosomas producen proteínas ensamblando secuencias de aminoácidos de acuerdo con las instrucciones contenidas en el código genético. Las cadenas polipeptídicas resultantes se pliegan luego en estructuras 3D primarias, terciarias o cuaternarias específicas mediante otros orgánulos celulares.

Mitocondrias

Retículo endoplásmico (ER)

El retículo endoplásmico es una red de membranas dentro de una célula, y sus principales funciones son procesar y transportar nuevos materiales. Hay dos tipos de retículo endoplásmico: el RE rugoso y el RE liso.

El ER áspero está salpicado de ribosomas, lo que le da una apariencia irregular o "áspera". Dobla y etiqueta las proteínas recién sintetizadas antes de transportarlas a cualquier lugar del cuerpo que las necesite. El RE liso no tiene ribosomas adheridos y, en cambio, participa en la síntesis de hormonas y lípidos.

Aparato de Golgi

Una vez que las sustancias recién sintetizadas salen del ER, se envían al aparato de Golgi. Se trata de una serie de sacos aplanados unidos a la membrana que empaquetan y distribuyen sustancias a la membrana celular externa, donde se convierten en parte de la bicapa lipídica o abandonan la célula.

Lisosomas

Los lisosomas son pequeños orgánulos esféricos que están llenos de enzimas digestivas. Su función clave es descomponer y reciclar material no deseado para la célula, como partes viejas de la célula o bacterias y virus invasores. Los lisosomas también juegan un papel importante en la apoptosis (también conocida como muerte celular programada).

Citoplasma

El citoplasma es una sustancia gelatinosa que llena el espacio interior de las células. Está compuesto principalmente de agua, pero también contiene sales, enzimas y otras moléculas orgánicas. El citoplasma rodea y protege los orgánulos de la célula y es donde tienen lugar muchos procesos celulares (como la síntesis de proteínas y la glucólisis).

La membrana celular (también conocida como la membrana plasmática)

Todas las células están rodeadas por una membrana celular, que consiste en una bicapa de fosfolípidos semipermeable. La membrana celular controla qué sustancias entran y salen de la célula, y también separa el interior de la célula de su entorno externo.


Membrana celular

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Membrana celular, también llamado membrana de plasma, fina membrana que envuelve a cada célula viva, delimitando la célula del entorno que la rodea. Encerrados por esta membrana celular (también conocida como membrana plasmática) se encuentran los componentes de la célula, a menudo moléculas grandes, solubles en agua y muy cargadas, como proteínas, ácidos nucleicos, carbohidratos y sustancias involucradas en el metabolismo celular. Fuera de la célula, en el entorno a base de agua circundante, hay iones, ácidos y álcalis que son tóxicos para la célula, así como nutrientes que la célula debe absorber para vivir y crecer. La membrana celular, por lo tanto, tiene dos funciones: primero, ser una barrera que mantiene los componentes de la célula adentro y las sustancias no deseadas afuera y, segundo, ser una puerta que permite el transporte a la célula de nutrientes esenciales y el movimiento desde la celda de desechos. productos.

Las membranas celulares están compuestas principalmente de lípidos y proteínas a base de ácidos grasos. Los lípidos de membrana son principalmente de dos tipos, fosfolípidos y esteroles (generalmente colesterol). Ambos tipos comparten la característica definitoria de los lípidos: se disuelven fácilmente en disolventes orgánicos, pero además ambos tienen una región que es atraída y soluble en agua. Esta propiedad "anfifílica" (que tiene una atracción dual, es decir, que contiene una región soluble en lípidos y otra soluble en agua) es básica para el papel de los lípidos como componentes básicos de las membranas celulares. Las proteínas de membrana también son de dos tipos generales. Un tipo, llamado proteínas extrínsecas, está débilmente unido por enlaces iónicos o puentes de calcio a la superficie de fosforilo cargada eléctricamente de la bicapa. También pueden unirse al segundo tipo de proteína, llamadas proteínas intrínsecas. Las proteínas intrínsecas, como su nombre lo indica, están firmemente incrustadas dentro de la bicapa de fosfolípidos. En general, las membranas que participan activamente en el metabolismo contienen una mayor proporción de proteínas.

La estructura química de la membrana celular la hace notablemente flexible, el límite ideal para las células que crecen y se dividen rápidamente. Sin embargo, la membrana también es una barrera formidable que permite el paso de algunas sustancias disueltas, o solutos, mientras bloquea otras. Las moléculas solubles en lípidos y algunas moléculas pequeñas pueden penetrar la membrana, pero la bicapa lipídica repele eficazmente las muchas moléculas grandes solubles en agua e iones cargados eléctricamente que la célula debe importar o exportar para vivir. El transporte de estas sustancias vitales se lleva a cabo mediante ciertas clases de proteínas intrínsecas que forman una variedad de sistemas de transporte: algunos son canales abiertos, que permiten que los iones se difundan directamente en la célula, otros son "facilitadores", que ayudan a que los solutos se difundan más allá de la pantalla de lípidos. y otros son "bombas" que fuerzan a los solutos a través de la membrana cuando no están lo suficientemente concentrados para difundirse espontáneamente. Las partículas demasiado grandes para ser difundidas o bombeadas a menudo se tragan o degüelle enteras mediante la apertura y el cierre de la membrana.

Al producir los movimientos transmembrana de moléculas grandes, la propia membrana celular experimenta movimientos concertados durante los cuales parte del medio fluido fuera de la célula se internaliza (endocitosis) o parte del medio interno de la célula se exterioriza (exocitosis). Estos movimientos implican una fusión entre las superficies de las membranas, seguida de la nueva formación de membranas intactas.


MEMBRANA CELULAR

La membrana celular fue descubierta por un botánico suizo Carl Naegeli y C. Crammer en 1855.

Introducción:

Membrana celular también llamada membrana plasmática, membrana citoplasmática o protoplásmica. Celda
La membrana es la segunda capa en la célula vegetal presente debajo de la pared celular mientras que en la célula animal
es la primera capa. La membrana celular rodea el citoplasma y otros orgánulos que contiene.

Estructura:

En 1972, dos científicos S.J Singer y CL Nicolson propusieron un modelo de mosaico fluido que explicaba
estructura de la membrana celular.

MODELO DE MOSAICO FLUIDO

Según este modelo “La membrana celular está formada por fosfolípidos por capas y proteínas.
También hay algo de colesterol y carbohidratos en la membrana celular. El fosfolípido
La bicapa forma un mar fluido en el que flotan las proteínas.

Fosfolípidos:

Los fosfolípidos tienen dos extremos.

1) Cabeza:

Las cabezas esféricas polares se encuentran sobre la superficie celular. Tienen grupo fosfato. Ellos
se llaman hidrofílicos (amantes del agua)

2) Cola:

También se les llama extremos no polares. Se enfrentan entre sí en medio de la bicapa. Colas de ambos
las capas atraen a otras y repelen el agua. Entonces son hidrofóbicos. (Odio al agua).

Colesterol:

El colesterol también está presente en la membrana celular. Hacen que la membrana sea menos permeable
para sustancias solubles en agua. Hace que la estructura de la membrana sea rígida.

Carbohidratos:

Los carbohidratos están presentes en dos formas, es decir Glucolípidos y Glicoproteínas.

Proteínas:

La membrana celular contiene dos tipos de proteínas.

1) Proteínas periféricas:

Estas proteínas también se denominan proteínas extrínsecas. Estos están unidos a la membrana exterior interior.
superficie.

2) Proteínas integrales:

Estas proteínas también se denominan proteínas intrínsecas. Estos están incrustados en la bicapa lipídica. Estas
Las proteínas realizan las siguientes funciones.

i) Algunos se vinculan a marcadores de proteínas de azúcar en la superficie celular.
ii) Algunos mueven iones o moléculas a través de la membrana.
iii) Algunos adhieren la membrana al citoesqueleto interno de la célula.

Higo . Modelo de mosaico fluido de estructura de membrana celular.

FUNCIONES DE LA MEMBRANA CELULAR

1) Da forma y protección a la célula.

2) Transportar material dentro y fuera de la celda.

3) Actuar como un sitio receptor y reconocer sustancias químicas, hormonas y neurotransmisores, y ayudar en la señalización.

4) Es el límite que separa la parte de la célula del entorno exterior.

5) Ayuda en la exocitosis y endocitosis.

6) Regula el material que entra y sale de la celda y de una parte a otra.

FLUIDEZ DE LA MEMBRANA CELULAR

Las membranas celulares son fluidas, lo que significa que no están fijas en su posición y pueden adoptar formas amorfas.
formas. La fluidez de la membrana se mejora a temperaturas más altas, es decir, aumento de temperatura
Disminuye la fluidez de la membrana celular y también se ve afectada por la composición de la
bicapa.

Colesterol:

A medida que aumenta la cantidad de colesterol, disminuye la fluidez de la membrana celular.

Ácidos grasos:

Los ácidos grasos saturados son rectos, mientras que los ácidos grasos insaturados se inclinan hacia abajo.
Los ácidos grasos saturados disminuyen la fluidez mientras que los ácidos grasos insaturados aumentan la fluidez
de la membrana.

Sustancias polares y no polares:

Las sustancias polares aumentan la fluidez de la membrana mientras que las sustancias no polares
Disminuye la fluidez.

NATURALEZA ASIMÉTRICA DE LA MEMBRANA CELULAR

Asimétrico significa que dos lados de la membrana no son iguales.

La membrana celular tiende a tener una composición diferente en un lado de la membrana que en el otro lado de la membrana. Las diferencias pueden ser causadas por las diferentes proporciones o tipos de moléculas anfipáticas basadas en lípidos, la diferente posición de las proteínas (hacia adentro o hacia afuera) o las orientaciones fijas de las proteínas que atraviesan la membrana. Además, existen diferentes actividades enzimáticas en las superficies de la membrana externa e interna.

Fosfolípidos superiores son fosfatidilcolina y esfingomielina.

Fosfolípidos inferiores son fosfatidil serina y fosfatidil etanolamina.

Proteínas también son diferentes en ambos lados.

TRANSPORTE A TRAVÉS DE MEMBRANA DE PLASMA

TRANSPORTE ACTIVO VS TRANSPORTE PASIVO

1) Transporte activo es el movimiento de moléculas o iones contra gradiente de concentración
es decir, de un área de menor concentración a un área de mayor concentración con gastos
de energía mientras,

Transporte pasivo es el movimiento de moléculas o iones hacia el
gradiente de concentración, es decir, de un área de mayor concentración a un área de menor
concentración sin el gasto de energía.

2) Transporte activo también llamado movimiento ascendente de moléculas mientras Transporte pasivo
también llamado movimiento descendente de moléculas.

3) Mantenimiento del equilibrio no es necesario en transporte activo tiempo Equilibrio
mantenimiento se requiere en transporte pasivo.

4) Transporte activo es más rápido mientras transporte pasivo es más lento.

5) Transporte activo se ve afectado por la concentración de O2 y cinoides mientras que transporte pasivo
no se ve afectado por estos.

6) Transporte activo es un proceso unidireccional mientras transporte pasivo es un proceso bidireccional.

7) Macromoléculas como proteínas, carbohidratos (azúcares), lípidos, células grandes son algunos de los materiales que son transportados por transporte activo

mientras que el oxígeno, los monosacáridos, el agua, el dióxido de carbono y los lípidos son los pocos materiales solubles que se transportan a través de transporte pasivo.

8) Ejemplos de transporte activo son la endocitosis, la exocitosis, las bombas de protones y las bombas de sodio y potasio, mientras que los ejemplos de transporte pasivo son la ósmosis, la difusión y la difusión facilitada.

DIFUSIÓN

Difusión se dice que es el movimiento de moléculas de la solución más concentrada a
la solución menos concentrada a través de la membrana permeable. La membrana celular no
gastar energía cuando la molécula la atraviesa.

DIFUSIÓN FACILITADA:

El movimiento de moléculas que involucra a las proteínas como sus auxiliares se denomina difusión facilitada.
Muchas moléculas no pueden difundirse a través de la membrana celular debido a su tamaño o carga, tales moléculas se introducen o extraen de la célula con la ayuda de la proteína de transporte presente en la membrana celular. Cuando la proteína de transporte ayuda a mover moléculas de alta a baja concentración sin gasto de energía, el proceso se llama difusión facilitada.

HIGO. Difusión facilitada

ÓSMOSIS

Es la difusión de disolvente (agua) a través de una membrana semipermeable. Está controlado por la concentración relativa de solutos en el agua en ambos lados de la membrana. El agua siempre pasa de una solución hipotónica (con menor concentración de solutos) a una solución hipertónica (con mayor concentración de solutos).

A continuación se muestran algunos ejemplos de ósmosis:

(i) Cuando se coloca una célula en una solución hipotónica (que tiene una concentración de soluto más baja que la célula), la velocidad de movimiento del agua dentro de la célula es mayor. En tales condiciones, las células animales se hinchan y pueden romperse debido a la ausencia de pared celular, mientras que las células vegetales se vuelven turgentes (debido a su pared celular dura).

(ii) Cuando se coloca una celda en una solución isotónica (solución en la que la concentración de solutos es igual a la de la celda), la tasa de ósmosis hacia afuera es igual a la tasa de ósmosis hacia adentro. En tal condición, las células animales retienen su volumen constante mientras que las células vegetales se vuelven flácidas (sueltas), porque la absorción neta de agua no es suficiente.

(iii) Cuando se coloca una célula en una solución hipertónica (que tiene una concentración de sal más alta que la célula), el agua sale. En tales condiciones, las células animales se encogen de tamaño. En las células vegetales, el citoplasma se contrae dentro de la pared celular.

ENDOCITOSIS Y EXOCITOSIS

Endocitosis es un término general para el proceso que introduce macromoléculas, partículas grandes e incluso células pequeñas en la célula.

En endocitosis, la membrana celular se invagina (se pliega hacia adentro) y absorbe los materiales del medio ambiente, formando una pequeña bolsa. El bolsillo se profundiza formando una vesícula. Esta vesícula se separa de la membrana plasmática y migra con su contenido al interior de la célula.

El evento inicial en este proceso es la unión de la membrana de la vesícula con la membrana celular. Luego, el contenido de la vesícula se libera al medio ambiente y la membrana de la vesícula se incorpora a la membrana celular.

TURGOR

Cuando una célula vegetal está rodeada de agua o solución hipotónica, el agua se mueve hacia la vacuola celular por ósmosis. La vacuola aumenta de tamaño y empuja el contenido celular contra la pared celular. Esta presión que ejerce el citoplasma contra la pared celular se conoce como la presión de turgencia y el fenómeno se llama turgencia.

En estado turgente, la célula vegetal no explota porque la pared celular es fuerte y relativamente inelástica.

La importancia de la turgencia en las plantas es la siguiente:

i) Desempeña un papel importante en el mantenimiento de la forma de la planta.

ii) Proporciona soportes a las plantas especialmente en tejidos jóvenes.

iii) También ayuda a cerrar y abrir los estomas.

iv) Algunas flores se abren durante el día y se cierran durante la noche. Esto también se debe al cambio de turgencia en las células de los sépalos de las flores.


Información suplementaria

(MVB). Compartimentos endocíticos que contienen vesículas luminales internas.

Entrada de calcio operada por tienda

Entrada regulada de Ca 2+ en las células en respuesta al agotamiento de Ca 2+ en el retículo endoplásmico.

Una acumulación de proteínas desplegadas en el retículo endoplásmico (RE) que afecta la función del RE.

Lípidos utilizados para generar esfingolípidos complejos, uno de los principales tipos de lípidos en las membranas celulares.

Quinasas que fosforilan el fosfatidilinositol en el resto de inositol.

Receptores de inositol 1,4,5-trifosfato

(IP3R). Canales endoplásmicos de Ca 2+ activados por inositol 1,4,5-trifosfato, una importante molécula de señalización formada por la escisión del fosfatidilinositol 4,5-bisfosfato.

Estructura de encuentro ER-mitocondria

(ERMES). Retículo endoplásmico (RE): complejo de anclaje mitocondrial que se encuentra en las levaduras.

Un tipo importante de lípidos que se encuentran en las membranas celulares.

Grupo de proteínas de unión a GTP que pueden ensamblarse en estructuras similares al citoesqueleto.

La región entre los omóplatos.

Tipo de tejido adiposo que actúa como sitio de termogénesis.

Familia de glicerolípidos que contienen uno o más azúcares unidos directamente al resto de glicerol.

Vía degradativa en la que orgánulos o agregados particulares se degradan en lisosomas y vacuolas durante el desarrollo y en respuesta al estrés nutricional.

Respuesta de proteína desplegada

Vías de respuesta al estrés inducidas por el estrés del retículo endoplásmico.

La proteína de unión a ADN TAR 43 (TDP-43) es una proteína de unión a ADN y ARN de 43 kDa que está patológicamente ligada a la esclerosis lateral amiotrófica y la demencia frontotemporal.

Una proteína de membrana que se cree que contribuye al desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

Un trastorno neurológico poco común que afecta el movimiento corporal.

Proteína expresada predominantemente en neuronas que puede agruparse en agregados insolubles en la enfermedad de Parkinson y otros trastornos neurogenerativos.


Funciones hidrofóbicas e hidrofílicas de la membrana celular

Membrana celular hidrofóbica e hidrofílica. Aquí definiremos estos términos, además de proporcionar algunos ejemplos de materiales de membrana y aplicaciones para ambos tipos. ¿Qué parte de la membrana celular es hidrófila?

A diagrama de bacterias básicamente nos permite aprender más acerca de estos organismos de células solteras que no tienen ni nucleolo delimitado por la membrana ni orgánulos como mitocondrias y cloroplastos. Definitivamente son un desencadenante de enfermedades para humanos y animales, sin embargo, sus facetas útiles no pueden ignorarse. Por ejemplo, ciertas bacterias como los actinomicetos producen antibióticos como estreptomicina y nocardicina. Generalmente, el diagrama de bacterias indica orgánulos que están unidos a la membrana de la siguiente manera: Nucleoide que es la vecindad vital de la célula, organismos granulares conocidos como ribosomas que son diminutos. Enodspore que son esporas que se enfrentan a la sequía, altas temperaturas o diferentes peligros ambientales y que se encuentran en bacterias como el clostridium botulinium. También se muestran en el diagrama una píldora hecha de capas de polisacáridos y protege la célula. También se representa una membrana externa que es una bicapa lipídica que produce lipopolisacárido, una sustancia tóxica.

Otros incluyen lo siguiente: una pared celular de peptidoglicano que continúa la forma general de la célula y está hecha de polisacáridos y proteínas. Sin embargo, estas celdas tienen tres formas especiales, es decir, esféricas, en forma de varilla y en espiral. La única excepción son las bacterias Mycoplasma que no tienen ninguna pared celular y, por lo tanto, no tienen una forma específica.
El diagrama de bacterias también indica el espacio periplasmático, que es un compartimento celular que se encuentra simplemente en bacterias que tienen una membrana externa y una membrana de plasma.

Diferencia entre proteínas de membrana periféricas e integrales (Alan Payne)

El hidrófilo es el amante del agua, mientras que el hidrófobo es las moléculas que odian el agua. Por lo tanto, los fosfolípidos forman una excelente membrana celular de dos capas que separa el líquido dentro de la célula del líquido fuera de la célula. Aquí definiremos estos términos, además de proporcionar algunos ejemplos de materiales de membrana y aplicaciones para ambos tipos.

La membrana plasmática está compuesta principalmente por fosfolípidos dispuestos en una bicapa, con las colas hidrófobas en el interior de la membrana y las cabezas hidrófilas apuntando hacia afuera.

Por tanto, las superficies de las membranas que miran hacia el interior y el exterior de la celda son hidrófilas.


La biología celular del hepatocito: una máquina de tráfico de membranas

El hígado realiza numerosas funciones vitales, incluida la desintoxicación de la sangre antes de acceder al cerebro, al mismo tiempo que secreta e internaliza decenas de proteínas y lípidos para mantener una química sanguínea adecuada. Además, el hígado también sintetiza y secreta bilis para permitir la digestión de los alimentos. Todos estos atributos diversos son realizados por los hepatocitos, las células parenquimatosas del hígado. Como se predijo, estas células poseen una maquinaria de tráfico de membranas notablemente bien desarrollada y compleja que se dedica a mover cargas específicas a sus ubicaciones celulares correctas. Es importante destacar que, mientras que la mayoría de las células epiteliales secretan proteínas nacientes de forma direccional hacia un solo lumen, el hepatocito secreta tanto proteínas como bilis de forma concomitante en sus dominios basolateral y apical, respectivamente. En esto Más allá de la celda En la revisión, detallaremos estas características centrales del hepatocito y destacaremos cómo los procesos de transporte de membrana juegan un papel clave en la función hepática saludable y cómo se ven afectados por la enfermedad.


Funciones de la membrana celular

Ahora veamos qué funciones realiza la membrana celular:

  • La función de barrera de la membrana celular & # 8211 la membrana como un verdadero guardia de fronteras, protege los bordes de la célula, deteniendo moléculas dañinas o inadecuadas. Esta es la función principal de la membrana celular.
  • La función de transporte de la membrana celular & # 8211 la membrana no es solo un guardia fronterizo en la puerta de la celda, sino también una especie de puesto de control aduanero. Los nutrientes se intercambian constantemente con otras células y el medio ambiente a través de la membrana celular.
  • Función de la matriz & # 8211 es la membrana celular que determina la ubicación de los orgánulos celulares, regula la interacción entre ellos.
  • La función mecánica es responsable de restringir una célula de otra y de conectar correctamente las células entre sí y de formar un tejido homogéneo.
  • La función protectora de la membrana celular es la base para construir un escudo protector de la célula. La madera maciza, la piel densa, el caparazón protector de una tortuga pueden ser ejemplos de la función protectora de la membrana celular.
  • La función energética & # 8211 la fotosíntesis y la respiración celular no serían posibles sin la participación de la proteína contenida en la membrana celular. Se produce un importante intercambio de energía celular a través de los canales de proteínas.
  • Función receptora & # 8211 y nuevamente volvemos a las proteínas de membrana. Además del intercambio de energía real, tienen otra función muy importante & # 8211 sirven como receptores de la membrana celular, gracias a lo cual la célula recibe una señal de hormonas y neurotransmisores. Todo esto es necesario para el curso normal de los procesos hormonales y la conducción de un impulso nervioso.
  • La función enzimática es otra función importante que realizan algunas proteínas en la célula. Por ejemplo, gracias a esta función, las enzimas digestivas se sintetizan en el epitelio intestinal.


Referencias

Sud, M. et al. LMSD: base de datos de estructura LIPID MAPS. Ácidos nucleicos Res. 35, D527-D532 (2007).

Feigenson, G. W. Comportamiento de fase de mezclas de lípidos. Nature Chem. Biol. 2, 560–563 (2006).

Feigenson, G. W. Límites de fase y membranas biológicas. Annu. Rev. Biophys. Biomol. Struct. 36, 63–77 (2007).

Marsh, M. & amp Helenius, A. Entrada de virus: sésamo abierto. Celda 124, 729–740 (2006). Los estudios de biología celular, la obtención de imágenes de células vivas y la biología de sistemas muestran que muchas de las vías múltiples y sutilmente diferentes que utilizan los virus animales para ingresar a las células huésped requieren lípidos específicos.

van Meer, G. Lipidómica celular. EMBO J. 24, 3159–3165 (2005).

Marsh, D. Perfil de presión lateral, frustración de curvatura espontánea e incorporación y conformación de proteínas en membranas. Biophys. J. 93, 3884–3899 (2007).

Dowhan, W. y Bogdanov, M. en Bioquímica de lípidos, lipoproteínas y membranas Vol. 36 (eds Vance, D. E. & amp Vance, J. E.) 1–35 (Elsevier, Amsterdam, 2002).

van Meer, G. & amp Lisman, Q. Transporte de esfingolípidos: balsas y translocadores. J. Biol. Chem. 277, 25855–25858 (2002).

Huang, J. & amp Feigenson, G. W. Un modelo de interacción microscópica de máxima solubilidad del colesterol en bicapas lipídicas. Biophys. J. 76, 2142–2157 (1999). Las interacciones del colesterol con los lípidos de la membrana conducen a saltos abruptos en el potencial químico del colesterol debido a la interacción hidrófoba, que obliga a los grupos de cabeza de fosfolípidos a proteger el colesterol del agua, como se describe aquí en el modelo paraguas.

Ali, M. R., Cheng, K. H. & amp Huang, J. La ceramida expulsa el colesterol de la fase de bicapa lipídica ordenada a la fase cristalina en 1-palmitoil-2-oleoil-snmezclas ternarias de glicero-3-fosfocolina / colesterol / ceramida. Bioquímica 45, 12629–12638 (2006).

Meyer zu Heringdorf, D. & amp Jakobs, K. H. Receptores de lisofosfolípidos: señalización, farmacología y regulación por el metabolismo de los lisofosfolípidos. Biochim. Biophys. Acta 1768, 923–940 (2007).

Fernandis, A. Z. & amp Wenk, M. R. Lípidos de membrana como moléculas de señalización. Curr. Opin. Lipidol. 18, 121–128 (2007).

Kolesnick, R. y Hannun, Y. A. Ceramida y apoptosis. Trends Biochem. Sci. 24, 224–225 (1999).

Tepper, A. D. et al. La hidrólisis de esfingomielina a ceramida durante la fase de ejecución de la apoptosis resulta de la alteración de los fosfolípidos y altera la morfología de la superficie celular. J. Cell Biol. 150, 155–164 (2000).

Megha, Sawatzki, P., Kolter, T., Bittman, R. & amp London, E. Efecto de la ceramida norte-acilo cadena y estructura de grupo de cabeza polar sobre las propiedades de dominios lipídicos ordenados (balsas lipídicas). Biochim. Biophys. Acta 1768, 2205–2212 (2007).

Bell, R. M., Ballas, L. M. & amp Coleman, R. A. Topogénesis de lípidos. J. Lipid Res. 22, 391–403 (1981).

Sprong, H. y col. UDP-galactosa: la ceramida galactosiltransferasa es una proteína de membrana integral de clase I del retículo endoplásmico. J. Biol. Chem. 273, 25880–25888 (1998).

Rusinol, A. E., Cui, Z., Chen, M. H. & amp Vance, J. E. Una fracción de membrana única asociada a mitocondrias de hígado de rata tiene una alta capacidad para la síntesis de lípidos y contiene proteínas secretoras pre-Golgi, incluidas las lipoproteínas nacientes. J. Biol. Chem. 269, 27494–27502 (1994). Proporciona evidencia de asociaciones físicas estables entre el RE y las mitocondrias, y también identifica las propiedades bioquímicas de este compartimento que son distintas de los orgánulos individuales.

Pichler, H. y col. Una subfracción del retículo endoplásmico de la levadura se asocia con la membrana plasmática y tiene una alta capacidad para sintetizar lípidos. EUR. J. Biochem. 268, 2351–2361 (2001).

Futerman, A. H. & amp Riezman, H. Los entresijos de la síntesis de esfingolípidos. Trends Cell Biol. 15, 312–318 (2005).

Henneberry, A. L., Wright, M. M. & amp McMaster, C. R. Los principales sitios de síntesis de fosfolípidos celulares y determinantes moleculares de los ácidos grasos y la especificidad del grupo de lípidos. Mol. Biol. Celda 13, 3148–3161 (2002).

Voelker, D. R. Bridging gap in phospholipid transport. Trends Biochem. Sci. 30, 396–404 (2005). Resume los elementos bioquímicos y genéticos del transporte de fosfolípidos no vesiculares con un énfasis destacado en los procesos de transporte de PtdSer en la levadura.

Di Paolo, G. & amp De Camilli, P. Phosphoinositides en la regulación celular y la dinámica de la membrana. Naturaleza 443, 651–657 (2006).

Geta Tafesse, F. et al. Tanto la esfingomielina sintasas SMS1 como la SMS2 son necesarias para la homeostasis y el crecimiento de esfingomielina en células HeLa humanas. J. Biol. Chem. 282, 17537–17547 (2007).

Li, Z. y col. La inhibición de la esfingomielina sintasa (SMS) afecta la acumulación de esfingomielina intracelular y la organización de lípidos de la membrana plasmática. Biochim. Biophys. Acta 1771, 1186–1194 (2007).

Kobayashi, T. et al. Separación y caracterización de dominios tardíos de la membrana endosomal. J. Biol. Chem. 277, 32157–32164 (2002).

Matsuo, H. et al. Papel de LBPA y Alix en la formación de liposomas multivesiculares y la organización del endosoma. Ciencias 303, 531–534 (2004).

Kolter, T. & amp Sandhoff, K. Principios de la digestión por membrana lisosomal: estimulación de la degradación de esfingolípidos por proteínas activadoras de esfingolípidos y lípidos lisosomales aniónicos. Annu. Rev. Cell Dev. Biol. 21, 81–103 (2005).

Vance, D. E. y amp Vance, J. E. Bioquímica de lípidos, lipoproteínas y membranas (Elsevier, Amsterdam, 2002).

Nagle, C. A. et al. Sobreexpresión hepática de glicerolsnLa -3-fosfato aciltransferasa 1 en ratas causa resistencia a la insulina. J. Biol. Chem. 282, 14807–14815 (2007).

Choi, J. Y., Wu, W. I. & amp Voelker, D. R. Fosfatidilserina descarboxilasas como herramientas genéticas y bioquímicas para estudiar el tráfico de fosfolípidos. Anal. Biochem. 347, 165–175 (2005).

Daum, G. Lípidos de las mitocondrias. Biochim. Biophys. Acta 822, 1–42 (1985).

Strauss, J. F., Kishida, T., Christenson, L. K., Fujimoto, T. & amp Hiroi, proteínas del dominio H. START y el tráfico intracelular de colesterol en células esteroidogénicas. Mol. Celda. Endocrinol. 202, 59–65 (2003).

Devaux, P. F. & amp Morris, R. Asimetría transmembrana y dominios laterales en membranas biológicas. Tráfico 5, 241–246 (2004).

Daleke, D. L. Flippases fosfolípidos. J. Biol. Chem. 282, 821–825 (2007).

Pomorski, T. & amp Menon, A. K. Flippases lipídicos y sus funciones biológicas. Celda. Mol. Life Sci. 63, 2908–2921 (2006).

Anglin, T. C., Liu, J. & amp Conboy, J. C. Facile lipid flip-flop en una bicapa de fosfolípidos inducida por gramicidina A medida por espectroscopía vibratoria de frecuencia suma. Biophys. J. 92, L01-L03 (2007).

Papadopulos, A. et al. Actividad de flippasa detectada con lípidos no marcados mediante cambios de forma de vesículas unilaminares gigantes. J. Biol. Chem. 282, 15559–15568 (2007).

López-Montero, I. et al. Movimiento rápido transbicapa de ceramidas en vesículas de fosfolípidos y en eritrocitos humanos. J. Biol. Chem. 280, 25811–25819 (2005).

Ganong, B. R. & amp Bell, R. M. Movimiento transmembrana de análogos de fosfatidilglicerol y diacilglicerol sulfhidrilo. Bioquímica 23, 4977–4983 (1984).

Bai, J. & amp Pagano, R. E. Medición de la transferencia espontánea y el movimiento transbicapa de lípidos marcados con BODIPY en vesículas lipídicas. Bioquímica 36, 8840–8848 (1997).

Steck, T. L., Ye, J. & amp Lange, Y. Probar el movimiento del colesterol de la membrana de los glóbulos rojos con ciclodextrina. Biophys. J. 83, 2118–2125 (2002).

Cullis, P. R. et al. Influencia de los gradientes de pH en el transporte transbicapa de fármacos, lípidos, péptidos e iones metálicos en grandes vesículas unilaminares. Biochim. Biophys. Acta 1331, 187–211 (1997).

Kol, M. A., de Kroon, A. I., Killian, J. A. & amp de Kruijff, B. Movimiento transbilayer de fosfolípidos en membranas biogénicas. Bioquímica 43, 2673–2681 (2004). Resume los datos y las hipótesis que respaldan un sistema genérico para el movimiento transbicapa no selectivo de lípidos en el RE de eucariotas y en las membranas citoplasmáticas de bacterias.

Helenius, J. y col. La translocación de oligosacáridos ligados a lípidos a través de la membrana del RE requiere la proteína Rft1. Naturaleza 415, 447–450 (2002).

Alaimo, C. y col. Dos mecanismos distintos pero intercambiables para la inversión de oligosacáridos ligados a lípidos. EMBO J. 25, 967–976 (2006).

Graham, T. R. Flippasas y transporte de proteínas mediado por vesículas. Trends Cell Biol. 14, 670–677 (2004). Resume las relaciones importantes entre el tráfico de proteínas vesiculares y el transporte de fosfolípidos transbicapa por las ATPasas de tipo P.

Pomorski, T. et al. Las ATPasas de tipo P relacionadas con Drs2p Dnf1p y Dnf2p son necesarias para la translocación de fosfolípidos a través de la membrana plasmática de levadura y desempeñan un papel en la endocitosis. Mol. Biol. Celda 14, 1240–1254 (2003). Un artículo importante que define la participación de las ATPasas de tipo P de la membrana plasmática en la levadura en el movimiento transbicapa de los aminoglicerofosfolípidos y su interacción con los procesos endocíticos.

Riekhof, W. R. & amp Voelker, D. R. Captación y utilización de liso-fosfatidiletanolamina por Saccharomyces cerevisiae. J. Biol. Chem. 281, 36588–36596 (2006).

Riekhof, W. R. y col. Metabolismo de liso-fosfatidilcolina en Saccharomyces cerevisiae. El papel de las ATPasas de tipo P en el transporte y una aciltransferasa de amplia especificidad en la acilación. J. Biol. Chem. 21 de octubre de 2007 (doi: 10.1074 / jbc.M706718200)

Natarajan, P., Wang, J., Hua, Z. & amp Graham, T. R. Actividad de translocasas de aminofosfolípidos acoplados a Drs2p en membranas de Golgi de levadura y relación con en vivo función. Proc. Natl. Acad. Sci. Estados Unidos 101, 10614–10619 (2004).

Alder-Baerens, N., Lisman, Q., Luong, L., Pomorski, T. & amp Holthuis, J. C. La pérdida de P4 ATPasas Drs2p y Dnf3p interrumpe el transporte de aminofosfolípidos y la asimetría en vesículas secretoras de levadura post-Golgi. Mol. Biol. Celda 17, 1632–1642 (2006).

Wang, X. y col. C. elegans El factor mitocondrial WAH-1 promueve la externalización de fosfatidilserina en células apoptóticas a través de la fosfolípida scramblase SCRM-1. Nature Cell Biol. 9, 541–549 (2007).

Züllig, S. et al. La translocasa de aminofosfolípidos TAT-1 promueve la exposición a fosfatidilserina durante C. elegans apoptosis. Curr. Biol. 17, 994–999 (2007).

van Meer, G. & amp Simons, K. La función de las uniones estrechas para mantener las diferencias en la composición de lípidos entre los dominios de la superficie celular apical y basolateral de las células MDCK. EMBO J. 5, 1455–1464 (1986).

Young, W. W. Jr, Lutz, M. S. & amp Blackburn, W. A. ​​Los glucoesfingolípidos endógenos se mueven hacia la superficie celular a una velocidad consistente con las estimaciones de flujo masivo. J. Biol. Chem. 267, 12011–12015 (1992).

Baumann, N. A. et al. El transporte de esteroles recién sintetizados a la membrana plasmática enriquecida con esteroles se produce por equilibrio no vesicular. Bioquímica 44, 5816–5826 (2005).

Simons, K. & amp van Meer, G. Clasificación de lípidos en células epiteliales. Bioquímica 27, 6197–6202 (1988).

Halter, D. y col. Translocación previa y posterior a Golgi de glucosilceramida en la síntesis de glucoesfingolípidos J. Cell Biol. 179, 101–115 (2007). Sugiere que la proteína de Golgi tardía FAPP2 transporta GlcCer que está destinado a la síntesis de glicolípidos complejos de regreso al RE, mientras que la translocación de GlcCer a la superficie celular depende de un gradiente de protones.

Smith, D. C. y col. La asociación de la toxina similar a Shiga con membranas resistentes a detergentes está modulada por glucosilceramida y es un requisito esencial en el retículo endoplásmico para un efecto citotóxico. Mol. Biol. Celda 17, 1375–1387 (2006).

Sharma, D. K. y col. Los glucoesfingolípidos internalizados a través de la endocitosis relacionada con caveolar se fusionan rápidamente con la vía de la clatrina en los endosomas tempranos y forman microdominios para su reciclaje. J. Biol. Chem. 278, 7564–7572 (2003). Demuestra la distribución no uniforme de fosfolípidos fluorescentes dentro de los endosomas individuales.

Wang, T. Y. & amp Silvius, J. R. Diferentes esfingolípidos muestran una partición diferencial en dominios ricos en esfingolípidos / colesterol en bicapas lipídicas. Biophys. J. 79, 1478–1489 (2000).

Singh, R. D. y col. Inhibición de la captación caveolar, infección por SV40 y señalización de la integrina β1 por un estereoisómero glucoesfingolípido no natural. J. Cell Biol. 176, 895–901 (2007).

Sleight, R. G. & amp Pagano, R. E. Aparición rápida de fosfatidiletanolamina recién sintetizada en la membrana plasmática. J. Biol. Chem. 258, 9050–9058 (1983).

Kaplan, M. R. & amp Simoni, R. D. Transporte intracelular de fosfatidilcolina a la membrana plasmática. J. Cell Biol. 101, 441–445 (1985).

Voelker, D. R. Caracterización de la síntesis y translocación de fosfatidilserina en células animales permeabilizadas. J. Biol. Chem. 265, 14340–14346 (1990).

Vance, J. E., Aasman, E. J. & amp Szarka, R. Brefeldin A no inhibe el movimiento de la fosfatidiletanolamina desde sus sitios de síntesis a la superficie celular. J. Biol. Chem. 266, 8241–8247 (1991).

Wu, W. I. & amp Voelker, D. R. Caracterización del transporte de fosfatidilserina al locus de la fosfatidilserina descarboxilasa 2 en levadura permeabilizada. J. Biol. Chem. 276, 7114–7121 (2001).

Schumacher, M. M., Choi, J. Y. & amp Voelker, D. R. El transporte de fosfatidilserina a las mitocondrias está regulado por ubiquitinación. J. Biol. Chem. 277, 51033–51042 (2002).

Papadopoulos, V. et al. Proteína translocadora (18kDa): nueva nomenclatura del receptor de benzodiazepinas de tipo periférico en función de su estructura y función molecular. Trends Pharmacol. Sci. 27, 402–409 (2006). Resume los principales componentes proteicos implicados en la importación no vesicular de colesterol a las mitocondrias de las células implicadas en la síntesis de hormonas esteroides.

Hanada, K. et al. Maquinaria molecular para el tráfico no vesicular de ceramida. Naturaleza 426, 803–809 (2003). Un artículo importante que define los mecanismos genéticos y bioquímicos para el transporte no vesicular de ceramida entre el RE y el aparato de Golgi.

Warnock, D. E., Lutz, M. S., Blackburn, W. A., Young, W. W. Jr & amp Baenziger, J. U. Transporte de glucosilceramida recién sintetizada a la membrana plasmática por una vía no de Golgi. Proc. Natl. Acad. Sci. Estados Unidos 91, 2708–2712 (1994).

Trotter, P. J., Wu, W. I., Pedretti, J., Yates, R. & amp Voelker, D. R. Un cribado genético de mutantes de transporte de aminofosfolípidos identifica la fosfatidilinositol 4-quinasa, STT4p, como un componente esencial en el metabolismo de la fosfatidilserina. J. Biol. Chem. 273, 13189–13196 (1998).

Wu, W. I. & amp Voelker, D. R. La reconstitución del transporte de fosfatidilserina desde las membranas del donante químicamente definidas a la fosfatidilserina descarboxilasa 2 implica dominios lipídicos específicos en el proceso. J. Biol. Chem. 279, 6635–6642 (2004).

Raychaudhuri, S., Im, Y. J., Hurley, J. H. & amp Prinz, W. A. ​​El movimiento de esteroles no vesiculares desde la membrana plasmática hasta el RE requiere proteínas y fosfoinosítidos relacionados con la proteína de unión a oxisterol. J. Cell Biol. 173, 107–119 (2006).

D'Angelo, G. et al. La síntesis de glucosfingolípidos requiere la transferencia FAPP2 de glucosilceramida. Naturaleza 449, 62–67 (2007). Muestra que FAPP2, una proteína que se asocia con la generación de transportadores desde el Golgi a la membrana plasmática, parece ser una proteína de transferencia GlcCer con un papel fundamental en la síntesis compleja de GSL.

Awai, K., Xu, C., Tamot, B. & amp Benning, C.Una proteína de unión al ácido fosfatídico de la membrana de la envoltura interna del cloroplasto involucrada en el tráfico de lípidos. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 103, 10817–10822 (2006). Define los componentes de transporte y reconocimiento intermembrana para mover fosfolípidos entre las membranas de cloroplasto externa e interna.

Tefsen, B., Geurtsen, J., Beckers, F., Tommassen, J. & amp de Cock, H. Transporte de lipopolisacáridos a la membrana externa bacteriana en esferoplastos. J. Biol. Chem. 280, 4504–4509 (2005).

Mousley, C. J., Tyeryar, K. R., Vincent-Pope, P. & Bankaitis, V. A. The Sec14-superfamily and the regulatory interface between phospholipid metabolism and membrane trafficking. Biochim. Biophys. Acta 1771, 727–736 (2007).

Litvak, V., Dahan, N., Ramachandran, S., Sabanay, H. & Lev, S. Maintenance of the diacylglycerol level in the Golgi apparatus by the Nir2 protein is critical for Golgi secretory function. Nature Cell Biol. 7, 225–234 (2005).

Chernomordik, L., Kozlov, M. M. & Zimmerberg, J. Lipids in biological membrane fusion. J. Membr. Biol. 146, 1–14 (1995).

Shemesh, T., Luini, A., Malhotra, V., Burger, K. N. & Kozlov, M. M. Prefission constriction of Golgi tubular carriers driven by local lipid metabolism: a theoretical model. Biophys. J. 85, 3813–3827 (2003).

Gennis, R. B. Biomembranes. Molecular Structure and Function (Springer Verlag, New York, 1989).

Takamori, S. et al. Molecular anatomy of a trafficking organelle. Celda 127, 831–846 (2006). A careful reconstruction of synaptic vesicles shows that cholesterol and phospholipids (molar ratio 0.8) cover ∼ 70% of the surface while transmembrane helices cover 20%, with a lipid/protein ratio of 0.75 (w/w).

Dietrich, C., Volovyk, Z. N., Levi, M., Thompson, N. L. & Jacobson, K. Partitioning of Thy-1, GM1, and cross-linked phospholipid analogs into lipid rafts reconstituted in supported model membrane monolayers. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 98, 10642–10647 (2001).

Morse, S. A. Basalts and Phase Diagrams (Springer-Verlag, New York, 1980).

Parton, R. G. Ultrastructural localization of gangliosides: GM1 is concentrated in caveolae. J. Histochem. Cytochem. 42, 155–166 (1994).

Kusumi, A. et al. Paradigm shift of the plasma membrane concept from the two-dimensional continuum fluid to the partitioned fluid: high-speed single-molecule tracking of membrane molecules. Annu. Rev. Biophys. Biomol. Struct. 34, 351–378 (2005). Biological membrane lipids and proteins are divided into regions, some tens of nanometres in size, which have distinct molecular components and properties.

Lagerholm, B. C., Weinreb, G. E., Jacobson, K. & Thompson, N. L. Detecting microdomains in intact cell membranes. Annu. Rev. Phys. Chem. 56, 309–336 (2005).

Feigenson, G. W. & Buboltz, J. T. Ternary phase diagram of dipalmitoyl-PC/dilauroyl-PC/cholesterol: nanoscopic domain formation driven by cholesterol. Biophys. J. 80, 2775–2788 (2001).

Meder, D., Moreno, M. J., Verkade, P., Vaz, W. L. & Simons, K. Phase coexistence and connectivity in the apical membrane of polarized epithelial cells. Proc. Natl Acad. Sci. Estados Unidos 103, 329–334 (2006).

Kusumi, A., Koyama-Honda, I. & Suzuki, K. Molecular dynamics and interactions for creation of stimulation-induced stabilized rafts from small unstable steady-state rafts. Tráfico 5, 213–230 (2004).

Bollinger, C. R., Teichgraber, V. & Gulbins, E. Ceramide-enriched membrane domains. Biochim. Biophys. Acta 1746, 284–294 (2005).

Roux, A. et al. Papel de la curvatura y la transición de fase en la clasificación de lípidos y la fisión de los túbulos de la membrana. EMBO J. 24, 1537–1545 (2005).

Chiantia, S., Kahya, N., Ries, J. & Schwille, P. Effects of ceramide on liquid-ordered domains investigated by simultaneous AFM and FCS. Biophys. J. 90, 4500–4508 (2006).

Sot, J., Bagatolli, L. A., Goni, F. M. & Alonso, A. Detergent-resistant, ceramide-enriched domains in sphingomyelin/ceramide bilayers. Biophys. J. 90, 903–914 (2006).

Anishkin, A., Sukharev, S. & Colombini, M. Searching for the molecular arrangement of transmembrane ceramide channels. Biophys. J. 90, 2414–2426 (2006).

Dietrich, C., Yang, B., Fujiwara, T., Kusumi, A. & Jacobson, K. Relationship of lipid rafts to transient confinement zones detected by single particle tracking. Biophys. J. 82, 274–284 (2002).

Sengupta, P., Baird, B. & Holowka, D. Lipid rafts, fluid/fluid phase separation, and their relevance to plasma membrane structure and function. Semin. Cell Dev. Biol. 18, 583–590 (2007).

Dibble, A. R. & Feigenson, G. W. Detection of coexisting fluid phospholipid phases by equilibrium Ca 2+ binding: peptide-poor Lα and peptide-rich HII phase coexistence in gramicidin A′/phospholipid dispersions. Bioquímica 33, 12945–12953 (1994).

Lewis, R. N. et al. Studies of the minimum hydrophobicity of α-helical peptides required to maintain a stable transmembrane association with phospholipid bilayer membranes. Bioquímica 46, 1042–1054 (2007).

Jacobson, K., Mouritsen, O. G. & Anderson, R. G. Lipid rafts: at a crossroad between cell biology and physics. Nature Cell Biol. 9, 7–14 (2007). Proposes a model whereby transmembrane helices cover 15% of the surface and physically contact 30% of the membrane lipids, termed shell lipids. On receiving a signal, proteins control phase behaviour by combining their shell with similar lipid shells of other proteins.

Shogomori, H. et al. Palmitoylation and intracellular domain interactions both contribute to raft targeting of linker for activation of T cells. J. Biol. Chem. 280, 18931–18942 (2005).

Brown, D. A. Lipid rafts, detergent-resistant membranes, and raft targeting signals. Fisiología 21, 430–439 (2006). The use of detergent resistance to study the properties of biological membranes gives indirect information about protein and lipid phase preferences, but does not capture a snapshot of actual phase behaviour.

Epand, R. M. Cholesterol and the interaction of proteins with membrane domains. Prog. Lipid Res. 45, 279–294 (2006).

Hancock, J. F. Lipid rafts: contentious only from simplistic standpoints. Nature Rev. Mol. Cell Biol. 7, 456–462 (2006). A critical discussion of lipid rafts, stressing that protein–protein interactions make major contributions to the stability of lipid-based domains, and that proteins and specific lipids such as cholesterol may accumulate at and affect domain boundaries.

London, E. & Feigenson, G. W. Fluorescence quenching in model membranes. 2. Determination of local lipid environment of the calcium adenosinetriphosphatase from sarcoplasmic reticulum. Bioquímica 20, 1939–1948 (1981).

Caffrey, M. & Feigenson, G. W. Fluorescence quenching in model membranes. 3. Relationship between calcium adenosinetriphosphatase enzyme activity and the affinity of the protein for phosphatidylcholines with different acyl chain characteristics. Bioquímica 20, 1949–1961 (1981).

Esmann, M. & Marsh, D. Lipid–protein interactions with the Na, K-ATPase. Chem. Phys. Lípidos 141, 94–104 (2006).

Soubias, O., Teague, W. E. & Gawrisch, K. Evidence for specificity in lipid–rhodopsin interactions. J. Biol. Chem. 281, 33233–33241 (2006).

Andersen, O. S. & Koeppe, R. E. 2nd. Bilayer thickness and membrane protein function: an energetic perspective. Annu. Rev. Biophys. Biomol. Struct. 36, 107–130 (2007).

Sharma, P. et al. Nanoscale organization of multiple GPI-anchored proteins in living cell membranes. Celda 116, 577–589 (2004).

Recktenwald, D. J. & McConnell, H. M. Phase equilibria in binary mixtures of phosphatidylcholine and cholesterol. Bioquímica 20, 4505–4510 (1981).

Wang, T. Y. & Silvius, J. R. Cholesterol does not induce segregation of liquid-ordered domains in bilayers modeling the inner leaflet of the plasma membrane. Biophys. J. 81, 2762–2773 (2001).

Kiessling, V., Crane, J. M. & Tamm, L. K. Transbilayer effects of raft-like lipid domains in asymmetric planar bilayers measured by single molecule tracking. Biophys. J. 91, 3313–3326 (2006).

van Meer, G., Halter, D., Sprong, H., Somerharju, P. & Egmond, M. R. ABC lipid transporters: extruders, flippases, or flopless activators? FEBS Lett. 580, 1171–1177 (2006).

Veatch, S. L. & Keller, S. L. Separation of liquid phases in giant vesicles of ternary mixtures of phospholipids and cholesterol. Biophys. J. 85, 3074–3083 (2003).

Veatch, S. L., Polozov, I. V., Gawrisch, K. & Keller, S. L. Liquid domains in vesicles investigated by NMR and fluorescence microscopy. Biophys. J. 86, 2910–2922 (2004).

Wassall, S. R. et al. Order from disorder, corralling cholesterol with chaotic lipids. The role of polyunsaturated lipids in membrane raft formation. Chem. Phys. Lípidos 132, 79–88 (2004).

Veatch, S. L., Gawrisch, K. & Keller, S. L. Closed-loop miscibility gap and quantitative tie-lines in ternary membranes containing diphytanoyl PC. Biophys. J. 90, 4428–4436 (2006).

Bakht, O., Pathak, P. & London, E. Effect of the structure of lipids favoring disordered domain formation on the stability of cholesterol-containing ordered domains (lipid rafts): identification of multiple raft-stabilization mechanisms. Biophys. J. 93, 4307–4318 (2007). Polyunsaturated acyl chains of membrane lipids can effectively drive the formation of membrane rafts because of especially poor packing with cholesterol.

Kucerka, N., Tristram-Nagle, S. & Nagle, J. F. Closer look at structure of fully hydrated fluid phase DPPC bilayers. Biophys. J. 90, L83–L85 (2006).

Liu, K., Hua, Z., Nepute, J. A. & Graham, T. R. Yeast P4-ATPases Drs2p and Dnf1p are essential cargos of the NPFXD/Sla1p endocytic pathway. Mol. Biol. Celda 18, 487–500 (2007).


Ver el vídeo: Transporte Pasivo y Activo a través de la membrana plasmática (Junio 2022).